Inicio NOTICIAS El mundo judío se prepara para el ayuno de Tishá Beav, el día más triste del calendario

El mundo judío se prepara para el ayuno de Tishá Beav, el día más triste del calendario

Por
0 Comentario

El largo verano hasta Rosh Hashaná es marcado por el Nueve de Av (Tishá BeAv, que cae en julio o a comienzos de agosto), es el aniversario de la destrucción del Primer y Segundo Templo. En ese día se cumplen muchas de las costumbres de duelo y de las medidas de autoaflicción de Yom Kipur, incluyendo un ayuno de día completo.Tishá Beav es la jornada más triste del calendario judío, debido a las desgracias y calamidades que coincidentemente ocurrieron el noveno día del mes de av a lo largo de su milenaria historia.
De acuerdo a los horarios de la ciudad de Buenos Aires, este año el ayuno comenzará el lunes 8 de agosto, a las 18.18 hs., y culminará el martes 9, a las 18.52.
La Mishná, en el tratado Taanit (ayuno), capítulo 4, mishná 6, relata que cinco tragedias para el Am Israel (Pueblo de Israel) ocurrieron en Tishá Beav:
1- Moisés mandó 12 exploradores para que espíen Éretz Israel (Tierra de Israel) y le informen por dónde comenzar la conquista. Al retornar, después de cuarenta días, 10 de ellos le dieron un falso reporte sobre la tierra y sus habitantes, que el pueblo aceptó a causa de su falta de fe, llorando desalentado. Por esta razón, D’s decretó que los adultos de aquella generación no entrarían a la Tierra de Israel y deambularían por el desierto durante cuarenta años, muriendo en él. Éste fue el primer evento triste ocurrido un 9 de av (del año 1313 aEC).
2- Los babilonios arrasaron el Primer Templo de Jerusalem y toda Judea, liderados por Nabucodonosor, en el 586 aEC, condenado a la población al exilio en Babilonia.
3- El Segundo Templo de Jerusalem fue destruido por el imperio romano, liderado por el general Tito, en el año 70. Unos dos millones de judíos murieron y otro millón fue exiliado, dando inicio a la diáspora que perduró por casi 2.000 años. Según el Talmud, la destrucción del Segundo Templo comenzó el 9 y terminó el 10 de av, cuando las llamas acabaron de arrasarlo.
4- El imperio romano, liderado por Adriano, conquistó la gran ciudad de Betar, derrotando la revuelta encabezada por Shimón Bar Kojba, quien al igual que rabí Akiva y miles de sus seguidores y otros habitantes de Éretz Israel fueron asesinados, en el año 120.
5- El general romano Turnus Rufus, siguiendo órdenes del emperador Adriano, construyó la ciudad de Ælia Capitolina sobre las ruinas de Jerusalem, prohibiendo el acceso de los judíos a la misma, en el año 131.
En recuerdo y conmemoración de estas tragedias y calamidades, los jajamim (sabios de la época talmúdica) establecieron que el 9 de av es un día de ayuno.
Con posterioridad al cierre de la Mishná se produjeron otras calamidades y tragedias el 9 de av, entre ellas las siguientes:
• Urbano II declaró las primeras Cruzadas, en 1095.
• Quema del Talmud en Francia, en 1242.
• En 1290, firma del edicto de Eduardo I, expulsando a los judíos de Inglaterra.
• El decreto de la Alhambra expulsó a los judíos de España, el 3 de agosto de 1492.
• Se inició la Primera Guerra Mundial, en 1914.
• Inicio de las deportaciones del Gueto de Varsovia e inauguración del campo de exterminio de Treblinka, ambos en 1942.
El rabino Iehuda Levi, en un trabajo publicado en Judaísmo Hoy.com, afirma que “para mantener frescos en nuestra memoria todos estos tristes episodios, en función de meditar sobre ellos para saber qué debemos cambiar y reparar para que no se vuelvan a repetir, debemos practicar algunas costumbres de duelo en este triste día, con la firme esperanza de que con Su infinita misericordia, D’s lo convierta pronto en un día de alegría y regocijo para todos nosotros”.
En Tishá Beav, además de no ingerir alimentos y bebida, la Halajá (Ley Judía) establece, entre otras prohibiciones, que no se deben mantener relaciones sexuales, utilizar calzado de cuero, lavarse, maquillarse y/o utilizar perfumes, saludar y sentarse en sillas o bancos de altura normal, por ser un día de duelo.
En cambio, al ser un día hábil, a diferencia de Shabat y los Iamim Tobim (festividades), está permitido encender la luz, tocar dinero y viajar, y si bien no está prohibido trabajar, es costumbre abstenerse de hacerlo si no provoca una pérdida importante.
Respecto al estudio de textos tradicionales, se acostumbra estudiar los libros de Eijá (Lamentaciones) y Iov (Job) y los textos de los profetas, la Mishná y Guemará que se refieren a la destrucción del Beit Hamikdash (Templo de Jerusalem) y de Musar (ética o moral) escritos por destacados rabinos en los últimos siglos.
En las sinagogas es tradición que se rece con menos luz que lo habitual, que los feligreses se sienten lo más cerca del suelo que puedan y que se saquen todos los adornos del Arón Hakodesh (Arca donde se guardan la Torá), los Sifrei (Libros de la) Torá y el púlpito.
A los textos de las oraciones diarias se le agregan las plegarias especiales para el día de Tishá Beav, y luego de las oraciones de Maariv (vespertina) y Shajarit (matutina) se leen kinot (poesías sobre la destrucción del Beit Hamikdash y otros trágicos sucesos), Meguilat Eijá (Libro de las Lamentaciones), el relato del profeta Irmiahu (Jeremías) acerca del incendio del Primer Beit Hamikdash y el exilio del Pueblo de Israel a Babilonia.
Tishá Beav es el único día hábil del calendario judío en que no se colocan los tefilín en Shajarit, sino en Minjá (oración de media tarde).
Si bien el ayuno culmina al terminar la jornada, dado que el incendio del Beit Hamikdash continuó hasta jatzot iom (la mitad del día solar) del día siguiente, 10 de av, hasta ese momento deben mantenerse algunas de las prohibiciones establecidas para los primeros 8 días de av, como cortarse el pelo, comer carne o tomar vino.
EACh-CGG

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat