Inicio NOTICIAS Opinión. La guerra psicológica de Hamás: Tortura a las familias de sus rehenes

Opinión. La guerra psicológica de Hamás: Tortura a las familias de sus rehenes

Por
0 Comentario

Itongadol/AJN.- El método de la organización Hamás para martirizar a las familias de los soldados que secuestra o cuyos cuerpos retiene no es nuevo. Comenzó a utilizarlo en sus primeros años de existencia. En Hamás continúan generando manipulaciones psicológicas, ahora también en el caso de los dos soldados israelíes caídos durante el Operativo Margen Protector, Oron Shaul y Hadar Goldin e incluso publicaron una supuesta “carta” de Oron, para burlarse de su familia, que volvió a exigir al primer ministro que haga lo que sea para recuperar al soldado.

Después que los soldados Avi Sasportas e Ilan Saadon fueran secuestrados y asesinados en 1989, el líder de Hamás – que estaba preso en Israel – se negó a revelar dónde estaban enterrados. Continuó en su negativa incluso cuando la familia de Saadon se lo pidió en forma personal y directa y le rogaron que les diera alguna información, aunque fuera mínima. El cuerpo de Saadon fue encontrado sólo siete años después, al término de un complejo operativo de búsqueda.

Hamas ha perfeccionado sus métodos de guerra psicológica después del secuestro de Guilad Shalit. Un año después de su captura, Hamás difundió un mensaje de audio en la que se escuchaba a Shalit obligado a decir que su estado de salud se estaba deteriorando y que necesitaba un tratamiento en un hospital, una declaración que sus captores lo forzaron a hacer para presionar al gobierno de Israel. Durante el Operativo Plomo Fundido, Hamás difundió rumores falsos de que Shalit había resultado herido en un bombardeo de la Fuerza Aérea Israelí sobre la Franja de Gaza.

Durante los años siguientes, el ala militar de Hamás exigió la liberación de presos palestinos en Israel a cambio de información sobre Shalit. Parecía que habían decidido imitar el sistema de la organización Hezbollah, que guardó en forma hermética la información sobre los rehenes israelíes que estaban en sus manos, incluyendo si estaban vivos o muertos. Finalmente Israel aceptó la exigencia, y – a cambio de un video en el que por primera vez se veía y escuchaba a Shalit en cautiverio – Israel liberó 19 presas palestinas.

Sin embargo, incluso después de esa señal de vida de Guilad Shalit, Hamás continuó la guerra psicológica. En 2010 un periódico de Gaza afiliado a la organización publicó una "entrevista especial" con Shalit, en la que elogiaba calurosamente a sus secuestradores. Sólo al final de la entrevista, el autor admitía que se trataba de una invención.

Cuando las negociaciones para la liberación de Shalit llegaron a un callejón sin salida, la organización comenzó a difundir videos, fotos y hasta dibujos animados, para presionar a la familia y a la sociedad israelí. Un video mostraba a Shalit anciano y aún en cautiverio en Gaza. En otra ocasión, publicaron un video editado en el que se veía la imagen de Guilad Shalit entre dos enmascarados que empuñaban armas y finalmente se escuchaba un disparo.

El sistema continúa: Falsifican carta de un soldado caído en combate

Después del Operativo Margen Protector, incluso después que para Israel está claro que el soldado Oron Shaul no sobrevivió la explosión del tanque donde también todos sus compañeros murieron, Hamás asegura que tiene en sus manos soldados israelíes vivos. La organización exige, a cambio de cualquier información, la liberación de terroristas palestinos que habían sido liberados en el acuerdo de intercambio por Guilad Shalit y fueron nuevamente apresados. El propio líder de Hamás, Khaled Mashaal, hizo declaraciones públicas en este sentido y esta postura de Hamás sigue vigente en la actualidad.

Hace dos semanas, Hamás difundió a través de uno de sus sitios web una "carta" supuestamente escrita por Oron Shaul, en la que pide a su familia que “actúen” para lograr su  liberación. La publicación de la carta recibió amplia cobertura de los medios en Gaza, pero en  Israel los medios de comunicación prefirieron ignorar este elemento de guerra psicológica, entendiendo que esta bajeza es tan inútil como dañina para las familias de Oron Shaul y Hadar Goldin.

Durante los últimos meses, en Hamás intentaron reflotar el tema de los cuerpos de los soldados que retiene mediante la representación de una cárcel –colocada en una de las calles principales de Gaza– en la que se podía ver las fotografías de Shaul y Goldin tras las rejas. Seguramente en Hamás continuarán también en el futuro con sus intentos de generar falsas esperanzas en las familias, esperando que así se vuelva a encender el debate en Israel y aumente la presión al gobierno para que acepte la liberación de presos palestinos y otras condiciones de Hamás.

Simja Goldin, padre del teniente Hadar Goldin, declaró: "Nosotros, y la familia de Oron Shaul, esperamos desde hace un año y medio el regreso de nuestros hijos a casa, y Hamas crea manipulaciones psicológicas para quebrar nuestro espíritu".
 
Goldin aseguró que llegó el momento de que Israel no ceda a los patrones de conducta del pasado y se mantenga firme frente a Hamás. “Es tiempo de que sea Israel quien defina el precio que Hamás debe pagar por el secuestro de sus soldados. El Estado de Israel no debe hacer ningún gesto humanitario o de otro tipo hacia los habitantes de Gaza, hasta que Hadar y Oron regresen a casa”, advirtió.

Los cuerpos de Shaul y Goldin se encuentran en poder de Hamás desde el Operativo Margen Protector,  en el verano de 2014. Durante la operación, el Rabinato de las Fuerzas de Defensa de Israel decretó que ambos son soldados caídos cuyo lugar de sepultura se desconoce.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat