Inicio ISRAEL 181 inmigrantes etíopes llegan a Israel

181 inmigrantes etíopes llegan a Israel

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Algo más de 180 inmigrantes etíopes aterrizaron en el aeropuerto Ben Gurion el miércoles por la tarde, algunos después de esperar décadas para llegar a Israel y reunirse con sus familiares.

El vuelo dio el pistoletazo de salida a la reanudación de la inmigración procedente de esta nación desgarrada por la guerra civil después de más de un año de retrasos. Un segundo vuelo el jueves desde Addis Abeba está programado para traer otros 160 nuevos inmigrantes, y se esperan más vuelos a lo largo del verano y el otoño.

Una decisión gubernamental de finales de 2021 aprobó la llegada de un total de 3.000 nuevos inmigrantes de Etiopía a Israel. Los funcionarios de la Agencia Judía dicen que todos ellos deberían llegar en noviembre.

Con muchos de ellos vestidos con sus atuendos más festivos y embargados por la emoción, los 181 recién llegados fueron recibidos con una ceremonia de bienvenida para marcar el primer vuelo desde Etiopía desde marzo de 2021, cuando Israel completó la primera mitad de la Operación Tzur Yisrael (Roca de Israel), que trajo a unos 2.000 de estos inmigrantes.

El proceso de inmigración se vio frenado después de que el derechista Centro de Política de Inmigración de Israel presentara un recurso contra él ante el Tribunal Superior, que congeló la medida mientras deliberaba. En marzo, el Alto Tribunal rechazó la petición, allanando el camino para que los inmigrantes comenzaran a llegar.

Casi todos los que están a bordo del vuelo del miércoles se reunirán con sus familiares, a muchos de los cuales no han visto en años. Zemenu Atalele podrá ver por fin a su madre, que se trasladó a Israel hace 10 años. Viaja con su mujer, Yeshihareg, y sus tres hijos pequeños, de 8, 3 y poco más de un año, que nunca han conocido a su abuela.

Las dos hijas mayores de Teshager Gerem y Alemitu Belew se trasladaron a Israel hace 17 años. Ahora, ellas y sus siete hijos adultos -de edades comprendidas entre los 17 y los 35 años- se reunirán con ellos en Israel. Se trasladarán de un apartamento de una sola habitación en Gondar, con electricidad esporádica, a uno de los 12 centros de absorción de todo el país. Allí, todos los nuevos inmigrantes comenzarán meses de cursos de hebreo y otras actividades de instrucción, así como el proceso de conversión formal al judaísmo.

La ministra de Inmigración y Absorción, Pnina Tamano-Shata, originaria de Etiopía, que viajaba en el vuelo del miércoles de Addis Abeba a Tel Aviv, ha impulsado la reanudación de la alia, el término hebreo para la inmigración a Israel.

«Cuando veo a estos niños y a sus padres y escucho sus historias, su lucha es mi lucha, y debe ser la lucha de todo Israel», dijo Tamano-Shata en Addis Abeba el martes por la noche, horas antes del vuelo, señalando que luchó mucho con otros miembros del gobierno para aprobar la operación actual. «Solo tenemos que hacer lo correcto».

Desde la conclusión de la Operación Salomón en 1991, en la que se trasladó a Israel a la gran mayoría de la comunidad Beta Israel que quedaba, a lo largo de los años se han tomado decisiones gubernamentales esporádicas para traer a grupos de los que quedaron atrás, a menudo denominados Falash Mura -los que se convirtieron al cristianismo debido a la coacción o al temor a la persecución-, que no se consideran aptos para el ali en virtud de la Ley del Retorno.

Desde 1992, se calcula que unos 40.000 inmigrantes de este tipo han llegado a Israel en virtud de la Ley de Entrada, y unos 3.500 en los últimos siete años. El debate sobre los que aún permanecen en el país es feroz, y las cifras muy discutidas. Israel ha declarado repetidamente el fin de la aliá etíope en los últimos años, pero la cuestión se ha reabierto en varias ocasiones, la más reciente a raíz de la guerra civil en la región de Tigray del país que estalló en 2020.

Mientras el gobierno de Israel se tambalea al borde del colapso, Tamano-Shata se comprometió el martes a trabajar para implementar otras partes de la decisión del gobierno de noviembre, incluida la provisión de respuestas finales a los que aún esperan en Gondar y Addis Abeba, y el establecimiento de un comité para examinar la elegibilidad de aquellos que no tienen familiares de primer grado en el estado judío.

«Tengo un acuerdo con [el ministro de Finanzas, Avigdor] Liberman, de que traeremos a todos los que tengan [parientes] de primer grado; él encontrará el dinero, el presupuesto», dijo el ministro. «De una vez por todas pondremos fin a la saga y traeremos una solución».

Pero con la escasa estabilidad del gobierno y las elecciones previstas en el horizonte, sigue sin estar claro qué ocurrirá tras la inmigración de las 3.000 personas que actualmente cumplen los requisitos.

El miércoles, Uri Perednik, presidente de la Lucha por la Aliá Etíope, dijo que, a pesar de la bienvenida ola de nueva inmigración, «el gobierno de Israel sigue tratando a los judíos etíopes como judíos de segunda clase… si pueden traer a más de 20.000 personas de Ucrania en un mes, sin duda pueden traer la mitad de eso de Etiopía».

Según la operación actual, las personas que pueden optar a la aliá en virtud de la decisión del gobierno son, por orden de prioridad: las que tienen padres o hijos que viven en Israel; las que tienen padres que se trasladaron a Israel y murieron posteriormente; las que tienen hermanos en Israel; y las que tienen medios hermanos en Israel. Las personas que reúnen los requisitos para una de estas categorías pueden traer consigo a sus cónyuges e hijos, así como a cualquier hijo mayor de 18 años que no esté casado.

Cada inmigrante es aprobado para la aliá por el Ministerio del Interior, que -a diferencia de lo que ocurre con el resto de la inmigración a Israel- aprueba a cada candidato uno por uno tras una investigación de su situación. Desde 2014, el ministerio solo tramita las solicitudes que le han sido presentadas a través de un familiar que vive actualmente en Israel.

Aunque la gran mayoría de los nuevos inmigrantes se consideran miembros de pleno derecho de la comunidad judía, todos han aceptado -como parte del proceso de aliá- someterse a un programa de conversión de 10 meses a su llegada a Israel. Los funcionarios de la Agencia Judía afirman que cerca del 95% completa el programa con éxito, y solo entonces reciben un documento de identidad oficial israelí y la plena ciudadanía. Los que no lo hacen conservan la residencia permanente en el país.

La financiación de la operación de inmigración se divide en dos: La Agencia Judía -con el apoyo de sus donantes privados- cubre todos los costes de preparación de los inmigrantes para la aliá y su traslado a Israel.

Una vez que los nuevos inmigrantes aterrizan en el aeropuerto Ben Gurion, el gobierno comienza a pagar la factura. Se han presupuestado 570 millones de NIS (170 millones de dólares) para financiar la absorción de los inmigrantes en Israel, la mayor parte de ellos destinados a la vivienda.

Unos 30 empleados de la Agencia Judía -la mayoría de los cuales son antiguos inmigrantes etíopes en Israel- han estado en Etiopía durante varias semanas preparando a las familias para su inminente traslado. Adane Tadale, emisario principal de la Agencia Judía en Etiopía, dijo que desde febrero ha pasado tres semanas en el país, seguidas de dos semanas en Israel, supervisando todos los preparativos.

La Agencia Judía ha calculado que costará alrededor de 9,6 millones de dólares (32 millones de NIS) la financiación de sus actividades previas a la llegada de los 3.000 nuevos inmigrantes actualmente aprobados, lo que incluye las revisiones médicas y las vacunas previas al vuelo, las horas de formación y la preparación, así como el coste de los propios vuelos.

Yehuda Setton, director de operaciones de la Agencia Judía, señaló que aún no han recaudado la totalidad del importe, «pero trabajamos al mismo tiempo que recaudamos dinero». Durante una conversación en Gondar un día antes del primer vuelo, Setton dijo: «Estamos comprometidos, y estoy bastante seguro de que la judería mundial recaudará el dinero».

La financiación en cuestión está prevista que proceda en su mayor parte de las Federaciones Judías de Norteamérica. Una amplia delegación de las federaciones judías de Estados Unidos visitó Gondar y Addis Abeba esta semana y voló a Israel con los nuevos inmigrantes, al igual que los representantes y principales donantes de Keren Hayesod, la Fraternidad Internacional de Cristianos y Judíos, la Organización Sionista Mundial y otras fundaciones filantrópicas.

«Existe un acuerdo no escrito y muy poderoso de que la filantropía mundial paga la aliá, que la aliá es mucho más que el vuelo», dijo Jeffrey Schoenfeld, presidente del Comité de Israel y Ultramar de la JFNA, mientras visitaba Gondar. «Es un compromiso inquebrantable de la comunidad judía norteamericana… ha sido muy potente en el pasado, y sigue siendo un compromiso absoluto».

La JFNA prometió originalmente 5 millones de dólares para la actual ola de aliá etíope, y más tarde amplió esa promesa a 7 millones de dólares. «Encontraremos la forma de recaudar los fondos», prometió Schoenfeld.

Pero con 3.000 nuevos inmigrantes que llegarán a Israel en los próximos meses, el verdadero trabajo está por llegar, dicen los funcionarios de la Agencia Judía.

«A mis ojos, la inmigración es la parte fácil», dijo Avtamo Yosef, que dirige el departamento de inmigración etíope de la Agencia Judía. «La absorción es la parte complicada».

Yosef, nativo de Etiopía que llegó a Israel como parte de la Operación Salomón en 1991, dijo que es fundamental que la asistencia y el marco que los nuevos inmigrantes reciben en sus primeros años en Israel «tiene que ser lo que los inmigrantes necesitan, y no lo que nosotros [ya] sabemos proporcionar.»

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat