Inicio NOTICIAS El Mensaje de Claudio Menaker a los jóvenes madrijim en ocasión de la visita de Gilad Shalit a la Argentina

El Mensaje de Claudio Menaker a los jóvenes madrijim en ocasión de la visita de Gilad Shalit a la Argentina

Por
0 Comentario

 Itongadol.- El pasado 1º de junio Gilad Shalit fue el centro de una actividad dedicada a los jóvenes de la comunidad judía de la Argentina. Más de 1.500 miembros de los movimientos agrupados en el Consejo Juvenil Sionista Argentino, las entidades sociodeportivas nucleadas en FACCMA y las instituciones sinagogales masortí, en su mayoría madrijim (lideres), las cuales están nucleadas por NOAM, se congregaron en la sede de CISSAB para festejar la vida y la liberación del soldado israelí, quien visitó la comunidad judía argentina de la mano del Campaña Unida Judeo Argentina. 

Durante esa actividad, Claudio Manaker, representante de la Agencia Judía para Israel, se dirigió a los jóvenes y destacó, por un lado, el sentido que el Estado de Israel tiene para cada uno de sus ciudadanos. Por el otro detalló el profundo significado de ser Madrij:
“El libre albedrío, la facultad de elegir libremente qué hacer y qué no hacer, Jeirut – la libertad, es uno de los valores particulares en los que se basa nuestra identidad judía. De alguna forma somos todos judíos por elección, elegimos serlo en nuestras acciones, en nuestra forma de interactuar con dios, la naturaleza y los hombres. Sobre el eje de la libertad giran nuestras festividades, nuestra historia, nuestro presente y futuro.
En junio del 2006 Gilad perdió su libertad. Fue secuestrado por terroristas mientras cuidaba la frontera de Israel con Gaza. Israel ya había realizado la traumática retirada del enclave y, desgraciadamente, nuestros vecinos vieron en esta valiente apuesta a la paz de Ariel Sharon un signo de debilidad. Por un túnel el tanque en que servía Gilad fue atacado, sus compañeros Pavel y Janan asesinados, y él secuestrado.
Secuestrado y no capturado. Las guerras de los humanos no son tan humanas; son crueles pero están reglamentadas. La misión de Gilad ese día era totalmente defensiva. Prisioneros de guerra capturados gozan de derechos regulados por la ley internacional. Los terroristas y prisioneros de guerra capturados por Israel en su gran mayoría disfrutan de estos derechos. Son tratados humanitariamente gozan del privilegio de una representación legal, visitas de familia e incluso oportunidades educacionales mientras están en prisión.
En contra de todo derecho, a nadie le fue permitido tener contacto con Gilad, ni siquiera la Cruz Roja.
Después de 5 años y cuatro meses en cautiverio Gilad fue redimido, liberado.
Estamos aquí para festejar su libertad. Tenemos la suerte aunque sea por unos minutos y tal vez de lejos, verlo, escucharlo, estar junto a él. Estamos aquí porque Gilad es nuestro hermano, uno de nosotros.
Los judíos somos solidarios los unos con los otros, y porque somos solidarios entre nosotros lo podemos ser con la humanidad toda.
La lucha por la liberación de Gilad se realizo en diferentes frentes. Pero sin lugar a dudas este concierto a veces no tan armonioso de voluntades dispersas por todo el globo fue dirigido por sus padres Aviva y Noam Shalit. Ellos en forma perseverante y categórica lideraron la contienda.
El gobierno de Israel conformo un equipo de negociación especial, que recibió un total apoyo para su acción. La sociedad israelí respondió también al llamado. Familiares ciudadanos, laicos y religiosos, estudiantes y artistas, sefaradim y ashkenazim, de izquierda y de derecha aunaron esfuerzos en pos de su liberación.
El mundo judío todo se alistó como un solo soldado en esta batalla. La comunidad judía Argentina también se movilizo constantemente. Mediante tefilot (oraciones) se rogó por su geula, redención, [solicitud que] estuvo presente en actos comunitarios y los jóvenes realizaron distintas actividades en pos de su liberación. Descuento que algunos de ustedes y vuestros movimientos, clubes o templos fueron también protagonistas de de esta gesta histórica.
Estamos aquí porque estamos orgullosos de ser judíos identificados e identificables con el Estado de Israel.
Las estadísticas en los casos de intercambios de prisioneros muestran una relación de uno contra miles cuando se fija el precio por la liberación de nuestros hermanos. Los judíos y el Estado de Israel valoramos la vida y dignificamos la memoria de nuestros caídos. La vida, leemos en el Talmud, es el regalo más preciado que tenemos y debemos cuidarla, tanto la nuestra, como la de nuestro semejante.
Muchos de ustedes son o serán madrijim en el futuro, algunos otros lo fuimos. Cuando sos madrij no solo venís: Traes.
Janan Nudel, un madrij de los madrijim, escribió una vez: ‘Pertenecer a la comunidad judía también tiene algo de maravilloso y algo de siniestro’. Lo siniestro consiste en la sensación de que uno es parte imprescindible para la continuidad y lo maravilloso consiste en la sensación de que uno es parte imprescindible para la continuidad. Sobre las jóvenes y robustas espaldas del madrij reposa la pesada responsabilidad de que cada janij se sienta imprescindible para nuestro Emshej, nuestra continuidad.
Es maravilloso ser Madrij, [es] un Zjut, un privilegio. Es hermosa la sensación de ser responsable del traspaso del legado milenario de nuestro pueblo de generación en generación, el ser madrij te eleva espiritualmente, te privilegia, te hace diferente desde lo mejor.
Pero también es un poco siniestro, cruel, pues a diferencia de la mayoría de los privilegios esta nobleza no otorga derechos si no exige obligaciones. Sos madrij con el ejemplo, sos madrij no solo con lo que decís sino sustancialmente con lo que haces. Sos madrij 24 hs.: antes, durante y también después de la Peula (actividad).
Estamos aquí porque aceptamos confrontar el desafío de fortalecer la identidad judía resignificando nuestros valores y ahondando la identificación con el estado de Israel para hacer de este mundo un mundo mejor. Desde la particularidad judía, Educando y Militando somos protagonistas de nuestra propia historia y somos socios de la importante misión de asegurar el futuro de nuestro pueblo y nuestro estado, que son un uno, la misma cosa.
No importa si viniste, te trajeron o si trajiste. Lo importante es que la sigas.
A Gilad lo trajo Campaña Unida Judeo Argentina, a la que le agradecemos profundamente esta oportunidad de ser parte del final feliz de esta historia.
Pero  en realidad lo más importante es que Gilad vino por que quiso, decidió venir, por voluntad propia, la de un hombre libre, él eligió hoy estar con nosotros”.   FOTO: Gilad junto a los jóvenes de Cissab a punto de comenzar un amistoso
 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat