Inicio ANTISEMITISMO La Universidad de Tel Aviv exhibió un juego de mesa infantil fabricado y utilizado en la Alemania nazi

La Universidad de Tel Aviv exhibió un juego de mesa infantil fabricado y utilizado en la Alemania nazi

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- En vísperas del Día Internacional de Conmemoración del Holocausto, una nueva exposición en la Biblioteca Wiener para el Estudio de la Era Nazi y el Holocausto de la Universidad de Tel Aviv presentó el espantoso juego de mesa infantil «¡Judíos fuera!». (¡Juden Raus!).

El juego fue creado en la Alemania nazi por una empresa llamada Guenther and Co. a finales de 1938, probablemente tras los sucesos de la Kristallnacht («Noche de los cristales rotos», también llamada pogromo de noviembre).

El profesor emérito José Brunner, Director Académico y Presidente del Comité Científico de la Biblioteca Wiener, explicó que se parece a un juego inocuo que en aquella época era popular en Alemania, pero con un truco malvado.

Los jugadores tienen la tarea de levantar rápidamente seis «sombreros judíos» de las zonas residenciales y comerciales judías de la ciudad, para luego llevarlos a uno de los puntos de operaciones. El primero en hacerlo gana la partida.

us

Photo by Tel Aviv University.

Una de las leyendas del tablero dice: «¡Vete a Palestina!» (¡Auf nach Palästina!).

«‘¡Fuera judíos!’ es claramente el resultado de años de flagrante incitación y antisemitismo que prevalecieron en la sociedad alemana en la década de 1930, hasta el punto de que a alguien se le ocurrió que expulsar a los judíos era un tema adecuado para un juego infantil. Sin embargo, el juego se consideraba una excepción incluso en aquella época. La mayoría de los niños jugaban a juegos que les enseñaban la historia del partido nazi, cuándo se creó y cómo se había desarrollado, mientras que este juego enseña a los niños a deportar a los judíos», expresó el profesor Brunner, quien aclaró que los datos sobre la historia del juego son controvertidos, y algunos incluso contradictorios.

Lo que sí se sabe es que fue distribuido por un comerciante de alimentos llamado Rudolf Fabricius.

Por otro lado, la profesora Dina Porat, del Departamento de Historia Judía de la Universidad de Tel Aviv, afirmó: «En los años 30, los niños de las escuelas y centros preescolares alemanes que recibían su educación del partido nazi jugaban a muchos juegos que los animaban a identificarse con las instituciones del partido. El juego que se exhibe en la exposición debe verse en el contexto general de los materiales de estudio de las escuelas y centros preescolares nazis, como una edición especial de los Protocolos de los Sabios de Sión para niños, o el terrorífico libro infantil La seta venenosa».

 

»Durante la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto, los que habían recibido esa educación desde una edad temprana podían distinguirse claramente de las generaciones mayores educadas en una Alemania diferente», agregó Porat.

El profesor Brunner señaló que aunque el juego es claramente antisemita, e incluso utiliza el lema nazi «¡Judíos fuera!», no fue bien recibido por el establishment nazi.

Un artículo publicado el 29 de diciembre de 1938 en el semanario de las SS Das Schwarze Korps criticaba duramente el juego, asegurando que era irrespetuoso con la política alemana de limpiar el país de judíos, porque presentaba el trabajo duro sistemático como un juego de azar, mientras que en realidad la limpieza era un plan metódico y minuciosamente considerado.

ss

El equipo de la Biblioteca Wiener (de izquierda a derecha): Dra. Laure-Line Yehuda, Prof. José Brunner y Michal Fisher. (Photo: Universidad de Tel Aviv).

El juego tampoco fue bien recibido por el público alemán, y las ventas fueron evidentemente muy bajas. Aunque en términos económicos el juego fue un fracaso y probablemente no lo jugaron muchos niños, es una prueba de que donde reina el odio racial, habrá empresarios que intentarán sacar provecho de ello.

La Universidad de Tel Aviv recibió el juego en la década de 1970 junto con todo el archivo Wiener de Londres, que contenía decenas de miles de documentos del periodo nazi. El juego llamó inmediatamente la atención de los directores de la Biblioteca, y a lo largo de los años se fue mostrando de vez en cuando a los visitantes, en su mayoría investigadores académicos.

Por lo que se sabe, el juego que posee la Biblioteca Wiener es uno de los pocos originales que quedan en el mundo. La colección de la Biblioteca también incluye el semanario de las SS Das Schwarze Korps, donde se publicó la crítica del juego.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat