Inicio Keren Hayesod (CUJA) CUJA. «La Municipalidad de Jerusalem asume la responsabilidad por los jóvenes de la Aliá Protegida»

CUJA. «La Municipalidad de Jerusalem asume la responsabilidad por los jóvenes de la Aliá Protegida»

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- Hace varias semanas comenzó la experiencia en Israel de los 19 integrantes de la primera camada de Aliá Protegida, el nuevo programa de CUJA-Keren Hayesod dedicado a rescatar a jóvenes judíos de entre 20 y 30 años que atravesaron situaciones de vulnerabilidad, como pobreza, exclusión o problemas familiares, y a quienes ahora les espera un promisorio futuro.

La iniciativa cuenta como socios a La Agencia Judía para Israel, la Organización Sionista Mundial, el Ministerio de Aliá y Absorción de Israel, la Municipalidad de Jerusalem, ORT, la AMIA, las fundaciones Jabad y Tzedaká y kehilot del Interior, entre otros entes, así como donantes particulares.

Pini Glinkewitz es el director de la Autoridad Municipal de Inmigración y Absorción de la capital y conversó al respecto con Itongadol.

– Es el organismo que se ocupa de la promoción de la aliá y la absorción de los nuevos inmigrantes, dos cosas muy centrales. Alguien está en Buenos Aires, Moscú, Nueva York o París y quiere hacer aliá. Quiere mudarse y tiene dudas, vamos a decirle: «Te conviene en Jerusalem, hay todo tipo de cosas buenas que no hay en otros lugares». Y entonces entro, yo o los empleados, a explicarle por qué: en Jerusalem hay alta tecnología, una excelente educación para los chicos, muchos eventos sociales, museo, comunidades, etc. Y si alguien viene y le resulta bien… al segundo: «¡Hola! Te conviene venir a Jerusalem, es lo mejor». Funciona en conjunto… Ahora, alguna vez los olim fueron… un lastre. Nadie los quería… «¿Para qué necesitamos nuevos inmigrantes?» Hoy, todos llegamos a la conclusión que los olim son importantes para la ciudad…

– ¿Quiénes son «todos»?

– «Todos» es el Estado de Israel…

– ¿Y cómo funciona en la práctica?

– La práctica es muy simple… Tenemos una unidad de personas que hablan idiomas, a quienes llamamos «administradores de proyectos para la promoción de la aliá»: francés, ruso, inglés, español y portugués. Su objetivo es estar en contacto con los postulantes para hacer aliá; es decir, un ser humano está en la Argentina y tiene dudas, etc., hay alguien, una cara, un ser humano que «es» Jerusalem: sabe contar qué hay en la ciudad y cuánto conviene, todo con materiales en español, etc.

– ¿De qué forma?

– Hay de todo… Tenemos un Facebook en español (Alia a Yerushalaim), un sitio en Internet de la municipalidad, teléfonos, todos los medios digitales, la Sojnut, la OLEI, que es la organización de los olim (iberoamericanos), muy cercana a nosotros, y también los viajes. La Argentina está más lejos y es más difícil, pero pronto viajamos a Francia… Entonces, no sabe qué hacer, no sabe dónde elegir… Quiere venir a Jerusalem, escuchó que… pero, ¿dónde vivir en Jerusalem? Hay un ser humano cuya función es tomarlo de la mano y ayudarlo. Ahora bien, aún antes de hacer aliá, por ejemplo, si tiene familia y quiere inscribir a los chicos en una escuela, le explicaremos cuál es la más adecuada para él y los inscribiremos. Es decir, si quiere hacer aliá en el mes de septiembre para que empiecen las clases en Israel, no puede inscribirlos desde Buenos Aires, nosotros sí y así es mucho más fácil… Ahora, para el momento que llega tenemos otra unidad. En cada barrio -Rejavia, Baka, Talpiot Mizraj, Kiriat Iovel, etc.- tenemos un coordinador de absorción, asentado en el centro comunitario; es decir que puede caminar desde su casa, golpear la puerta, abrirla y allí habrá un ser humano como yo que le dirá: «¿Cómo puedo ayudarlo?». En los Estados Unidos trabajamos muy de cerca con Nefesh B’Nefesh, y en todo el resto (del mundo), con la Sojnut.

– ¿Un olé puede contactarse directamente con ustedes o debe pasar por la Sojnut?

– Como quiera… Si alguien se comunica con el Centro Global de la Sojnut y dice: «Quiero hacer aliá a Jerusalem», le dicen: «Hay una persona en Jerusalem, Natan, hable con él».

– ¿Cómo ve la aliá por estos días?

– Veo que hay muchísimo interés en la aliá en los últimos dos años, especialmente en la época del coronavirus, cuando todos pensaban que la situación era difícil, nadie salía y los cielos estaban cerrados: no había vuelos… Los datos son increíbles: hay casi el doble de interés en el tema de la aliá desde casi todo el mundo… Quiere decir que incluso tres veces más personas «abrieron carpeta», no que sean olim… También preguntamos por qué: por el coronavirus y el aislamiento, las personas no quieren estar solas… por enfermedades, trabajo y antisemitismo. Todas estas cosas son frecuentes para la gente y la verdad es que (el año pasado) hizo aliá un montón de personas y Jerusalem estuvo en el primer lugar en el país: hasta fines de septiembre inmigraron 2.200 y hasta diciembre asumo que serán 2.500-3.000… Tengo 18 hispanoparlantes en los barrios… Tenemos un centro de culturas y alguien que acompaña a los olim artistas en todo el camino y les permite subir al escenario… Muchos de los olim en Jerusalem son jóvenes hasta los 35 años; es decir, estudiantes, académicos… Tenemos alguien en particular que se ocupa de los jóvenes olim: cómo buscar trabajo, cómo acompañarlos, cómo desarrollar una carrera, dónde hay trabajo para un joven… Es el caso de los miembros de Aliá Protegida: vienen a un lugar nuevo, quieren desarrollar una carrera, quieren hallarse a sí mismos, quieren amigos…

– ¿Cómo es vuestro vínculo con los jóvenes de Aliá Protegida?

– No conocía a Paul (Rozenberg, el representante del Keren Hayesod en la Argentina), pero la primera vez que habló conmigo y empezó a explicarme (el proyecto), le dije: «Estoy adentro y Jerusalem también, de principio a fin, porque esos jóvenes son la misión más importante que tiene hoy el Pueblo de Israel: hay que traerlos, fortalecerlos, atenderlos y ser su mano en todos los lugares». Porque un economista, un empresario se las va a arreglar, a otras personas hay que ayudarlas, y por eso debe ser una aliá protegida desde el principio y en su continuidad, incluso cuando todos se vayan… Después de que el Keren Hayesod y la Sojnut hagan su trabajo, todavía estarán en Jerusalem y nosotros asumimos la responsabilidad por ellos. Es decir, desde mi lugar como municipalidad les daré todo el apoyo que necesiten…

– ¿Cómo?

– No es simple… No lo sé, no tengo una tabla, pero lo que la gente joven necesita son algunas cosas simples… Venir a un lugar que sientan su casa, entonces queremos darles la sensación de estar «en casa»: trataremos de organizarles amigos y una comunidad que pueda acompañarlos. Les asignaremos un voluntario, o alguien que pueda acompañarlos. Ya hablamos del tema con la OLEI, con Shmuel Kornblit, de Masuah, y otras entidades, y cada una de ellas tendrá un miembro hispanoparlante mayor que él, que lo ayudará y lo complementará. Pondremos un mentor, un profesional que los acompañe todo el camino… «No están solos, no lidian con todo, hay alguien que los conoce a lo largo del camino.» Van a un ulpán excelente, el mejor que hay: el ulpán Etzión. Si necesitan ayuda, estaremos allí y daremos un refuerzo de idioma hebreo… Sumamos al asunto al Ministerio de Aliá y Absorción, con cupones para empleo. Los integraremos al Centro de Desarrollo de Carrera de la Municipalidad de Jerusalem y cada uno de ellos recibirá ayuda en las «novenas horas» para encontrar el trabajo apropiado. Puede ser que en la Argentina pensaba ir a una profesión que le interesaba y aquí tenga que correrse un poco, allí estaremos para ayudarlo con conexiones, con el hallazgo de la comunidad, con un acompañamiento a lo largo del camino y al estar en contacto con ellos…

– ¿Piensa que este es solo el comienzo de Aliá Protegida, que podrá mantenerse en el tiempo e incluso replicarse en otros países?

– Sin cursilerías… Soy un trabajador social y verdaderamente veo en esto una misión. Hay una inversión muy, muy grande en este proyecto. En todos los olim comunes no hay una inversión como la que hay en este proyecto. El Keren Hayesod y todos los socios lograron conseguir muchísimo dinero en acompañamiento. ¡Felicitaciones de verdad! ¡Una iniciativa para sacarse el sombrero…! Y no conozco a la gente… Sumé al asunto a la Municipalidad de Jerusalem: Juventud, Búsqueda de Empleo… Es un modelo que hay que supervisar todo el tiempo, revisar qué está bien y qué no y ver cómo funciona… Pienso que si es la única vez, será un error… Debemos encontrar el camino para que sea un modelo que se dé todos los años. El que pueda hacer aliá solo, que lo haga, pero hay algunos que necesitan el apoyo y la ayuda «desde el vamos» y no solo a corto plazo… Lo lindo de este modelo es que empieza mucho antes de la aliá: durante seis meses se encontraron, aprendieron hebreo… ¡Es increíble! De hecho, todos aprenden de esto… Es lo que hoy se trata de hacer en todo tipo de lugares: empezar la aliá mucho antes…

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat