Inicio MEDIO ORIENTE Opinión. ¡Shalom sameaj, javerim! o ¿Por qué estoy emocionado? Por Marcelo Kisilevski*

Opinión. ¡Shalom sameaj, javerim! o ¿Por qué estoy emocionado? Por Marcelo Kisilevski*

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- Hay quienes minimizan, dicen que la paz con los Emiratos Árabes Unidos firmada hoy, (así como la declaración de principios firmada con Bahrein), no se comparan con la paz con Egipto y Jordania porque no tuvimos con ellos guerras, y por lo tanto es apenas un olvidable «acuerdo de normalización».

Pero no, o también, porque también es acuerdo de paz. Recordemos que EAU es parte de la Liga Árabe y, como tal, era firmante (o cómplice) de los famosos y nefastos «Tres No de Khartoum»: No paz, no reconocimiento, no negociación con Israel. Eso se acabó oficialmente ayer.

Dicen que el acuerdo traiciona la causa palestina y que perpetúa el conflicto. Yo digo: basta. Si a alguien pueden culpar los palestinos de que cada vez les ofrecen menos, y de que los países árabes han dejado de subsumir sus intereses a los de los necios liderazgos palestinos, es a ellos mismos.

Se subieron a demasiados árboles de los que no pueden bajar aunque quieran, y no quieren. El más alto de todos: el retorno de los refugiados. El del medio: Estado palestino en TODOS los territorios de Cisjordania, rechazando el principio de intercambio de territorios, lo cual implicaría una impracticable evacuación de todos los asentamientos. El árbol más bajo, invención de Obama: cese de la construcción en los territorios como mera condición para volver a la mesa de negociaciones.
Tantos son los árboles a los que se treparon para luego arrojar la escalera al suelo, que ni siquiera ven la posibilidad de una paz con Israel basados en un colchón de cooperación regional amigable como base para la resolución del conflicto en términos viables para todos.

Dicen que «business son business», porque todo se reduce a un acuerdo entre comerciantes de armas. Pero claro, ¿qué piensan, que todos los demás acuerdos de paz de la historia del mundo fueron para promover el amor y la hermandad, y sólo este es para comerciar con muchas cosas, no solamente con armas, y para beneficiar intereses?

Por ejemplo, el zapato que más les duele a los países del Golfo se llama Irán. Oh casualidad, el mismo que a Israel. Y además, si el interés es sólo armas, ya lo era desde hace por lo menos 30 años. ¿Por qué recién ahora? Conclusión: bajen un cambio en la caja del cinismo.

¿Será que provoca resquemor porque es un logro de Bibi? No lo sé. Todo el mundo sabe que no lo voté, pero estos son puntos para el primer ministro Netanyahu. Porque está cumpliendo, como al pasar, el sueño de Theodor Herzl -un Estado judío y democrático en paz con sus vecinos- y también (sin que nos demos cuenta) el de Shimón Peres, plasmado en su libro «El Nuevo Medio Oriente».
Si el precio para tener paz con todos nuestros vecinos es que se anoten en el haber de Netanyahu, lo pago con alegría. Y así como Golda Meir recibió con un beso a Menajem Beguin cuando se bajó del avión a su regreso de Camp David en el ’79, después de firmar el histórico acuerdo con Anwar El Saadat de Egipto, yo (no esperen que lo bese, hay Covid) aplaudo hoy de pie a Biniamín Netanyahu.

La paz siempre, siempre, es motivo de celebración. Y hoy, como en 1979 (Camp David), como en 1993 (Oslo) y como en 1994 (Jordania), yo estoy emocionado.

*Kisilevski es periodista, docente y escritor argentino-israelí.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat