Inicio INTERNACIONALES Falleció a los 99 años el príncipe Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II

Falleció a los 99 años el príncipe Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- El príncipe Felipe, el irascible y duro marido de la reina Isabel II que pasó más de siete décadas apoyando a su esposa en un papel que definió y constriñó su vida, ha muerto, según informó el viernes el Palacio de Buckingham. Tenía 99 años.

Su vida abarcó casi un siglo de historia europea, empezando por su nacimiento como miembro de la familia real griega y terminando como el consorte más longevo de Gran Bretaña durante un turbulento reinado en el que la monarquía milenaria se vio obligada a reinventarse para el siglo XXI.

Era conocido por sus comentarios ocasionalmente racistas y sexistas, y por haber cumplido con empeño más de 20.000 compromisos reales para impulsar los intereses británicos en el país y en el extranjero.

Dirigió cientos de organizaciones benéficas, fundó programas que ayudaban a los estudiantes británicos a participar en desafiantes aventuras al aire libre y desempeñó un papel destacado en la crianza de sus cuatro hijos, incluido su hijo mayor, el príncipe Carlos, heredero del trono.

Felipe pasó un mes en el hospital a principios de este año antes de ser dado de alta el 16 de marzo para volver al castillo de Windsor.

«Con profundo dolor, Su Majestad la Reina ha anunciado la muerte de su amado esposo, Su Alteza Real el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo», dijo el palacio. «Su Alteza Real ha fallecido en paz esta mañana en el Castillo de Windsor», agregó el comunicado.

Eyhvyk9XMAIJGCQ

Felipe, que recibió el título de Duque de Edimburgo el día de su boda, consideraba que su único papel era el de proporcionar apoyo a su esposa, que comenzó su reinado cuando Gran Bretaña se retiraba del imperio y dirigió la monarquía a través de décadas de disminución de la deferencia social y del poder del Reino Unido en un mundo moderno en el que la gente exige intimidad a sus iconos.

La reina, una persona muy reservada y poco dada a extravagantes muestras de afecto, le llamó una vez «su roca» en público.

A lo largo de las décadas, la imagen de Felipe pasó de ser la de un atleta apuesto a la de un cascarrabias arrogante e insensible. En sus últimos años, la imagen se asentó finalmente en la de un observador divertido y filosófico de los tiempos, un hombre mayor y de rostro escarpado que mantenía su porte militar a pesar de las dolencias.

La posición de Felipe era novedosa -no hay papel oficial para el marido de una reina soberana- y su vida estuvo marcada por extraordinarias contradicciones entre sus deberes públicos y privados. Siempre caminaba tres pasos detrás de su esposa en público, en una muestra de deferencia hacia la monarca, pero era el jefe de la familia en privado. Sin embargo, su hijo Carlos, como heredero al trono, tenía mayores ingresos, así como acceso a los documentos gubernamentales de alto nivel que Felipe no podía ver.

Felipe a menudo se mostraba irónico sobre su inusual lugar en la mesa real. «Constitucionalmente, no existo», dijo Felipe, que en 2009 se convirtió en el consorte más longevo de la historia británica, superando a la reina Carlota, que se casó con el rey Jorge III en el siglo XVIII.

A menudo luchaba por encontrar su lugar, una fricción que más tarde se reflejaría en la decisión de su nieto, el príncipe Harry, de abandonar sus funciones reales. «No había ningún precedente», dijo en una rara entrevista con la BBC con motivo de su 90º cumpleaños. «Si le preguntaba a alguien: ‘¿Qué esperas que haga?’, todos se quedaban con la mirada perdida».

Pero al haber renunciado a una prometedora carrera naval para convertirse en consorte cuando Isabel se convirtió en reina a los 25 años, Felipe no se contentó con quedarse al margen y disfrutar de una vida de holgura y riqueza. Promovió la industria y la ciencia británicas, defendió la preservación del medio ambiente mucho antes de que se pusiera de moda, y viajó mucho y con frecuencia en apoyo de sus numerosas obras de caridad.

En esas frecuentes apariciones públicas, Felipe se ganó la reputación de ser impaciente y exigente, y a veces era franco hasta la grosería.

Muchos británicos apreciaban lo que consideraban su propensión a decir lo que pensaba, mientras que otros criticaban un comportamiento que calificaban de ofensivo y fuera de lugar. Algunos creen que su propensión a decir lo que pensaba significaba que proporcionaba a la reina consejos necesarios y sin rodeos.

Nacido el 10 de junio de 1921 en la mesa del comedor de la casa de sus padres en la isla griega de Corfú, Felipe era el quinto hijo y el único del príncipe Andrés, hermano menor del rey de Grecia. Su abuelo había llegado de Dinamarca en la década de 1860 para ser adoptado por Grecia como monarca del país.

Captura de Pantalla 2021-04-09 a la(s) 10.06.59

La madre de Felipe era la princesa Alicia de Battenberg, descendiente de príncipes alemanes. Al igual que su futura esposa, Isabel, Felipe también era bisnieto de la reina Victoria.

En 2015, tanto Felipe como la Reina Isabel visitaron el campo de concentración de Bergen Belsen, en Alemania, donde colocaron un arreglo floral conmemorando a las víctimas del nazismo.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, envió a través de redes sociales sus condolencias a la Reina y a la familia real.

Captura de Pantalla 2021-04-09 a la(s) 10.14.04

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat