Inicio ANTISEMITISMO Opinión: Fuerte crítica a periódico estudiantil de Harvard por apoyar al BDS

Opinión: Fuerte crítica a periódico estudiantil de Harvard por apoyar al BDS

Por M S
0 Comentario

Editorial publicada en The Jerusalem Post.

Agencia AJN.- Harvard Crimson, el periódico estudiantil de la universidad más elitista de Estados Unidos, publicó una editorial titulada «En apoyo del Boicot, Desinversión, Sanciones (BDS) y una Palestina Libre», en el que aseguró que estaba «orgulloso de prestar finalmente nuestro apoyo tanto a la liberación de Palestina como al BDS – y llamamos a todos a hacer lo mismo».

El problema es que el consejo editorial no parece tener ni idea de lo que significa realmente la «liberación palestina» o el BDS. Si lo supieran, es difícil creer que lo apoyen realmente, porque tanto la liberación palestina como el BDS sólo significan una cosa: ningún Estado judío.

Todo lo que tuvo que hacer cualquier miembro del consejo editorial del Crimson fue buscar en Google el nombre del fundador del BDS, Omar Barghouti, para encontrar un amplio repertorio de citas que apoyan la afirmación anterior. Un ejemplo: «Definitivamente nos oponemos a un Estado judío en cualquier parte de Palestina. Ningún palestino, un palestino racional, no un palestino vendido, aceptaría jamás un Estado judío en Palestina».

¿Es eso lo que defienden los editores estudiantiles? Justo un día después del Día del Recuerdo del Holocausto, ¿realmente querían pedir un mundo sin un Estado judío?

El hecho de que hayan hecho eso demuestra tanto la propia ingenuidad y credulidad de la junta editorial como la forma en que el movimiento BDS logró engañar a tantas personas inteligente.

En cuanto a la ingenuidad del periódico, se debe analizar estre fragmento esto del editorial: «Incluso para los periodistas, condenar abiertamente las políticas del Estado [Israel] supone un riesgo profesional objetivo…. Atrévete a cuestionar las políticas de Israel o a respaldar la libertad de los palestinos y serás expulsado de la redacción, sin importar los logros pasados o los argumentos legítimos».

¿Hablan en serio? ¿Acaso los miembros del consejo editorial del Crimson nunca leyeron un ejemplar de The New York Times o de The Guardian? ¿Nunca vieron a la MSNBC o la BBC? Ya fue suficiente aquello de que, de alguna manera, criticar a Israel es un acto de gran valor personal. Se podría argumentar exactamente lo contrario: que defender a Israel hoy en día en ciertos círculos, incluso en Harvard, es lo que requiere valor.

¿Son necesarios más ejemplos de ingenuidad? Considere lo siguiente: El editorial decía que existe un «abrumador desequilibrio de poder que define el debate actual». Esta marcada diferencia de poder se extiende mucho más allá del ámbito de la libertad de expresión, pasando de lo retórico a lo letal sobre el terreno en Palestina, donde los soldados israelíes mataron a casi 50 palestinos, entre ellos ocho niños, sólo este año».

El diario no da ningún contexto sobre cómo fueron asesinados esos palestinos, creando la impresión de que los soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) simplemente asesinan al azar a palestinos inocentes, y no que la mayoría estaban disparando a civiles, apuñalando a soldados o lanzando piedras o cócteles molotov a los autos que pasaban.

Lo que está incrustado en la protesta del periódico contra un «desequilibrio de poder abrumador» es la noción de que débil significa correcto, fuerte significa incorrecto. Es una forma mediocre de ver el mundo. Desde este punto de vista, Al Qaeda debería recibir simpatía en su batalla contra Estados Unidos porque es innegablemente la parte «más débil» en esa lucha.

Podríamos dar al Crimson el beneficio de la duda y decir que no quiere anular el Estado judío, y que sólo se opone a la «ocupación». Si ese es realmente el caso, entonces lo que el BDS consiguió, como dijo recientemente al Post el destacado filósofo político estadounidense de izquierdas Michael Walzer, fue crear una «organización de fachada a la antigua» extremadamente eficaz que oculta sus verdaderas motivaciones.

«La mayoría de los chicos que apoyan el BDS en el campus piensan que se oponen a la ocupación», dijo Walzer, aunque el BDS como organización internacional «está comprometido con la destrucción del Estado de Israel».

Lo que hay que hacer, por tanto, es arrancar la máscara de la organización, exponer sus verdaderos colores y revelar lo que se esconde detrás de términos como «liberación palestina» y «BDS». Para ello, cada vez más estadounidenses -tanto los no judíos como los judíos, incluidos los que critican diversas políticas israelíes- deben levantarse y explicar enérgicamente por qué se estremecen al pensar en un mundo en el que no hay lugar para Israel.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat