Inicio ISRAEL Atentados en Jerusalem: Libro de Salmos salva la vida de una víctima

Atentados en Jerusalem: Libro de Salmos salva la vida de una víctima

Por IG
0 Comentario

AJN/Itongadol.- Un hombre que resultó gravemente herido en los atentados de Jerusalem del martes se salvó de lo que podría haber sido un destino fatal nada menos que por su libro de Salmos (Tehilim en hebreo), que impidió que una esquirla perforara su cuerpo, dijo el Centro Médico Shaare Zedek.

La víctima, un hombre de 62 años, llegó al hospital Shaare Zedek en estado grave y fue sometido a una serie de operaciones para extraer la metralla de su cuerpo.

Mientras el hombre se recuperaba, sus visitantes se sorprendieron al descubrir que tenía un Libro de Salmos en su poder que fue atravesado casi por completo por una esquirla resultante de la explosión. El fragmento golpeó la contratapa del libro y lo penetró casi por completo, aunque se detuvo en seco y potencialmente salvó la vida del hombre.

El fragmento penetró el libro hasta el capítulo 124 de los Salmos antes de detenerse en la línea: «Nuestra alma es como un pájaro que escapó de una caja de dificultades».

El Salmo que la metralla detuvo es obviamente muy notable, ya que se trata de salvarse de las dificultades.

En medio de la fascinación con su historia, la víctima fue visitada por el director ejecutivo del hospital, Ofer Marin, junto con el gran rabino del hospital Hagaon Gadol, Asher Weiss, y el rabino del Hospital Shaare Zedek, Moshe Peleg.

Las fuerzas de seguridad israelíes anunciaron que habían detenido a varios residentes de Jerusalem sospechosos de estar implicados en los atentados de la semana pasada.

Dos israelíes murieron al detonar desde lejos artefactos explosivos colocados en paradas de autobús. Otras 25 personas resultaron heridas en las explosiones, incluido el hombre afortunado que tenía este Libro de Salmos con él.

Los sospechosos fueron los primeros en ser detenidos desde el atentado que sacudió la capital, mientras las fuerzas de seguridad realizaban una masiva persecución de los autores.

Aryeh Shchupak, un joven de 16 años, y Tadesa Tashuma Ben Ma’ada, de 50 años y padre de seis hijos, murieron en las explosiones de Jerusalem.

El alcalde de Jerusalem, Moshe Lion, dijo que había conocido a Ben Ma’ada la noche antes del ataque con bombas en la inauguración de un nuevo centro comunitario para la comunidad etíope.

“En un segundo (el ataque) terminó una historia humana: una historia sobre el sionismo, sobre aliá (inmigración), sobre el amor a la Tierra de Israel, sobre el amor de Jerusalem. Y de una manera simbólica y trágica, esto sucedió precisamente el día de la gran fiesta de los judíos etíopes, Sigd”, dijo Lion.

Las búsquedas se basaron en la recopilación de datos de inteligencia y se vieron envueltas en la preocupación de que fueran inminentes más atentados, ya que los terroristas intentaron huir.

Después de un ataque mortal en un puesto de control en Jerusalem el mes pasado, el terrorista, residente en el campo de refugiados de Shuafat, en Jerusalem, estuvo en fuga durante 12 días antes de intentar otro ataque que llevó a las tropas hasta él.

Se recogieron imágenes de cámaras de vigilancia de decenas de zonas de Jerusalem, en un esfuerzo por detectar la ruta de escape de los atacantes. Se creó una sala de guerra en el Shin Bet, dedicada específicamente a la caza del hombre, con la expectativa de que, a medida que se reuniera información, los terroristas pudieran cometer un error que facilitara su captura.

Las fuerzas de seguridad de Israel creían que los terroristas no estaban directamente afiliados a ninguna organización conocida, pero estaban bien familiarizados con los lugares elegidos para sus artefactos explosivos y esperaban a grandes multitudes en las paradas de autobús antes de detonar sus bombas.

Los artefactos eran de pequeño tamaño y la mayoría de las lesiones fueron causadas por su metralla, que incluía clavos.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat