Inicio NOTICIAS Hacer Negocios personales con la tarea comunitaria institucional. Por Sergio Brukman*

Hacer Negocios personales con la tarea comunitaria institucional. Por Sergio Brukman*

Por
0 Comentario

Itongadol.- Hace pocos días Abraham Kaul informó por este medio y a través de medios publicitarios comerciales que el Padre Pepe Di Paola y el Rabino Alejandro Avruj estarán acompañando la misión del Papa Francisco en su viaje por Medio Oriente.

Según sus propias palabras “vio una luz y una excelente oportunidad de apoyar el trabajo y la misión que tiene en la tierra Francisco” (sic).
 
Desde Fundación Judaica estamos muy sorprendidos de que el Sr. Kaúl, que ha sido dirigente comunitario, ex presidente de la AMIA y empresario en el rubro de viajes, esté generando lo que, a todas luces, es un emprendimiento comercial privado alrededor de referentes comunitarios.
 
No sólo esto, sino que además involucra proyectos sociales que son de instituciones y no de personas. Tanto en lo que se refiere a la Iglesia, que se prestigia con la labor admirable de curas que viven en las villas, como  a rabinos que los visitan y que no lo hacen a título personal sino en su función social y religiosa en nombre y con el apoyo de las instituciones de la comunidad judía en las que desempeñan su labor. Utilizar el trabajo social para promocionar un viaje y hacer negocios falta tanto a la ética como a la estética. También utilizar la buena fe de los religiosos y de quienes se anotan sin saber que con ellos se hace marketing comercial sin renunciar a las ganancias ni hacer alguna donación caritativa, mientras se facturan servicios del orden de los $50.000 por pasajero.
 
Todos los viajes de este tenor que fueron realizados anteriormente por instituciones, hoy lo hace una empresa, TAIAR, propiedad del Sr. Kaul, quien fuera presidente de la AMIA y hoy entiendo es un hombre de negocios, no involucrado en la dirigencia comunitaria. Muestra de diálogo auténtico, fue la realización del viaje interreligioso donde participaron, por iniciativa propia, dirigentes de cada una de las religiones, anticipándose al viaje del Papa Francisco, dando ejemplo de una verdadera actividad interreligiosa sin ningún tipo de interés económico personal encubierto.
 
Otro punto llamativo de las expresiones del ex presidente de la AMIA en sus comentarios es que “la característica de este viaje es que ahora es el tiempo de la gente. Basta de dirigentes…”(sic). Sorprendente. Y lamentable.
Sorprendente en principio por ser expresiones de un ex presidente de AMIA y lamentable porque estas expresiones, simplemente, demuestran que desde su lugar nunca transmitió ni respetó la voluntad de quienes, desde su posición, representaba como dirigente voluntario.
 
Nos sentimos muy orgullosos de ser pioneros en el trabajo interreligioso desde hace décadas cuando no estaba tan bien visto en nuestra comunidad ni respondía a intereses  propagandísticos coyunturales, con ejemplos claros como el Gran Rabino Shlesinger (ZL) y rabino Shimon Moguilevsky del templo de Libertad, Hans Harf (ZL) de NCI-Emanu El, León Klenicki (ZL) ,Roberto Graetz de la congregación Emanu El, Reuben Nisenbom de Mishkan, el rabino Hirsh (Lamroth Hakol), los rabinos Mario Rojzman y Daniel Goldman de Bet El y la figura revolucionaria de Marshal Meyer, fundador del Movimiento Conservador y del Seminario Rabínico Latinoamericano.
 
Y especialmente nos sentimos muy orgullosos como comunidad ya que nuestra Red Judaica continúa trabajando concretamente con la misión compartida del Papa Francisco sosteniendo  el comedor, el ropero, la farmacia y la óptica que día a día alimenta, brinda contención, apoyo y respuesta a cientos de familias necesitadas. Esta tarea, en estrecha colaboración con Cáritas y distintas ONGs extracomunitarias y no confesionales, no es más que otro eslabón en la cadena de acciones que desde el diálogo interreligioso realizamos todos los días. Sin propaganda, porque lo consideramos como parte de nuestra tarea que es construir comunidad.
 
Creemos que el señor Abraham Kaul debería aclarar a la comunidad, e inclusive al Papa Francisco si realmente la organización de este evento es para apoyar su misión en la tierra o simplemente “vio la luz y una excelente oportunidad” pero para un emprendimiento comercial que nada tiene que ver con el marco del trabajo comunitario interreligioso, involucrando y usufructuando proyectos comunitarios que no tienen ninguna vinculación con él ni son propiedad actual de quienes lo acompañan en este emprendimiento personal.
 
*Presidente de Fundación Judaica
 
 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat