Inicio ANTISEMITISMO Bélgica: Nuevo gobierno preocupa a la comunidad judía

Bélgica: Nuevo gobierno preocupa a la comunidad judía

Por IG
0 Comentario

Itongadol/AJN.- El recientemente juramentado gobierno de centro izquierda de Bélgica ha sacudido a la comunidad judía debido a su postura pro palestina, su falta de énfasis en el antisemitismo y su nombramiento como ministro de Justicia de alguien que ha hablado públicamente en ese sentido.

El jueves, Alexander De Croo juró como primer ministro, reemplazando a Sophie Wilmes, quien había sido la jefa de un gobierno provisional durante los últimos 16 meses.

Wilmes, quien fue el primer jefe de gobierno judío belga, será la ministra de Relaciones Exteriores.

El nuevo ministro de Justicia será Vincent van Quickenborne, del Partido Abierto de Liberales y Demócratas Flamencos.

En febrero, cuando Van Quickenborne era alcalde de Kortrijk, posteó un tuit antisemita.

No era la primera vez que Van Quickenborne levantaba las cejas. En 2002, viajó a Gaza y se reunió con el fundador de Hamas, el jeque Ahmed Ismail Hassan Yassin.

«Estoy un poco ansioso porque he visto una serie de nombramientos que han sorprendido, y en algunos casos con razón», dijo Yohan Benizri, presidente de la Federación Belga de Organizaciones Judías y vicepresidente del Congreso Judío Europeo y del Congreso Judío Mundo.

En la plataforma no hubo «mención explícita de la lucha contra el antisemitismo», aunque existe el tema del carnaval de Aalst, dijo, citando el carnaval anual que ha ganado notoriedad por sus disfraces y carrozas antisemitas.

La libertad religiosa también está ausente, agregó.

Michael Freilich, miembro judío del Parlamento Federal de Bélgica por el opositor Partido Nueva Alianza Flamenca, también mencionó esta plataforma.

Las mayores amenazas para Europa y Bélgica provienen de China y Rusia, pero esos países no se nombran en la plataforma mientras que Israel sí, dijo.

La plataforma habla de posibles sanciones a Israel y menciona el potencial de aprobación unilateral de un Estado palestino, dijo Freilich. “Esos son puntos que muestran que los partidos de izquierda, que siempre han sido críticos con Israel, tienen la ventaja en este gobierno”, dijo.

Freilich dijo que le preocupaba que el nuevo gobierno pudiera eliminar la protección especial para las instituciones judías contra los ataques antisemitas. También existe la preocupación de que pueda apoyar la prohibición de la circuncisión, agregó.

El nuevo gobierno está formado por siete partidos que abarcan la división lingüística franco-holandesa, incluidos liberales, socialistas y verdes. Bélgica no ha tenido un gobierno de pleno derecho desde diciembre de 2018, cuando colapsó una coalición cuatripartita.

Bélgica está legitimando el activismo antiisraelí al financiar a organizaciones que intentan silenciar a los partidarios de Israel, dijo en agosto la vicedirectora general para Europa del Ministerio de Relaciones Exteriores, Anna Azari, reprendiendo al embajador de Bélgica en Israel, Jean-Luc Bodson.

Azari convocó a Bodson después de que el instituto de investigación NGO Monitor informara el mes pasado sobre los estándares del gobierno belga para brindar ayuda a los palestinos a través de un grupo de ONG compuesto por Oxfam Solidarity, Broederlijk Delen, una agencia de ayuda católica y Solidarité Socialiste, cuyos objetivos enumerados incluyen “mitigar la influencia de las voces pro Israel».

El embajador de Israel en Bélgica, Emmanuel Nahshon, se quejó oficialmente ante el Ministerio de Relaciones Exteriores de Bélgica poco después y se mostró en desacuerdo con el hecho que el objetivo fuera explícitamente antiisraelí, en lugar de pro palestino.

Nahshon recibió una respuesta la semana pasada: el ministerio “no interviene en la legitimidad de los objetivos de estas organizaciones” y valora la libertad de expresión.

El ministerio agregó que no necesariamente comparte los objetivos de las organizaciones que financia y que se opone al “racismo, el antisemitismo y la discriminación”.

«Con esta financiación, el gobierno de Bélgica está dañando el discurso de entendimiento y reconciliación entre Israel y los palestinos y está alejando la posibilidad de una solución pacífica entre las dos naciones», agregó una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel.

Una fuente diplomática israelí calificó la respuesta de «hipócrita y evasiva».

Otra fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que «los belgas nunca financiarían una organización que apoye a los supremacistas blancos o los separatistas catalanes bajo el pretexto de la libertad de expresión».

El presidente de NGO Monitor, Gerald Steinberg, dijo que “los funcionarios de gobierno no pueden esconderse detrás de lemas como ‘independencia de las ONG’ cuando las organizaciones que seleccionan para financiar promueven el odio y la demonización».

«Esta gestión diplomática», agregó Steinberg, usando el término oficial para una reprimenda, «refleja la creciente ira israelí por el apoyo de Europa a la guerra fría de las ONG contra Israel».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat