Inicio NOTICIAS Opinión/Rabino Levin. Mensaje de Iom Kipur

Opinión/Rabino Levin. Mensaje de Iom Kipur

Por
0 Comentario

 Itongadol.- Cuando estamos cerca de un día tan sagrado para el pueblo judío, Iom Hakipurim, tenemos que saber que el creador del mundo dio a todo el pueblo de Israel el privilegio de poder borrar todas las cuentas que tenemos equivocadas. 

Hay muchas veces en las que una persona no razonó en el momento en el que tuvo que hacer algo. Son impulsos, momentos de aprieto, que a veces hace que la gente cometa hechos equivocados. Cuando uno hace esto es como ir con un coche en contra mano. A veces uno tiene que hacerlo porque está muy apurado, o le quieren robar, o porque tiene una causa muy importante. Pero corre un peligro, puede matar a alguien o lo pueden matar a él. Esto nos pasa muchas veces y, cuando lo hacemos, podemos causar muchos daños a la humanidad y a nosotros mismo. 
Por eso el creador nos dio este día, donde Hakipurim es perdonar. Dios nos perdona cuando nos arrepentimos por lo que hicimos. Cuando uno seriamente llega a la conclusión de que se equivocó y pide perdón de todo corazón, Dios lo perdona. Este es el día de reflexión, en el que vemos cuántas equivocaciones tuvimos durante el año. 
A veces contestamos como no tenemos que contestar, ofendemos a alguien; muchas veces el ímpetu del ser humano lo hace caer en muchas trampas. Pero llega el momento de reconocer estas equivocaciones. El creador nos dio una Torá y mitzvot para que nos iluminen el camino que tenemos que tomar. 
La Torá significa Torá Or, es una luz. Nos ilumina el camino de cómo tenemos que actuar. Sabemos que tenemos que querer al prójimo como a uno mismo, este es el fundamento de la Torá. Entonces, cuando una persona quiere al prójimo como a sí mismo, se da cuenta de muchas cosas que no tiene que hacer. No tiene que hacer daño a nadie, ni a sí mismo. La Torá y la mitvzot que nos dio el creador es para que no hagamos daño a nadie, que sepamos vivir como tenemos que vivir, comer lo que tenemos que comer, actuar como hay que actuar. Todo esto es la Torá, una sola cosa: saber cómo vivir en este mundo con toda la humanidad, saber cómo estar y crecer con ella. 
Cuando una persona es egoísta y busca su bien, no el de los demás, es ahí donde puede caer y lo hace. Allí tenemos que reflexionar hasta donde llega lo que hicimos, por qué cometimos tantos errores. Cuando uno tiene una fábrica y ésta está quebrada, uno debe hacer un balance para ver qué ocurrió. 
Si hoy estamos educando a una nueva generación y ésta no nos lleva al camino correcto, nos lleva a una asimilación, entonces tenemos que saber por qué ocurrió. El negocio no fue bueno, lo que hicimos no estaba bien organizado. El pueblo judío tiene una existencia de más de 3.000 años y debemos seguir adelante con esta trayectoria. Y si ésta no funciona en los últimos 100 años, entonces debemos saber cuál es el defecto, dónde nos equivocamos. Cuando veamos esto vamos a darnos mucha cuenta de las equivocaciones que hicimos. 
Para eso está el Día de Iom Kipur. Es un día que vamos al templo, rezamos y reflexionamos. Nos preguntamos porqué nos equivocamos, porqué los resultados no son como tienen que ser, porqué se nos está yendo de las manos gran parte de la comunidad, porqué en las escuelas hay un porcentaje tan bajo de chicos de familias judías. Debemos reflexionar sobre la causa y, cuando la veamos, vamos a saber que el problema más serio es que abandonamos el camino que nos indicó el creador del mundo. Si vamos a ir por este camino, vamos a seguir con la cadena de 3.000 años y con esta fuerza del pueblo de Israel, que tiene tanta historia. Continuaremos con esta labor, con este pueblo, con estas cualidades que tenemos nosotros y que debemos tener. Dios nos perdonará en este día y nos inscribirá a todos nosotros en el libro de la vida y la salud. 
 
 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat