Inicio ANTISEMITISMO Gran Bretaña: Parlamentarios exigen respuestas por investigación fallida sobre educación palestina

Gran Bretaña: Parlamentarios exigen respuestas por investigación fallida sobre educación palestina

Por IG
0 Comentario

Itongadol/AJN.- Parlamentarios del Reino Unido han pedido respuestas al gobierno británico después de que se supo que un estudio financiado conjuntamente por el Reino Unido y la Unión Europea sobre la educación palestina fue mal manejado por el Instituto contratado para investigar denuncias de incitación a la violencia dentro del plan de estudios.

Los Amigos Laboristas de Israel han solicitado «una respuesta urgente y detallada», después de que se hicieran acusaciones el martes de que el estudio contiene errores básicos de traducción, ha adoptado una metodología que omite casos de antisemitismo y educación para el odio y, en algunos casos, ha revisado libros de texto israelíes en idioma árabe, en lugar de libros de la Autoridad Palestina.

El estudio fue encargado en abril de 2019, luego de un informe en ese momento de la ONG Instituto para Monitorear la Paz y la Tolerancia Cultural en la la Educación Escolar (IMPACT-se), con sede en Jerusalem, que revisó una selección de materiales educativos palestinos y descubrió que el plan de estudios que les enseñaba a los niños palestinos se estaba radicalizando cada vez más.

Dado que tanto el Reino Unido como la UE financian la educación palestina mediante pagos de ayuda a la Autoridad Palestina, el informe llevó a parlamentarios de ambas jurisdicciones a preguntarse si el dinero se está gastando de manera inteligente.

El Instituto Georg Eckert para la Investigación Internacional de Libros de Texto (GEI), con sede en Alemania, fue seleccionado para llevar a cabo la investigación, y se esperaba que los resultados se publicaran inicialmente en septiembre de 2019. Este mes de mayo, sin ningún informe a la vista, el Reino Unido anunció que un Informe Provisional se publicaría en junio y el informe completo se publicaría más adelante.

El 1° de julio, la UE anunció que el Informe Provisional no se publicaría. Sin embargo, IMPACT-se descubrió esta semana una presentación aparentemente sobre el informe, que parece revelar numerosos errores dentro del trabajo.

Los errores de traducción incluyen una conocida frase palestina para los lanzadores de piedras, «los hijos de las piedras», que se traduce erróneamente como «piedras de niños», sin ninguna indicación de lo que esto podría significar.

Más preocupantes son las dudas sobre la elección de la metodología: el instituto no solo no ha examinado el plan de estudios completo que se enseña, sino que en algunos casos parece haber utilizado libros de texto israelíes en lugar de libros palestinos, lo que da lugar a una imagen falsa del plan de estudios palestino.

En un ejemplo, se muestra a bomberos israelíes y palestinos entrenando uno al lado del otro. «Este ejemplo promueve la tolerancia hacia los individuos israelíes», dijeron los investigadores en su presentación. Sin embargo, según IMPACT-se: “No hay una representación positiva del otro israelí-judío ‘en un contexto cotidiano’ en el verdadero plan de estudios palestino».

«Si son precisas, las acusaciones de IMPACT-se socavan seriamente la credibilidad de la revisión del libro de texto y cuestionan su utilidad como medio para abordar el tema de la incitación a la violencia en el plan de estudios de la Autoridad Palestina», escribió el vicepresidente de LFI, John Spellar, en una carta dirigida a James Cleverly, ministro para Medio Oriente.

Tras la publicación de las denuncias, la UE ha tratado de distanciarse de la presentación y le dijo a The Jerusalem Post que el trabajo se refería a «un estudio independiente financiado por el Reino Unido sobre el tema». En su carta, Spellar también detalla que la UE ha declarado que «no ha utilizado el informe inicial financiado por el Reino Unido como base del estudio financiado por la UE».

Parlamentarios conservadores también han expresado su preocupación. Stephen Crabb, lord Pickles y lord Polak de los Amigos Conservadores de Israel le han escrito conjuntamente al ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, pidiéndole que confirme que no es la intención del gobierno británico utilizar el dinero de los contribuyentes para incitar a la violencia en las escuelas palestinas.

“Se prometió al Parlamento una evaluación honesta del material didáctico. Los niños palestinos que regresan para el nuevo año escolar merecen algo mejor. Es inaceptable que estos niños continúen usando libros de texto que promueven la violencia y el odio hacia Israel y los judíos, enseñados por maestros pagados por el Reino Unido. Los contribuyentes británicos tienen derecho a saber qué se está enseñando realmente».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat