Inicio MUNDO JUDIO Entrevista a Shraga Wilk. Para la OSM, el Hebreo y la educación son «las principales herramientas”

Entrevista a Shraga Wilk. Para la OSM, el Hebreo y la educación son «las principales herramientas”

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- El representante de la Organización Sionista Mundial (OSM) para América Latina, Shraga Wilk, mantuvo una entrevista con ItonGadol sobre el fuerte incremento de los alumnos en los ulpanim de hebreo y relacionó este fenómeno directamente con la posibilidad de hacer aliá ante la crisis del coronavirus: “Lo que recalcamos siempre es que la mejor herramienta para prepararse para la aliá es aprender el hebreo, y después de cada reunión informativa nos llegan mail pidiendo sumarse a los ulpanim”.

Shraga también se refirió a la capacitación de los morim y a su objetivo de mejorar los niveles de la educación judía: “Por medio de los planes, de la capacitación de los morim que hacemos y vamos a seguir haciendo, de enviar delegaciones de morim a Israel para hacer capacitaciones en importantes instituciones y mediante conferencia y charlas con profesionales de alto nivel por medio virtual, vamos a tratar de volver a llegar a los niveles que teníamos hace unos años”.

-¿Cómo está atravesando la OSM la pandemia y las responsabilidades que tiene frente al mundo judío en su rol como representante para América Latina?
-Estamos todos trabajando desde las casas, siguiendo las actividades de manera virtual, desde un principio de la cuarentena. Nuestras principales actividades son Iedut Alia (fomento de alía), cuya principal actividad son los ulpanim (cursos) de hebreo. Además, todo lo relacionado con la capacitación de morim (maestros) por medio de los morim shlijim; la lucha contra el antisemitismo y también actividades que fomentan la identidad y el contacto con Israel y el Sionismo.

 

 

-¿Cómo están funcionando los ulpanim de Hebreo?
-Los ulpanim de hebreo están funcionando por zoom. Hoy tenemos funcionando más de 90 marcos con entre 1.500 y 1.600 alumnos en toda la Argentina, la mitad en Buenos y la mitad en el interior, y también en Chile y en Uruguay. Hay una lista de espera tremenda, y si tuviéramos más presupuesto hubiéramos abierto más ulpanim.

-¿Esta cantidad de alumnos se incrementó por la posibilidad de aliá, un tema que surge en estos tiempos?
-Indudablemente, porque paralelamente a nosotros y en sociedad con nosotros, la Agencia Judía que está brindando información a jóvenes y demás personas también tiene un incremento muy grande. Lo que recalcamos siempre es que la mejor herramienta para prepararse para la aliá es aprender el hebreo, y después de cada reunión informativa nos llegan mail pidiendo sumarse a los ulpanim, que al ser virtuales es más fácil para mucha gente sumarse desde sus casas. Lo que es problemático es que tenemos clases superpobladas, ya que si en una clase presencial tiene que haber de 18 a 25 personas, hay clases de zoom con 35 a 40, y cuando volvamos a las clases presenciales tendemos que ver cómo vamos a organizarnos.

-Duvdevani, el presidente de la OSM, siempre dice que el idioma hebreo es lo más importante,  ¿qué piensa usted?
-Estoy totalmente de acuerdo, aparte de que es una indicación institucional, y es uno de los objetivos, me identifico con eso, porque yo lo pasé, pues hice aliá y tuve que aprender. Lo que sé hoy es porque aprendí aparte de los muchos años que vivo en Israel. Cuando uno sabe hebreo se identifica mucho más, se inmiscuye y pasa a ser parte de la sociedad mucho más rápido, y en la práctica puede competir en puestos de trabajo.

-¿El idioma ha bajado a la educación judía formal en las escuelas?
-Con el departamento de Educación (de la OSM) actuamos en la educación formal y también con la capacitación de los morim. Hicimos dos actividades muy grandes este año que tienen que ver con el marco formal. Una fue una capacitación virtual del personal docente y directivo de las distintas áreas de la red escolar judía, en el que participaron casi 1.500 morim, en 9 encuentros, con un promedio de 400 a 500 personas en cada uno. La capacitación fue promovida por la OSM, por la Secretaría de la Diáspora, por AMIA, por el Vaad Hajinuj y se realizó el 21 y el 22 de julio. El año pasado hicimos el primero de este tipo de encuentro presencial en la escuela Martín Buber, y este año teníamos planeado hacer el segundo encuentro, pero por la pandemia lo tuvimos que suspender, y en su lugar hicimos lo que denominamos “Un encuentro entre encuentros” de manera virtual. De las 9 charlas, 5 fueron dadas por profesores de alto nivel de Israel, pues debido a las plataformas virtuales, personalidades de muy alto nivel pueden dar conferencias sentados en su casa, y 400 personas lo vieron en Latinoamérica, principalmente de Argentina.

-¿Está conforme?
-No estoy conforme, pero es lo mejor que se puede hacer en esta época. No sustituye el encuentro informal que pasa entre las conferencias. Las conferencias son importantes, muy buenas y se puede llegar a un muy buen nivel también de capacitadores, pero lo que pasa en los recreos, en los pasillos no es menos importante. Por eso hay que pensar para el futuro algo que sea una combinación, parte presencial y parte virtual, en un mismo encuentro, para aprovechar lo bueno de cada uno de los métodos.

-¿Cómo es el plan de estudio del Hebreo?
-Estamos implementando un plan de estudio del hebreo escolar, de la enseñanza del idioma hebreo como segunda lengua en toda la red escolar judía, que unifique todos los criterios y los programas de todos los colegios con una acreditación de una institución de alto nivel de Israel. Estamos tratando de promover y reuniendo los recursos, junto con la AMIA y el ministerio de la Diáspora (de Israel), promovido por el departamento de Educación de la OSM. Estamos por crear el comité que va a acompañar este proyecto desde acá, con un profesor como centralizador del proyecto, que es un especialista de la Universidad Hebrea en el tema, y esperamos poder informar la constitución del comité dentro de dos o tres semanas.
Este proyecto sobre la enseñanza del hebreo en la red escolar judía lo teníamos planeado antes de la pandemia, y debía de haber un encuentro aquí en la semana que fue la primera de la cuarentena, de directores con gente de Israel que iba a llegar. Eso se suspendió y lo hicimos virtualmente hace un mes y medio, y a raíz de eso se recibió la luz verde para seguir con el programa.

-En los últimos años se habla de que la educación judía y los docentes necesitaban un fuerte apoyo para retomar lo que fue históricamente la educación judía en la Argentina, que fue una época de oro. ¿Considera que todo esto va a contribuir a que vuelva a mejorar el nivel docente y que los chicos retomen el idioma como una cuestión más importante que lo que es hasta ahora?
-Los métodos van a ser distintos. Si hace 20 o 30 años mandábamos los shlijim morim (maestros emisarios) que estaban en cada colegio, desgraciadamente creo que eso no va a volver a ser lo mismo. No sólo por razones presupuestarias de mantener a la familia de los shlijim, sino que hoy en día es difícil encontrar profesionales docentes en Israel dispuestos a salir 2, 3 o 4 años del mundo ocupacional de hoy. Pero sí podemos utilizar los métodos modernos, por medio del estudio a distancia y también por medio de emisarios, que van a seguir viniendo pero no en la misma cantidad. Antes en las escuelas se estudiaba hebreo y judaísmo en hebreo, porque los emisarios no sabían castellano. Hoy se estudia hebreo en español, porque los docentes son de acá o no hay shlijim en los colegios. Esto ha cambiado, pero por medio de los planes, de la capacitación de los morim que hacemos y vamos a seguir haciendo, de enviar delegaciones de morim a Israel para hacer capacitaciones en importantes instituciones israelíes, mediante conferencia y charlas con profesionales de alto nivel por medio virtual, vamos a tratar de volver a llegar, si D’s quiere, a los niveles que teníamos hace unos años.

-¿Es optimista en este sentido?
-Nací optimista.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat