Inicio NOTICIAS Testimonios de guardias de seguridad que evitaron una masacre

Testimonios de guardias de seguridad que evitaron una masacre

Por
0 Comentario

Aviv Krief, uno de los guardias de seguridad del local nocturno Haoman 17 de Tel Aviv herido en el atentado de la madrugada de hoy, lunes, declaró al sitio de noticias israelí Ynet no tener dudas de que el terrorista palestino “quería llegar hasta los chicos” que festejaban allí el final del verano.
“Me da miedo pensar qué habría pasado si lo lograba” porque “había miles de chicos allí” y “fue un milagro que no resultaran heridos”, agregó quien sufrió varias fracturas tras ser atropellado por el taxi que el atacante había robado minutos antes.
Ocho personas fueron hospitalizadas cuando un residente palestino de Nablus, de 20 años, arremetió contra la gente que estaba fuera del club, antes de proceder a apuñalar a guardias de seguridad y policías fronterizos que estaban en un retén cercano.
El terrorista resultó levemente herido y fue llevado al Centro Médico Wolfson, bajo estrictas medidas de seguridad.
Durante el interrogatorio policial admitió que había planeado el ataque durante meses y había comprado un cuchillo específicamente con ese propósito.
“Estaba en el retén y de repente salió de la nada con el taxi, conduciendo hacia nosotros a 100 kilómetros por hora”, recordó Krief.
“Golpeó a un policía y después a mí, y luego se detuvo”, prosiguió.
“No pensé que era un ataque terrorista, sino un accidente (o) un niño a quien no le permitimos (entrar) haciendo algo estúpido”, admitió el guardia.
“Había gritos procedentes de todas partes”, continuó.
“Lo siguiente que recuerdo es al terrorista acostado a mi lado (en el hospital), y me estoy imaginando qué haría con él si pudiese”, añadió Krief.
“Sabía que allí había un club, no fue una coincidencia”, concluyó
Otro guardia de seguridad, que no quiso identificarse, relató: “Estábamos cuidando la fiesta cuando oímos un ruido fuerte a unos 100 metros de la entrada del club (y) corrimos al lugar del accidente, donde vi a un policía tendido en la calle sobre un charco de sangre”.
“Entonces vi al terrorista con un gran cuchillo, (que) no paraba de dar puñaladas, preso de la locura”, describió.
“De inmediato me arrojé sobre él y traté de sacarle el cuchillo de la mano; le pegué duro para aturdirlo, pero se las arregló para apuñalarme”, contó.
“Tenía ojos de asesino y nos tomó unos minutos reducirlo”, así que “si hubiese llegado” hasta los adolescentes, el atentado “podría haber terminado en un baño de sangre”.
Por su parte, “A”, un guardia de un club cercano que también se abalanzó sobre el agresor para quitarle el cuchillo y resultó apuñalado, aseguró que los policías fronterizos jugaron un papel significativo en la prevención de una masacre.
“Fueron héroes; el terrorista era una persona normal, pero muy fuerte, que luchaba como un león y gritaba ‘Allahu Akbar’”, el tradicional grito de los fundamentalistas islámicos, que en árabe significa “D’s es grande”.
Finalmente, el supervisor Lior Hen, quien presenció el ataque terrorista y participó de la detención del agresor, explicó que la Guardia de Fronteras fue instruida por la policía para aumentar la seguridad en torno a los clubes nocturnos durante las vacaciones de verano.
“Nuestra formación nos prepara exactamente para este tipo de incidentes y gracias a nuestras sesiones de entrenamiento hemos sabido actuar con rapidez para evitar más heridos”, concluyó.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat