Inicio NOTICIAS Opinión. La peligrosa demagogia de Netanyahu sobre Irán

Opinión. La peligrosa demagogia de Netanyahu sobre Irán

Por
0 Comentario

 Editorial de Haaretz. Se sospecha que la decisión de una operación militar israelí contra los objetivos nucleares iraníes fue hecha por un pequeño grupo de ministros cuyo número ha cambiado a través del mandato del gobierno – siete, ocho, nueve y ahora ocho de vuelta. La decisión requiere la aprobación del Comité Ministerial sobre Asuntos de Seguridad y tal vez el consenso de todo el gobierno, todo según la interpretación de la cláusula de la Ley Básica del Gobierno, la cual se ocupa de las declaraciones de guerra.

Los productores de la operación, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el ministro de defensa, Ehud Barak, no han podido aprobar la primera mayoría a favor de su posición entre los ocho altos ministros, el octeto. Tal vez es porque los profesionales del establecimiento de defensa objetan sus reclamos. Sin poder avanzar en su campaña frontal, Netanyahu y Barak han pasado a flanquear al octeto. En vez de un pequeño número de ocho, han ido a un número más grande de siete – siete millones de ciudadanos israelíes (incluyendo más de un millón de árabes), sobre los que caen dos peligros: las armas nucleares iraníes y la guerra que resulte de una operación contra esos dispositivos, con un público incierto que no podrá decidir qué peligro es más serio.
En su campaña para alistar al público, a través de los medios, Netanyahu y Barak están intentando generar una ola de simpatía por su posición, para que puedan llevar a los ministros dudosos a su lado y reclamar, en respuesta a las críticas en su país y en el exterior, que la línea Barak-Netanyahu refleja la voluntad del pueblo.
El objetivo podría ser democrático pero el método es demagogo. No hay una diferencia real de opinión entre el público y sus líderes cuando se trata de la determinación de no vivir en la sombra de las armas nucleares iraníes mientras el régimen iraní siga siendo extremista y busque abiertamente la destrucción del Estado Judío. La pregunta no es “consentimiento o guerra”, sino si se han agotado todos los medios, dejando ninguna otra opción más que un ataque pronto, en vísperas de las elecciones presidenciales de Estados Unidos.
Esto y solo esto es el eje del debate ahora. La información que están dando a conocer Barak y Netanyahu, tanto ellos mismos como a través de aliados transparentes, está confundiendo el asunto. Irán no obtendrá armas nucleares el año que viene, y mientras que tomar acciones contra esto podría ser imperativo en el futuro, no es una necesidad urgente. Netanyahu ha hablado por años sobre 1938 pero ha estado equivocado: todavía no ha llegado 1939.
Las armas nucleares iraníes son peligrosas para Israel. La demagogia es igual de peligrosa.
 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat