Inicio ISRAEL Adolescentes enfrentarán cargos por vandalizar cementerio cristiano en Jerusalem

Adolescentes enfrentarán cargos por vandalizar cementerio cristiano en Jerusalem

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Se van a presentar cargos contra dos adolescentes sospechosos de destrozar decenas de tumbas en un histórico cementerio cristiano de Jerusalem a principios de este mes, informó el lunes la policía israelí en un comunicado.

Una investigación determinó que 28 lápidas habían sido destrozadas en el cementerio protestante de Monte Sión.

Los dos sospechosos, de 18 y 14 años, son de la región central del país, dijo la policía, sin dar más detalles sobre sus identidades.

Las imágenes del ataque grabadas por las cámaras de seguridad mostraban a dos jóvenes con un gorro judío y tzitzit, los flecos rituales anudados que llevan los judíos observantes, derribando cruces, rompiendo lápidas y arrojando escombros sobre las tumbas.

Durante el interrogatorio, la policía descubrió que el «vandalismo deliberado» se había realizado por motivos racistas, según el comunicado. Los sospechosos fueron detenidos días después de que se denunciara el vandalismo, y su prisión preventiva se prolongó hasta que finalmente fueron puestos en libertad con arresto domiciliario.

Las tumbas de figuras cristianas del cementerio aparecieron empujadas y arrancadas de sus cimientos, lo que inquietó a la minoría cristiana de la ciudad y suscitó la condena mundial. El cementerio tiene más de 170 años y alberga a destacados miembros de las fuerzas armadas y del clero de la ciudad santa.

La Iglesia Anglicana de Jerusalem denunció en su momento la profanación como el último crimen de odio contra la comunidad cristiana de Jerusalem en medio del conflicto palestino-israelí, que dura ya varias décadas.

Entre las tumbas destruidas había una que contenía un busto del siglo XIX de Samuel Gobat, el segundo obispo protestante de Jerusalem, fallecido en 1879, según la diócesis episcopal. También fueron objeto de vandalismo las tumbas de tres agentes de policía, ciudadanos británicos que prestaban servicio en el cuerpo de policía de lo que entonces era la Palestina gobernada por los británicos.

La diócesis advirtió que la profanación del cementerio debe considerarse como una ominosa advertencia sobre el «odio contra los cristianos».

«Muchas cruces de piedra fueron el objetivo de los vándalos, lo que indica claramente que estos actos criminales estaban motivados por el fanatismo religioso», afirmó.

El vandalismo suscitó una amplia condena internacional.

El cementerio protestante del venerado Monte Sión, situado a las afueras de las murallas de la Ciudad Vieja de Jerusalem, se fundó en 1848 y formaba parte del territorio que Israel capturó en la Guerra de los Seis Días de 1967. El cementerio alberga las tumbas de decenas de policías palestinos muertos durante la Primera y la Segunda Guerras Mundiales, así como de líderes cristianos fallecidos en los siglos XIX y XX.

El Monte Sión, asociado en la tradición cristiana con el lugar de la Última Cena que Jesús compartió con sus discípulos la noche antes de su crucifixión, es también sagrado para judíos y musulmanes y ha estado en el centro de reivindicaciones religiosas enfrentadas.

En los últimos años, extremistas judíos han destrozado propiedades de la iglesia en el Monte Sión. Los judíos consideran el Monte Sión el lugar de enterramiento tradicional del rey bíblico David y algunos activistas ultraortodoxos y nacionalistas se han opuesto a los derechos de oración de los cristianos en el lugar. Un seminario judío conocido como la Yeshiva de la Diáspora se encuentra en muchos edificios del complejo del Monte Sión.

En Jerusalem viven unos 16.000 cristianos, la mayoría palestinos. Israel reclama Jerusalem como capital, mientras que los palestinos quieren Jerusalem Este como capital para su esperado Estado independiente.

En diciembre de 2021, líderes cristianos de Tierra Santa advirtieron de que sus comunidades corrían peligro de ser expulsadas de la región por grupos radicales extremistas israelíes, e hicieron un llamamiento al diálogo para preservar su presencia.

Los patriarcas y jefes de las iglesias de Jerusalem emitieron una declaración conjunta en la que advertían igualmente del peligro que suponían los grupos radicales que, según ellos, pretendían «disminuir la presencia cristiana.»

Activistas judíos extremistas llevan años cometiendo actos vandálicos contra lugares cristianos de Jerusalem y otras zonas de Israel, como pintadas de odio e incendios provocados. Los extremistas también atacan a los palestinos.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat