Inicio NOTICIAS Los indignados israelíes impidieron a Netanyahu llegar a la residencia oficial

Los indignados israelíes impidieron a Netanyahu llegar a la residencia oficial

Por
0 Comentario

Tras la detención de cinco manifestantes por realizar un corte de tránsito en Jerusalem durante la mañana de hoy lunes, unos 200 manifestantes que protestaban contra el alza de precios en los alquileres se reunieron en Kikar París frente a la residencia del primer ministro, Benjamin Netanyahu, en la capital israelí, para realizar un piquete en la carretera Aza.
La policía impidió a los manifestantes llegar a la residencia oficial del Primer Ministro, pero no pudo cumplir con la evacuación de la calle.
En Tel Aviv, en protesta por los costos de las viviendas, cientos de manifestantes marcharon entonando la consigna: ‘El pueblo exige justicia social’.
La protesta comenzó en la Plaza Habima, en Tel Aviv, donde los manifestantes instalaron las carpas y se extendió hasta los complejos de la ciudad principal del gobierno en la esquina de Menachem Begin y Kaplan. Los manifestantes luego siguieron hasta la Cinemateca para unirse a una protesta de médicos y residentes.
La protesta en reclamo de vivienda ya lleva 11 días y esta mañana más de un centenar de jóvenes protestó frente las puertas de la Knesset (Parlamento israelí).
Los manifestantes trataron de construir un muro de ladrillos a través de la carretera de entrada a la Knesset, para representar a la "impenetrabilidad" del gobierno y de bloquear el acceso a una sesión del Parlamento sobre una reforma a la ley de la vivienda.
Cinco manifestantes fueron detenidos por tratar de bloquear el tráfico, y la policía utilizó la fuerza para dispersar la manifestación. Un oficial de policía resultó herido en la protesta y fue trasladado al hospital Shaare Tzedek.
En tanto, la pared de ladrillo de unas tres filas de alto fue destruida cuando llegó la policía
Un manifestante fue detenido y luego de que la gente fue dispersada se trasladaron a Gan HaSus (Horse Park) en la calle King George, en el centro de Jerusalem, donde esta noche instalaban un campamento permanente hasta que haya "cambios significativos" para el mercado de la vivienda, advirtió uno de los manifestantes.
Más tarde, 100 manifestantes de la Unión Nacional de Estudiantes de Israel hicieron un llamado para trasladar la protesta a las puertas de la oficina de los diputados para explicarles por qué debían oponerse al proyecto de ley del Gobierno sobre la construcción de viviendas.
Los estudiantes interrumpieron una reunión conjunta de las comisiones de Finanzas y del Interior de la Knesset, en momentos que se analizaba la legislación y al grito de ‘Estamos hartos de esto’.
Sólo se le permitió hablar al presidente de los estudiantes, Itzik Shmuli, quien aseguró que la ley es "sólo un título vacío de contenido”. “Continuaremos nuestra lucha hasta que haya viviendas accesibles con garantías del gobierno", agregó.
Shmuli y una docena de estudiantes se reunieron con el presidente de la Knesset, Reuven Rivlin, quien destacó la importancia de respetar la democracia y permitir que los funcionarios electos hagan su trabajo.
"La Knesset funciona de acuerdo con las reglas democráticas", explicó Rivlin. "Siempre habrá desacuerdos políticos y sociales, pero las protestas no pueden detener el proceso democrático", añadió.
El presidente del Knesset dijo a los estudiantes que "esta casa es la casa de ustedes", y son bienvenidos a hablar y tratar de influir en diputados, sin embargo, les explicó que "la Knesset tiene que decidir" el destino de la construcción.
También el lunes, por primera vez, los haredi (ultraortodoxos) se unieron a la protesta. Hasta el momento, los religiosos se habían mantenido al margen del reclamo por la vivienda única ante el temor de que su presencia podría causar más daño y crear divisiones en el movimiento.
Un grupo de una docena de ultraortodoxos de la coalición "Israel es justo" (Israel Tzodeket), integrada por siete organizaciones de laicos, grupos de derecha y de izquierda, continuaba esta noche fuera de la Knesset después de los incidentes protagonizados por los estudiantes de izquierda.
De acuerdo a lo consignado por The Jerusalem Post el campamento instalado en Boulevard Rothschild, en Tel Aviv, fue abandonado en gran medida durante la tarde del lunes, ya que un gran número de manifestantes marchó a Jerusalem.
Después de 11 días de protestas y una marcha que reunió a más de 20.000 personas la noche del sábado, los manifestantes mantienen su reclamo por una vivienda accesible.
A todo esto, el alcalde de Jerusalem, Nir Barkat, pidió a Netanyahu que piense en cambiar los criterios para el precio de los apartamentos, que son subsidiados por el gobierno.
Tradicionalmente, estas viviendas sociales se entregaron a las familias haredi.
GB

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat