Inicio NOTICIAS La Argentina expresó su preocupación por la violenta represión en Siria y hizo un llamado para que se termine la violencia

La Argentina expresó su preocupación por la violenta represión en Siria y hizo un llamado para que se termine la violencia

Por
0 Comentario

El Gobierno argentino expresó su gran preocupación ante la situación que se vive en Siria por “el notorio incremento del uso de la fuerza contra la población civil y el lamentable saldo de víctimas fatales, registrado principalmente en la ciudad de Hama en los últimos días”.
“Estos hechos dolorosos afectan y entristecen a toda nuestra comunidad por los lazos de sangre y amistad que nos une con el pueblo sirio, que ha contribuido a forjar nuestra identidad nacional”, transmitió la Cancillería argentina a través de un comunicado de prensa.
Asimismo, en el comunicado, la Argentina reafirmó “el rechazo a todo tipo de violencia y su convicción por el respeto irrestricto de las libertades públicas y de los derechos humanos y, en consecuencia, hace un firme llamado a las autoridades sirias para que den término a la represión contra los manifestantes civiles”.
“Finalmente, el Gobierno argentino hace un llamado para el alivio de la situación humanitaria en Siria y para la total cooperación de sus autoridades con la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, reiterando que la solución a la crisis debe alcanzarse mediante el diálogo, sin interferencias extranjeras y excluyendo las soluciones que pretendan imponerse por la vía militar”, concluyó el gobierno.
Siria atraviesa una grave crisis institucional que se inició hace más de cinco meses con una serie de protestas en reclamo de reformas políticas y sociales que ya costaron más de 1.600 vidas
No obstante, grupos de derechos humanos sirios estimaron que unas 1.700 personas, en su mayoría civiles desarmados, murieron y más de 12.000 fueron detenidos por la represión desde que comenzaron las protestas contra el presidente Assad, a mediados de marzo.
Hama, una ciudad de 80.000 habitantes, es un histórico centro de oposición y resistencia a la familia de Assad, que gobierna en Siria desde hace 40 años.
El padre del actual presidente, Hafez Assad, ordenó al Ejército en 1982 aplastar un levantamiento del movimiento islamista Hermandad Musulmana en la ciudad, que fue sitiada y bombardeada.
Grupos de derechos humanos dicen que entre 10.000 y 25.000 personas murieron en esa operación.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat