Inicio Faccma FACCMA: entrevista a Daniel Belinky, un dirigente histórico de la Federación

FACCMA: entrevista a Daniel Belinky, un dirigente histórico de la Federación

Por Iton Gadol
0 Comentario

ItonGadol.- El ex presidente de FACCMA y actual chairman de Educación en la Unión Macabi Mundial, Daniel Belinky, dialogó con ItonGadol para hacer un repaso histórico sobre los logros y el crecimiento de la Federación.

Las comparaciones entre la institución de hace 30 años atrás y la actual, el avance en la cantidad de deportes, el énfasis en el área de cultura y educación, la creciente presencia de latinoamericanos en el movimiento macabeo mundial y la credibilidad de Argentina para Israel fueron algunos de los temas que destacó Belinky en esta entrevista.

-¿Qué significa para vos FACCMA?
-Yo entré a trabajar en FACCMA en 1989 de la mano de un amigo, José Burstein. En eso momento conocí FACCMA, hasta entonces no estaba involucrado, más allá de que yo participaba en sus torneos de fútbol por Lamroth Hakol. Un día, hablando con José, me convocó y desde ese momento empecé a trabajar dirigencialmente en la Federación. Al poco tiempo, en 1991, ya fui tesorero de la primera delegación que fue al Panamericano en Uruguay, y a partir de ahí fue un desarrollo de actividades, responsabilidades y liderazgo de delegaciones, tanto panamericanas como para las macabeadas, junto a los diferentes dirigentes que fueron conformando la Federación.

-¿Cuáles son las columnas vertebrales de la institución?
-Hay dos estructuras fundacionales, que son la deportiva y el área de cultura y educación. La deportiva fue creciendo espectacularmente en cuanto a cantidad de participantes y a cantidad de deportes que se fueron incorporando. Primero era fútbol, luego tenis, y ahora hay una cantidad de deportes realmente impresionante. Y en cuanto al área de cultura y educación, fue todo lo organizado a través del departamento de Cultura, como la Escuela de Madrijim y Bekeff.

-¿Cuándo vos llegaste ya existía Bekeff?
-Estaba y fue creciendo. Cuando llegué funcionaba, pero no con el nivel de ahora, con 400 chicos que viajaron el mes pasado. Bekeff era el viaje de curso de líderes, pero sin la importancia que tiene hoy. Bekeff fue creciendo en contenido. En Israel, durante todas las evaluaciones que se hacen de planes, se dice que el mejor plan de contenidos que existe hoy es Bekeff. Creció gracias al impulso y la decisión política de la Federación y de las instituciones, que comprenden que es un proyecto extraordinario. Las instituciones participaron en la mejora del programa y llevando a sus madrijim. Nosotros hicimos hace unos años un cambio y empezamos a lograr que en cada viaje de Bekeff, un dirigente de la mesa de Bekeff acompañe a los chicos. Y así como los chicos volvían con una cabeza totalmente distinta, empezó a haber muchos dirigentes que vivieron una nueva experiencia: viajar y darse cuenta de que lo que estaban haciendo sentados en un escritorio en la Federación, se materializaba en algo impresionante. Son dirigentes que volvían con la cabeza cambiada y con un entusiasmo muy grande.

Belinky junto al director de ItonGadol, Daniel Berliner

-¿Cuáles otros pilares hay en educación?
-Están las escuelitas deportivas, que si bien tienen que ver con el deporte, pasan por la conjunción de instituciones. Yo creo que FACCMA tiene una responsabilidad muy grande, porque hay muchos judíos que no se ven en los ámbitos frecuentes y el único contacto que tienen con el judaísmo es a través del deporte. Así, se enteran que un fin de semana no hay actividades porque es Pésaj, porque si no, no lo sabían. Nosotros, en las últimas delegaciones a Israel, hemos tenido un 35% de gente que por primera vez visitó Israel. Eso no sería raro si no fuera que de ese porcentaje, la mitad iba como veteranos. Porque que un chico vaya por primera vez a Israel en una competencia deportiva es normal. Pero cuando un hombre de más de 50 años por primera vez pisa Israel, uno se da cuenta de que la función que cumple FACCMA es descomunal.

-¿Cómo era FACCMA cuando vos te incorporaste?
-Siempre la Federación fue una institución extremadamente sionista y los presidentes que la dirigieron siempre tuvieron eso en la mira, absolutamente todos. Siempre se enfocó el contacto de la Federación con Israel y después se fortaleció el contacto con CLAM. Se hicieron contactos con instituciones como el KKL y el Keren Hayesod. Así se fueron armando estrategias conjuntas. Hoy el ministerio de Asuntos Estratégicos de Israel, con la única institución que trabaja fuera de Israel como ONG, es Macabi Mundial.

-¿Antes estaban exactamente las mismas actividades, pero hechas a menor escala, o hubo otros cambios?
-Todo era mucho más pequeño, no se tenían las conductas y el prestigio que fue ganándose argentina en el contexto global. Hoy Argentina participó activamente en la última campaña política de Macabi Mundial. En aquel entonces, Argentina era un país que podía cumplir o no, era muy difícil congeniar, y eso fue mejorando a niveles donde hoy Argentina tiene una credibilidad absoluta. Por ejemplo, cuando se plantearon las últimas dificultades con el cepo cambiario para los chicos de Bekeff, Israel dijo ‘manden los chicos y después vemos’. Ese crédito abierto que nosotros tenemos allá se fue ganando a través de muchísimos años.

-¿En qué edificio empezaste?
-Yo empecé en la calle Perón, en un edificio que se vendió hace un año. Era una casa que había comprado José Burstein con unos amigos y que tenía pisos, sobrepisos…después nos fuimos a Yrigoyen y ahora estamos terminando lo que es la casa propia, que fue un sueño espectacular.

-¿Hay nombres propios en la historia de FACCMA?
-Yo creo que sí. No quiero nombrarlos, para no olvidarme de nadie. Pero sin ninguna duda FACCMA creció y es lo que es a través de nombres propios. Hoy hay una generación de dirigentes que no se ven en muchas instituciones, manejada por una mujer, Mónica Sucari, que fue reelecta por unanimidad. Esa es la imagen de FACCMA de hoy, con una secretaria general de 37 años. Desde ahí, para atrás, hay muchos nombres propios y grandes figuras del movimiento macabeo, que después Macabi Mundial las premió. No por casualidad FACCMA está donde está.

-¿Qué tienen en común esos nombres propios?
-Yo creo que el amor al movimiento macabeo. Macabi Mundial es una familia. En cualquier país del mundo siempre vas a tener un amigo de Macabi Mundial que te va a llevar a su casa, porque es una gran familia.

-Actualmente Macabi Mundial tiene asientos importantes con gente de Latinoamérica. ¿Qué significado político tiene?
-Argentina lidera por una cuestión de número, actividades y contenidos. Y sin ninguna duda, en la última elección, cuando se produjeron las dos listas, América Latina tomó partido por quien es hoy el actual presidente, después de muchas reuniones. Fue una evaluación que se hizo entre los grandes líderes de América Latina para ver qué le convenía al movimiento. Así surgió la figura de Amir Peled y así surgieron una serie de líderes latinoamericanos que comparten la conducción.

-¿FACCMA está aggiornada a la realidad?
-Sí, absolutamente aggiornada y viviendo la realidad del país, haciendo modificaciones para acoplarse a los tiempos que corren.

-¿Qué ves en el futuro de FACCMA?
-Hoy ya se está pensando en cómo vamos a manejar la macabeada de 2021, las dificultades que vamos a tener por la situación del país. Se está pensando en cómo va a ser el Bekeff de 2021. Argentina tiene un desafío muy grande, que es el panamericano de 2023, pero ya hay una comisión que está trabajando desde el año pasado. Así que en cuanto a desafíos, estamos preparados.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat