Inicio Efemérides Efemérides I Un 5 de febrero de 1878 nació André Gustave Citroën, el hombre de origen judío fundador de la marca que lleva su nombre

Efemérides I Un 5 de febrero de 1878 nació André Gustave Citroën, el hombre de origen judío fundador de la marca que lleva su nombre

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- André Gustave Citroën nació en París el 5 de febrero de 1878, hijo de Lévie Citroën, diamantista judío neerlandés, emigrado a París en 1873 y de Masza Amelia Kleinman, judía polaca originaria de Varsovia. Fue el fundador de la marca que todavía hoy lleva su apellido y que le debe la impronta de genialidad y de innovación que desde siempre la distingue.

André-Gustave Citroën, el menor de cinco hermanos, nació en una familia cosmopolita y apasionada por los negocios. A André-Gustave no le interesaba el negocio familiar, que llevaban sus otros hermanos; él era un chico emprendedor fascinado por todo lo moderno y tecnológico, por lo que pudo estudiar en la École Polytechnique de París, donde se graduó en ingeniería.

En 1900, durante un viaje a Polonia, tuvo la oportunidad de visitar empresas especializadas en mecánica de precisión y evaluar las tecnologías en uso. Fue en esta ocasión cuando descubrió en una empresa de la remota campiña polaca algo que iba a tener un profundo efecto en su vida: un nuevo tipo de engranaje, con dientes en forma de cúspide, (capaz de multiplicar o reducir enormemente la fuerza y el movimiento de máquinas incluso muy grandes). Inmediatamente compró una patente con la idea de desarrollarla y utilizarla a escala mundial.

El primer negocio de Citroën en 1902 fue la Acería André Citroën, que producía materiales para la construcción y los astilleros, así como «ruedas dentadas de doble hélice», los engranajes de la patente polaca, cuya forma de «V» dio lugar al símbolo, que ha pasado a la historia, de las dos puntas de flecha que apuntan naturalmente hacia el futuro, es decir, hacia arriba (el «doble chevron»). La entrada de André Citroën en el mundo del automóvil se produjo en 1908, cuando asumió la dirección de una famosa empresa automovilística, la de los hermanos Mors, especializada en coches de lujo y de carreras.

Gracias a las conexiones de la cosmopolita familia Citroën, André pudo encontrar un financiero para cubrir las enormes deudas de la empresa: un rico joyero de origen armenio al que le gustaban los coches de carreras. Una vez recuperada la situación bancaria, llegó el momento de concentrarse en la producción, poniendo en práctica todas las nuevas ideas sobre las cadenas de montaje y la producción industrial que había introducido el taylorismo. En 1908, Mors pasó de producir unas pocas docenas de coches al mes a pequeña escala a 646 coches al mes a escala industrial en 1910. Aunque los Mors nunca serían el producto democrático y accesible para todos al que André siempre había aspirado, tuvieron un éxito excepcional de público y ventas hasta que la Primera Guerra Mundial decretó su declive. El genial André no dejó de soñar, y en 1919, en el Quai de Javel de París, la fábrica de automóviles André Citroën produjo el Citroën Tipo A 10 CV, un coche de producción en serie, ya no de lujo o de competición, sino económico, sólido, fácil de reparar y, si no para todos, asequible para muchos.

El Tipo A fue el primer coche europeo producido en serie, el primer coche francés con volante a la izquierda, diseñado para ser conducido por cualquier persona. Se vendía completo, con capota, rueda de repuesto, faros eléctricos y arranque, todo ello por sólo 7.950 francos (un precio muy bajo para la época). Equipado con un motor de 4 cilindros de 1.327 cmü, podía alcanzar una velocidad de 65 kilómetros por hora. Enseguida estuvo disponible en diferentes versiones y presentaba colores vivos como el azul y el amarillo en un paisaje de coches predominantemente negros: la marca Double Chevron acababa de empezar a cambiar la forma de concebir y producir los coches. En 1919 se fabricaron 2.810 coches (berlinas y furgonetas de tipo A). En 1925, la producción anual de toda la gama alcanzaría los 61.487 vehículos. André Citroën tenía una visión ilustrada de la producción industrial con un enfoque extremadamente innovador para la época.

Con el objetivo de hacer el taylorismo más «humano» reduciendo los efectos alienantes de la cadena de montaje, dotó a los trabajadores de Javel de instalaciones y facilidades increíblemente avanzadas para la época. El pensamiento de André se resume en esta frase: «yo quería que consiguiéramos generar en Javel sonrisas en todas partes, en todos los departamentos, en todos los eslabones de la cadena. […] Esta cadena, imprescindible en nuestro siglo, no podemos romperla, pero tenemos el deber de eliminarla a base de sonrisas».

André Citroen tenía una visión iluminada de la producción industrial con un enfoque extremadamente innovador para la época.

Con el intento de convertir en más “humano” el taylorismo redujo los efectos alienantes de la cadena de montaje, puso a disposición de los operarios de Javel estructuras y servicios increíblemente adelantados para su tiempo.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat