Inicio CULTURA Lo que dejó el primer capítulo de la tercera temporada de Shtisel

Lo que dejó el primer capítulo de la tercera temporada de Shtisel

Por Iton Gadol
0 Comentario

Agencia AJN.- ALERTA! El siguiente artículo contiene spoilers del episodio 1 de la temporada 3 de Shtisel.

Ambientada cuatro años después de que terminara la segunda temporada, la tercera edición de Shtisel, que se estrenó ayer en Netflix, dejó a los fanáticos del mundo muy satisfechos.

La historia todavía se desarrolla en Geula, Jerusalem, y está anclada por la relación entre Shulem (Doval’e Glickman) y su hijo artista Akiva (Michael Aloni). Y cuando Akiva visita a su padre, todavía se sientan en los extremos opuestos de esa pequeña mesa de la cocina. El drama no se genera a todo volumen, como ocurre en casi todos los demás programas que se centran en los conflictos entre padre e hijo, sino casi en el silencio. Cada hombre ha experimentado la pérdida a su manera y, ocasionalmente, unido conmovedoramente por su propia versión de la soledad.

En otro momento del capítulo, el escándalo se gesta en forma de amor prohibido entre el hijo de Giti, Yosa’le, y la chica a quien el casamentero le presenta accidentalmente. Otra trama muestra a Ruchami (la siempre excelente Shira Haas) descubriendo que después de cinco años de matrimonio, su salud puede no ser una barrera para tener hijos después de todo.

Mientras tanto, Shulem se ve obligado a luchar por su trabajo como director después de un violento arrebato.

Muchos programas de televisión que se centran en la vida judía tienden a argumentar que la existencia se ve disminuida por las reglas de la observancia estrictamente ortodoxa. Por ejemplo, Unorthodox, el programa que Hass protagonizó entre la realización de las series dos y tres de Shtisel, siguió el destino de una mujer que solo puede cumplirse escapando de su comunidad. Desde la perspectiva progresista o secular, esta sigue siendo una opinión convincente.

Sin embargo, Shtisel es filosóficamente diferente. Ya sea por diseño o por accidente, sostiene que la vida puede enriquecerse, incluso profundizarse, por las restricciones de la tradición Haredi, es decir, si va de la mano con la humanidad, algo de lo que Shtisel está lleno.

También está escrita con gran habilidad. Cuando la razón por la que Akiva no puede soportar vender las pinturas de su esposa surge por completo, la revelación tiene más impacto que cien patadas de un héroe de acción.

Adaptación de la opinión de John Nathan publicada en thejc.com.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat