Inicio ANTISEMITISMO Alemania: Iraní detenido por lanzar bomba molotov contra sinagoga

Alemania: Iraní detenido por lanzar bomba molotov contra sinagoga

Por IG
0 Comentario

AJN/Itongadol.- Un hombre germano-iraní fue arrestado bajo sospecha de cometer un incendio provocado en una sinagoga en la ciudad de Bochum en Alemania el 18 de noviembre, según la Oficina del Fiscal General de Düsseldorf.

El hombre de 35 años fue arrestado después de que un testigo declarara que trató de convencerlo de atacar una sinagoga en Dortmund la misma noche del ataque en Bochum.

La conexión del sospechoso con el incendio provocado en Bochum se estableció aún más después de que fue identificado en las imágenes de la cámara de seguridad del lugar del ataque.

La policía registró el departamento y el automóvil del sospechoso, confiscó sus dispositivos electrónicos y está buscando cómplices.

El sospechoso también podría haber sido responsable de un ataque a una antigua sinagoga en la ciudad de Essen, donde se dispararon cuatro tiros en la puerta el 18 de noviembre, dijo a la prensa el ministro del Interior de Nordrhein-Westfalen.

La investigación se centra ahora en la cuestión de la posible conexión entre los tres ataques, que ocurrieron la misma noche en ciudades vecinas.

El testigo que identificó al sospechoso también es ciudadano germano-iraní. Según él, el sospechoso intentó convencerlo de que cometiera el ataque prometiéndole que obtendría una amnistía de las autoridades iraníes y que podría visitar Irán una vez más sin repercusiones.

La policía ve esto como una posible indicación de la participación del servicio secreto iraní. Ya en 2018, el servicio secreto alemán dijo a la prensa que Irán está preparando una lista de posibles objetivos judíos para atacar en Alemania.

La semana pasada, un alemán fue sentenciado a casi seis años de prisión por enviar cartas amenazadoras firmadas con las siglas de un grupo neonazi.

El hombre, que fue identificado solo como Alexander M. de acuerdo con las reglas de privacidad alemanas, recibió cinco años y 10 meses de prisión.

Un tribunal de Frankfurt encontró culpable al hombre de 54 años de una variedad de cargos que incluyen incitar al crimen, incitar al odio, perturbar la paz, amenazar y agredir a un oficial de la ley.

Envió cartas por texto, correo electrónico y fax a políticos, abogados y periodistas firmadas por «NSU 2.0», acrónimo de una pandilla neonazi llamada Clandestinidad Nacionalsocialista.

Los miembros de la NSU son sospechosos de asesinar entre 2000 y 2007 al menos a nueve inmigrantes, ocho turcos y un griego, así como a una mujer policía.

La violencia por motivos raciales sacudió a Alemania, un país que creía haber aprendido las lecciones de su pasado.

La ley alemana prohíbe la exhibición de cualquier iconografía nazi.

Hace tres semanas, un miembro destacado de la comunidad judía de Múnich presentó cargos de acoso antisemita contra dos manifestantes de derecha que asistieron a una protesta por las restricciones de la pandemia de COVID-19 en el aniversario del Pogrom de 1938, mal llamado «Kristallnacht».

Marian Offman, ex vicepresidente de la comunidad judía de Múnich y la Alta Baviera, se enfrentó verbalmente a los manifestantes en la manifestación antigubernamental en la capital del estado bávaro. Offman desafió a los manifestantes por comparar las restricciones pandémicas con la persecución a los judíos durante la Shoá y finalmente intervino la policía.

Presentó los cargos el 9 de noviembre, mientras que los manifestantes anónimos, incluido un representante del partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD), también presentaron cargos contra Offman, que los había maldecido por carteles y declaraciones antisemitas.

El incidente ocurrió en el 84° aniversario del pogrom nazi contra los judíos y sus propiedades que presagiaba el genocidio. Unos 350 adherentes del movimiento alemán Querdenker (Contrario) habían elegido el aniversario para protestar contra las restricciones gubernamentales sobre la pandemia y contra el encarcelamiento de quienes niegan la pandemia y proponen teorías de conspiración.

El uso de imágenes de la Shoá para protestar contra los protocolos por el coronavirus y otras medidas de salud pública se hizo frecuente en Alemania durante la pandemia, poniendo a prueba las estrictas leyes del país contra la trivialización o minimización de la Shoá. En junio de 2020, Múnich declaró ilegal trivializar la Shoá en tales manifestaciones, después de varios casos en los que las personas usaban estrellas amarillas impresas con la palabra «no vacunados» o sostenían carteles en los que se comparaban con Ana Frank.

Offman, de 74 años, quien se desempeñó como miembro del consejo de la ciudad de Múnich hasta 2020, asistía a una contramanifestación de unas 300 personas en Max Joseph Platz, una gran plaza en el centro de la ciudad, cuando vio a un manifestante antivacunas sostener un cartel con una estrella judía, lo cual está prohibido.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat