Inicio INTERNACIONALES Opinión. ¿Puede Joe Biden salvar a Israel?

Opinión. ¿Puede Joe Biden salvar a Israel?

Por M S
0 Comentario

Artículo publicado por Thomas L. Friedman en The New York Times.

Itongadol.- Si pudiera hacer llegar a la mesa del presidente Biden un memorándum sobre el nuevo gobierno israelí, sé exactamente cómo empezaría:

Estimado Sr. Presidente: No sé si le interesa la historia judía, pero la historia judía está ciertamente interesada en usted hoy. Israel está al borde de una transformación histórica: de una democracia de pleno derecho a algo menos, y de una fuerza estabilizadora en la región a una desestabilizadora. Usted puede ser el único capaz de impedir que el Primer Ministro Benjamín Netanyahu y su coalición extremista conviertan a Israel en un bastión antiliberal de fanatismo.

También le diría a Biden que me temo que Israel se acerca a un grave conflicto civil interno. Los conflictos civiles rara vez tienen que ver con una política. Suelen girar en torno al poder. Durante años, los encarnizados debates en Israel sobre los Acuerdos de Oslo giraron en torno a la política. Pero hoy, este enfrentamiento latente gira en torno al poder: quién puede decir a quién cómo vivir en una sociedad tan diversa.

La historia resumida: Un gobierno ultranacionalista y ultraortodoxo, formado después de que Netanyahu ganara las elecciones por la mínima diferencia de votos (unos 30.000 de unos 4,7 millones), está impulsando una toma de poder que la otra mitad de los votantes considera no sólo corrupta, sino también una amenaza para sus propios derechos civiles. Por eso, una manifestación antigubernamental de 5.000 personas aumentó a 80.000 durante el fin de semana pasado.

El Israel que conoció Joe Biden está desapareciendo y está surgiendo un nuevo Israel. Muchos ministros de este gobierno son hostiles a los valores estadounidenses, y casi todos son hostiles al Partido Demócrata. Netanyahu y su ministro de Asuntos Estratégicos, Ron Dermer, habían conspirado con los republicanos para urdir el discurso de Netanyahu en el Congreso en 2015 en contra de los deseos y las políticas de Biden y del presidente Barack Obama. Les gustaría ver a un republicano en la Casa Blanca y prefieren el apoyo de los cristianos evangélicos frente a los judíos liberales.

La crisis actual en Israel puede ser presentada a Biden como un asunto constitucional interno del que debería mantenerse al margen. Todo lo contrario. Biden debería meterse de lleno (como hizo Netanyahu) porque el resultado tiene implicaciones directas para los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos. No me hago ilusiones de que Biden pueda invertir las tendencias más extremas que están surgiendo actualmente en Israel, pero puede llevar las cosas por un camino más saludable, y quizá evitar lo peor, con un poco de amor duro como no puede hacerlo ninguna otra persona de fuera.

La crisis más urgente es la siguiente: Los tribunales de Israel, encabezados por su Tribunal Supremo, fueron en gran medida feroces protectores de los derechos humanos, y en particular de los derechos de las minorías. Estas minorías incluyen a ciudadanos árabes, ciudadanos LGBTQ+, e incluso judíos reformistas y conservadores que quieren la misma libertad y derechos de práctica religiosa que disfrutan los judíos ortodoxos y ultraortodoxos. Además, dado que el Tribunal Supremo de Israel revisa las acciones de todos los poderes ejecutivos, incluido el militar, en ocasiones protegió los derechos de los palestinos, incluso proporcionándoles protección contra los abusos de los colonos israelíes y la expropiación ilegal de su propiedad privada.

Pero este gobierno de Netanyahu pretende alterar radicalmente la situación en Cisjordania, anexionándola de hecho sin declararlo oficialmente. Y el plan sólo tiene un gran obstáculo: el Tribunal Supremo y las instituciones jurídicas de Israel.

Como resumió The Times of Israel, la reforma judicial que Netanyahu pretende hacer aprobar a la Knesset (Parlamento) «otorgaría al gobierno el control total sobre el nombramiento de jueces, incluidos los del Tribunal Supremo», sustituyendo un proceso de nombramiento judicial mucho menos partidista y profesional. La reforma también limitaría gravemente «la capacidad del alto tribunal para anular leyes» -especialmente las que pudieran restringir los derechos de las minorías de Israel- «y permitiría a la Knesset», ahora controlada por Netanyahu, «volver a legislar» las leyes anuladas por el tribunal.

La reforma también reduciría la independencia de los organismos de control jurídico de cada ministerio: En lugar de depender del fiscal general, pasarían a ser designados por cada ministro.

En resumen, el poder ejecutivo de Israel asumiría el control de su poder judicial. Todo esto se está haciendo en un momento en que el propio Netanyahu está siendo juzgado por cargos de soborno, fraude y abuso de confianza en tres casos presentados por su propio fiscal general.

A principios de este mes, Moshe Ya’alon, ex ministro de Defensa del ala derechista de Netanyahu y ex jefe del Estado Mayor del Ejército israelí, tuiteó que las «reformas» judiciales de Netanyahu revelaban «las verdaderas intenciones de un acusado criminal» que está «dispuesto a incendiar el país y sus valores para escapar del banquillo de los acusados. Quién hubiera creído que menos de 80 años después del Holocausto que azotó a nuestro pueblo, se establecería en Israel un gobierno criminal, mesiánico, fascista y corrupto, cuyo objetivo es rescatar a un criminal acusado».

Benjamin Netanyahu at a press conference at the prime minister’s office in January.

Netanyahu, por supuesto, dice que esto es lo más alejado de su mente – Dios no lo quiera.

Israel, al no tener una constitución formal, se rige por un conjunto muy complejo de controles y equilibrios legales que evolucionaron a lo largo de décadas. Los expertos jurídicos me dicen que hay argumentos a favor de algunos cambios en el poder judicial. Pero hacerlo a la manera de Netanyahu -no mediante una convención nacional no partidista, sino con el Tribunal Supremo despojado de poderes por el gobierno más radical de la historia israelí y sabiendo que el caso penal de Netanyahu podría acabar ante el alto tribunal- apesta.

Para decirlo en términos estadounidenses, sería como si Richard Nixon intentara ampliar el Tribunal Supremo de Estados Unidos con jueces pro-Nixon durante la investigación penal del Watergate.

La actual presidenta del Tribunal Supremo de Israel, Esther Hayut, declaró la semana pasada que la revisión propuesta por Netanyahu «destrozará el sistema judicial y es, de hecho, un ataque desenfrenado». Además, grupos de pilotos retirados de las fuerzas aéreas, ejecutivos de alta tecnología, abogados y jueces retirados de izquierda y derecha, incluidos algunos jueces retirados del Tribunal Supremo, firmaron cartas diciendo básicamente lo mismo.

Estados Unidos proporcionó a Israel cantidades extraordinarias de ayuda económica, información confidencial, nuestras armas más avanzadas y un respaldo prácticamente automático contra las resoluciones tendenciosas de la ONU. También nos opusimos durante mucho tiempo a cualquier acción legal por parte de las instituciones internacionales, basándonos en el argumento de que Israel tiene un sistema judicial independiente que -no siempre, pero sí muchas veces- aplicó de forma creíble las normas aceptadas del derecho internacional al gobierno y al ejército de Israel, incluso cuando eso significaba proteger los derechos de los palestinos.

Antes de que Netanyahu consiga someter al Tribunal Supremo de Israel, Biden tiene que decírselo de manera directa:

Bibi, estás pisoteando los intereses y valores estadounidenses. Necesito saber algunas cosas tuyas ahora mismo, y tú necesitas saber algunas cosas de mí. Necesito saber: ¿Es el control israelí de Cisjordania una cuestión de ocupación temporal o de una incipiente anexión, como defienden los miembros de tu coalición? Porque no seré un chivo expiatorio para eso. Necesito saber si realmente va a poner sus tribunales bajo su autoridad política de forma que Israel se parezca más a Turquía y Hungría, porque no seré un chivo expiatorio para eso. Necesito saber si sus ministros extremistas cambiarán el statu quo en el Monte del Templo. Porque eso podría desestabilizar a Jordania, a la Autoridad Palestina y los Acuerdos de Abraham, lo que realmente perjudicaría los intereses de Estados Unidos. No seré un chivo expiatorio para eso.

Aquí está mi conjetura de cómo Netanyahu respondería:

Joe, Joey, mi viejo amigo, no me presiones con estas cosas ahora. Soy el único que frena a estos locos. Tú y yo, Joe, podemos hacer historia juntos. Unamos nuestras fuerzas no sólo para disuadir las capacidades nucleares de Irán, sino para ayudar -de cualquier forma posible- a los manifestantes iraníes que intentan derrocar al régimen clerical de Teherán. Y forjemos, tú y yo, un acuerdo de paz entre Israel y Arabia Saudita. Mohamed bin Salmán está listo si puedo persuadirte de que des a Arabia Saudita garantías de seguridad y armas avanzadas. Hagamos eso y luego me desharé de estos locos.

Aplaudo ambos objetivos de política exterior, pero no pagaría por ellos con una permisión de Estados Unidos al golpe de estado judicial de Netanyahu. Si lo hacemos, sembraremos el viento y cosecharemos el torbellino.

Israel y Estados Unidos son amigos. Pero hoy, una de las partes de esta amistad -Israel- está cambiando su carácter fundamental. El presidente Biden, de la forma más cariñosa pero clara posible, tiene que declarar que estos cambios violan los intereses y valores de Estados Unidos y que no vamos a ser los idiotas útiles de Netanyahu y quedarnos sentados en silencio.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat