Inicio NOTICIAS La Justicia holandesa decide el futuro de algunas cartas de Ana Frank

La Justicia holandesa decide el futuro de algunas cartas de Ana Frank

Por
0 Comentario

Itongadol/AJN.- Un tribunal holandés podrá decidir esta semana si algunas de las cartas de Ana Frank, la joven judía que dejó constancia en su diario de las experiencias vividas mientras se ocultaba con su familia de los nazis y quien se convirtió en un símbolo del Holocausto, deben permanecer en Amsterdam o ser enviadas a Suiza. 
Las cartas -junto con cerca de 10.000 fotografías y otros documentos, pero no el famoso diario- están en el centro de una larga disputa entre la Casa de Ana Frank, el museo de Amsterdam dedicado a su memoria, y Anne Frank Fonds, creada por su padre Otto.
La cuestión es que ese material de archivo se debe mantener y lo mejor sería en el museo dedicado a su memoria o como parte de un contexto histórico más amplio, por ejemplo, el Museo Judío de Frankfurt, consignó el diario The Jerusalem Post, en su sitio web.
"Tenemos un pequeño museo, de modo que no podemos ver todo a la vez, pero es importante para nosotros porque nos da la oportunidad de agregar más información a la historia", dijo Teresien da Silva, directora de colecciones de la Casa de Ana Frank en Amsterdam.
Una portavoz del tribunal de Ámsterdam informó que un juicio está programado para el miércoles, aunque la decisión ya ha sido pospuesta varias veces.
La familia Frank es originaria de Alemania aunque se trasladó a Amsterdam antes de la Segunda Guerra Mundial. Cuando Alemania invadió los Países Bajos se ocultaron en un sitio secreto detrás de la casa del canal de Prinsengracht, donde el padre de Ana tenía su oficina.
Durante dos años, Ana, su hermana Margot, la madre Edith, el padre Otto y otros cuatro judíos vivieron en el lugar cuya entrada estaba oculta detrás de una estantería deslizante.
Fueron atendidos por empleados de confianza de Otto, pero finalmente fueron traicionados y enviados a campos de concentración.
Sólo Otto sobrevivió. Al regresar a Amsterdam, se le dio el diario de Ana, que publicó, llegando a millones de jóvenes lectores de todo el mundo. Hoy, la Casa de Ana Frank es una de las principales atracciones turísticas de Ámsterdam.
Cientos de personas hacen fila para ver donde se escondió Ana y su familia durante el Holocausto, y el museo atrae a más de un millón de visitantes al año, generando ingresos anuales de casi 14 millones de euros, que son destinados al mantenimiento de la casa, exposiciones itinerantes y proyectos educativos.
El museo de Amsterdam guarda archivos, fotografías, cartas y documentos de la familia Frank y de la familia de Elias Frank, primo de Ana.
La Fundación Ana Frank de Amsterdam se resiste a entregar los archivos reclamados por el fondo del mismo nombre en Basilea, que reclama documentación relacionada con la niña judía para trasladarla a un nuevo centro en Frankfurt.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat