Inicio ANTISEMITISMO Bélgica: Tras el ataque en Viena, Amberes proporcionará protección adicional a los judíos

Bélgica: Tras el ataque en Viena, Amberes proporcionará protección adicional a los judíos

Por IG
0 Comentario

Itongadol/AJN.- A raíz del ataque terrorista en Viena, el alcalde de Amberes, Bart De Wever, anunció el martes que la ciudad proporcionará protecciones adicionales a sus 20.000 residentes judíos, informó Algemeiner el miércoles.

La decisión de aumentar la protección se basa en informes de inteligencia de la policía belga, dijo Wever.

Michael Freilich, portavoz de la comunidad judía, les dijo a todos que estuvieran en «alerta total».

A excepción de los supermercados kosher, las únicas instituciones que están abiertas en este momento en la comunidad judía belga son algunas escuelas.

El gobierno belga tiene una agencia, OCAD, que monitorea el antisemitismo en el país. Según ella, el nivel de amenaza actual de la comunidad judía de Amberes es 3, lo que «indica una seria posibilidad de un ataque terrorista», según informó Algemeiner.

Según Freilich, tras el ataque de Viena, «el alcalde de Amberes inmediatamente hizo que se activaran medidas de seguridad adicionales, por lo que la comunidad judía está agradecida».

Simultáneamente, los rabinos de Europa coincidieron en que el atentado ocurrido en Viena fue un atentado contra todos los europeos y pidieron un mayor «control y transparencia» gubernamental para los musulmanes y otros lugares de culto.

El mensaje fue formalizado en un comunicado emitido por el rabino Pinchas Goldschmidt, quien es el presidente de la Conferencia de Rabinos Europeos, en respuesta al ataque mortal en Viena que fue reivindicado por el Estado Islámico.

Goldschmidt destacó la importancia de investigar los materiales que se promocionan en las mezquitas y otros lugares de culto, así como sus fuentes de financiación.

Europa debe saber «qué influencias extranjeras están promoviendo hechos tan terribles y cómo las redes sociales sirven como vehículo para esto», sostuvo el rabino.

También pidió que los líderes religiosos se capaciten y obtengan sus certificados a nivel nacional, en Europa, y declaren su adhesión a las leyes de las tierras donde operan.

“Estamos consternados y muy tristes por el ataque terrorista en Viena. Nuestros corazones y oraciones están con las víctimas y sus familias. Este cobarde acto de terror es un ataque contra todas las personas de Europa, nuestros valores y nuestra forma de vida. No debemos seguir tolerando este terror. Ya debemos luchar contra las causas de cualquier tipo de extremismo. El veneno mortal del odio y el extremismo en nombre de una religión o ideología debe combatirse con más determinación que nunca», transmitió Goldschmidt.

El jefe religioso señaló en su misiva que «la serie de ataques motivados por los islamistas en las últimas semanas también muestra que necesitamos una nueva política religiosa en Europa que también incluya el aspecto de seguridad y permita a los estados europeos eliminar el caldo de cultivo para este extremismo religioso tanto online como fuera de línea».

«Es importante saber qué se está predicando en las mezquitas y otros lugares de culto por aquí, quién los financia, qué influencias extranjeras están promoviendo hechos tan terribles y cómo las redes sociales sirven como vehículo para esto», reclamó.

Fue en este contexto que Goldschmidt sostuvo: “Aquí, necesitamos mucho más control y transparencia. Los líderes religiosos deben estar capacitados y certificados aquí en Europa. Deben mostrar su lealtad a las leyes que se aplican aquí. Deben comprometerse con la paz y la tolerancia y transmitir esto a sus comunidades para evitar el fanatismo religioso. La tarea ahora es permitir que Europa elimine el caldo de cultivo para este extremismo religioso”.

El grupo terrorista del Estado Islámico reivindicó el martes la responsabilidad del atentado de la noche anterior en Viena, que dejó cuatro muertos y 15 heridos. En una declaración emitida a través de un canal de telegramas vinculado a EI, el grupo terrorista dijo que «el soldado del Califato, Abu Dajana al-Albani» atacó «reuniones de cruzados» en el centro de Viena.

«Todas las alabanzas y favores a Dios», concluía la declaración.

El presunto autor, Kujtim Fejzulai, fue asesinado por la policía durante el incidente. Fejzulai era de etnia albanesa, lo que podría explicar su nombre de guerra en árabe, que literalmente significa «el albanés».

En un vídeo distribuido por el grupo terrorista, se puede ver a Fejzulai jurando lealtad al califa del EI, Abu Ibrahim al-Hashimi al-Qurashi, mientras sostiene una pistola y un largo cuchillo dentado.

Fejzulai, de 20 años de edad, con doble nacionalidad austríaca y macedonia, ya había sido condenado por terrorismo por intentar unirse al grupo del Estado Islámico de Siria. La policía registró 18 propiedades así como el apartamento del sospechoso, deteniendo a 14 personas relacionadas con el agresor que están siendo interrogadas, dijo el ministro del Interior de Austria Karl Nehammer.

«El hecho es que el terrorista logró engañar al programa de desradicalización del sistema judicial» para asegurar su liberación, dijo Nehammer, agregando que el sistema debe ser reevaluado.

También dijo que un intento de despojar a Fejzulai de su ciudadanía austriaca fracasó por falta de pruebas suficientes.

Algunas de las circunstancias del tiroteo de Viena recuerdan el caso de Usman Khan, que apuñaló a dos personas hasta la muerte en 2019 en el centro de Londres. Khan había sido condenado a 16 años de prisión después de ser declarado culpable por su papel en un complot para bombardear la Bolsa de Valores de Londres. Fue puesto en libertad en diciembre de 2018 después de cumplir la mitad de su condena, al igual que la mayoría de los presos en Gran Bretaña. Mientras estaba en prisión, Khan había comenzado a trabajar con un programa que busca rehabilitar a los criminales a través de cuentos y talleres.

Nikolaus Rast, el abogado de Fejzulai en el caso de 2019, dijo a la emisora pública ORF que su cliente parecía «completamente inofensivo» en ese momento. «Era un joven que buscaba su lugar en la sociedad, que al parecer fue a la mezquita equivocada, y terminó en los círculos equivocados», dijo Rast.

La familia de Fejzulai «no era radical», añadió Rast. «Todavía recuerdo que la familia no podía creer lo que había pasado con su hijo».

Las autoridades trabajaron hasta el martes para determinar si había otros atacantes, con unos 1.000 policías de guardia en la ciudad. Se instó a la gente de Viena a quedarse en casa si era posible el martes, y se pidió que los niños no asistan a la escuela.

A mediados de la tarde, los investigadores revisaron las abundantes pruebas de vídeo y no encontraron «ningún indicio de un segundo autor», dijo Nehammer. «Pero como la evaluación aún no ha concluido, no podemos decir de forma concluyente cuántos autores son responsables del crimen».

Por el momento, un elevado nivel de seguridad permanecerá en vigor en Viena, dijo. El país guardó un minuto de silencio el martes al mediodía, y el gobierno ordenó tres días de luto oficial, con banderas en los edificios públicos a media asta.

El tiroteo, que duró unos nueve minutos, comenzó poco después de las 8 p.m. del lunes cerca de la sinagoga principal de Viena, ya que mucha gente estaba disfrutando de una última noche de restaurantes y bares abiertos antes de un mes de cierre por coronavirus, que comenzó a medianoche.

El ataque provocó una rápida condena y garantías de apoyo por parte de los líderes de toda Europa, incluyendo al Presidente francés Emmanuel Macron, cuyo país ha sufrido tres ataques terroristas en las últimas semanas. El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, también condenó «otro vil acto de terrorismo en Europa». Gran Bretaña elevó su nivel de amenaza terrorista a grave, su segundo nivel más alto, tras el ataque en Austria y otros en Francia.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat