Inicio NOTICIAS Israel/argentinos. “La gente está podrida porque no puede llegar a fin de mes”

Israel/argentinos. “La gente está podrida porque no puede llegar a fin de mes”

Por
0 Comentario

Una pareja de argentinos que reside en Israel desde hace más de una década describió la situación que se vive en ese país y que condujo a una manifestación sin precedente en la historia del Estado hebreo por un hecho que no está vinculado con el conflicto con los palestinos.
Graciela y Sergio Feider dieron testimonio del elevado costo de vida y los problemas de vivienda que enfrentan los israelíes y que condujeron a que miles de ciudadanos a salieran a las calles para reclamar una respuesta del gobierno que encabeza el primer ministro Benjamin Netanyahu.
“Es mucha plata en los descuentos que se les hacen a los trabajadores, mucha plata se le da a los religiosos, respecto a los árabes, aseguró que no hacen un carajo y se les da mucho dinero. Pero no es cuestión de preocuparse, lo que pasa es que la gente está podrida porque gana 14 o 15 mil shekels por mes y no puede llegar a fin de mes”, explicó Sergio en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN).
Graciela aclaró que junto a su marido trabajan desde hace once años en el mismo empleo y que si bien mantienen un buen nivel económico admitieron que hay problemas sociales.
“Me emocionó ver toda esa gente expresando su descontento. Hace tres semanas que están con las carpas en todo el país. La situación es que los impuestos son muy caros, las cosas son caras y la gente empezó a movilizarse”, resumió Graciela.
Si bien los índices de desempleo no son una preocupación en Israel, Graciela apuntó que “empezó a bajar el trabajo”.
No obstante, aclaró que la protesta que llevó a que 300 mil personas salieran a la calles a manifestarse tiene que ver más con “una cuestión social”.
“Todos tenemos el minus (el descubierto en el banco) en Israel como ocurre en casi todo el mundo trabajamos, pero tanto yo como mi esposo estamos en el primer trabajo desde hace once años”, contó la mujer.
Graciela aclaró que no tiene niños que mantener ya que sus hijos trabajan en Tzáhal (las fuerzas armadas de Israel) y confirmó que “hay gente que dice que no pude mantener a su familia”.
“Lo que es claro es que hay un reclamo y los que se quejan son israelíes no son los inmigrantes”, remarcó.
Sergio Feider fue más preciso al explicar la raíz de esta protesta social que comenzó en Tel Aviv con la carpa de los indignados por los altos valores de los alquileres y que luego se extendió por todo el país por la falta de vivienda y el alto costo de vida.
“No es cuestión para preocuparse, pero el problema es que de los sueldos se descuentan mucha plata. Una persona que cobra 30 mil shekels (más de 7000 dólares) termina cobrando 15 mil”, explicó Sergio.
No obstante, el argentino que hace doce años que vive en Israel aclaró que más allá de las deudas, “todo el mundo va a shopping y sale con su bolsita con las compras y todo el mundo tiene un auto nuevo”.
“La protesta la inició la juventud a través de Facebook, se cansaron y se armó todo el despelote”, dijo.
De esta manera, el reclamo en Israel también se gestó a través de una red social como ocurrió en Egipto, en Siria y en Libia, entre otros movimientos que se dieron en esa región del planeta.
Pese a su cautela, Sergio consideró que esta protesta “puede voltear a un gobierno”. “Hay un reclamo al gobierno, pese a que los realizadores de la protesta dicen que no es una cuestión política y no quieren voltear al gobierno. Siempre está el que mete la púa y ahora apareció la oposición (Kadima) diciendo que ellos dijeron que no había que hacer esto y que había que hacer lo otro”, sostuvo.
“La oposición ahora dice que todo lo que está siendo (Benjamin) Netanyahu está mal, que ellos saben lo que hay que hacer, pero no hacen nada”, se quejó Sergio, quien aseguró que se ven carpas en todo lado.
Asimismo aclaró que la protesta “no es una cosa de los nuevos inmigrantes o de los argentinos sino los israelíes, que terminan de prestar servicio en el Ejército o sus estudios y no tienen qué hacer o cómo acceder a una vivienda, esa es la gente que está haciendo las manifestaciones”.
“Nosotros lo vemos como una cosa rara que esté pasando una cosa así, pero al menos sirvió para que no aumentaran la nafta, ya que para estos días se esperaba una suba y finalmente con todo este lio no pasó nada”, contó.
Sergio indicó que “la gente está preocupada, quieren que bajen los impuestos, que bajen los alquileres”.
De acuerdo a lo explicado por Feider, “las casa aumentaron una barbaridad”. “Una pareja que se quiere casar no puede alquilar ni comprar nada, un departamento en Tel Aviv vale 5 mil shekel alquilarlo”.
Según esta pareja de argentinos, los problemas comenzaron desde hace unos años.
Para describir el elevado costo de vida de los israelíes se puede indicar que un menú en la cadena de McDonalds vale el equivalente a 10 dólares, mientras que en España se cotiza a 3 y en la Argentina 4.
Una gaseosa está 6 shekels, casi un dólar y medio, un café en un bar se paga 2,5 dólares y un litro de leche en los supermercados está más de dólares, al igual que el litro de nafta.
Los Feider indicaron que pese a que se cobran importantes impuestos, en el país se hacen obras. “A lo mejor uno va a la mañana a Tel Aviv, a la semana vuelve y ya hay una ruta nueva. Insisto el problema es la plata que va a los religiosos”, concluyó Sergio.
Marcelo Fleker, un músico argentino que desde hace años está radicado en Israel, describió la situación que se vivió anoche en ese país como “un tsunami”.
“Israel no es la misma, hay un tsunami en este momento en la calle. Más de 250.000 personas manifestándose, artistas populares adhiriéndose y cantando para la gente (Rita, Shlomo Artzi), hay una enorme fe en cambiar el orden de importancia de las cosas, ni Netanyahu, Lieberman, Barak, Livni, nadie se da cuenta se lo que está pasando…”, dijo Fleker en su cuenta en Twitter.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat