Inicio MEDIO ORIENTE Opinión. Por qué el tratado entre Israel y Marruecos es tan importante. Por Raphael Aren*

Opinión. Por qué el tratado entre Israel y Marruecos es tan importante. Por Raphael Aren*

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN (Nota publicada por The Times of Israel).- El sorpresivo anuncio del jueves sobre el acuerdo de Marruecos de establecer relaciones diplomáticas con Israel no fue un milagro de Jánuca, aunque el momento fue muy apropiado. Más bien, había tardado mucho en llegar, ya que el reino norteafricano tiene profundos lazos culturales y religiosos con el Estado judío, y se esperaba desde hace tiempo que se uniera a la actual ola de países árabes que están normalizando sus relaciones con Israel.

A diferencia de Egipto y Jordania, que firmaron tratados de paz con Israel hace décadas, y a diferencia de los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Sudán, tres naciones árabes que normalizaron sus relaciones con Israel este año, Marruecos e Israel tienen una profunda y antigua conexión judía, y la comunidad judía marroquí, aunque pequeña, sigue prosperando hoy en día.

Los orígenes de la judería marroquí se remontan a 2.000 años, a la destrucción del Segundo Templo y el exilio. En la era moderna, la comunidad alcanzó un máximo de unos 250.000 a principios de la década de 1940, cuando el Sultán Mohammed V resistió la presión nazi para su deportación. Las cifras disminuyeron con el establecimiento de Israel, y hoy en día sólo quedan unos 2.000-3.000 judíos, pero cientos de miles de israelíes están orgullosos de sus orígenes marroquíes. El enviado principal del presidente de EE.UU. Donald Trump, Jared Kushner, el jueves puso esa cifra en “más de un millón”.

La fiesta “mimouna”, que la comunidad celebra tradicionalmente justo después de que termina la Pascua, se ha convertido en un elemento fijo del calendario cultural israelí, con innumerables personas haciendo asados en los parques y los políticos corriendo a tantas celebraciones como sea posible, comiendo delicias judeo-marroquíes.

Si bien los turistas israelíes han comenzado a descubrir el Golfo hace muy poco tiempo, desde hace muchos años acuden en masa a Rabat, Marrakech, Casablanca, Tánger y Fez a través otros países para poder ingresar. Una vez que los dos países establezcan relaciones diplomáticas y comiencen a realizar vuelos aéreos directos, cabe esperar que ese número aumente drásticamente.

Tras los Acuerdos de Oslo, el 1995 Marruecos e Israel abrieron “oficinas de enlace” mutuas, pero se cerraron unos años más tarde, después de que estallara la Segunda Intifada Palestina en 2000.

Tanto el Rey Mohammed VI de Marruecos como el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu citaron los largos y profundos vínculos que unen a Marruecos e Israel en sus declaraciones sobre el histórico acuerdo. “Todo el mundo sabe la tremenda amistad que los reyes y el pueblo de Marruecos han mostrado a la comunidad judía de allí. Y cientos de miles de estos judíos marroquíes vinieron a Israel, y forman un puente humano entre nuestros dos países y nuestros dos pueblos, de simpatía, respeto, de cariño y amor”, dijo Netanyahu durante una ceremonia de Jánuca en el Muro de los Lamentos.

“Marruecos ha desempeñado un papel histórico al reunir a los pueblos de la región y apoyar la seguridad y la estabilidad en Medio Oriente… hay lazos especiales que unen a la comunidad judía de origen marroquí, incluida la de Israel, con Su Majestad el Rey”, según una declaración de la corte real de Marruecos.

Sin embargo, el rey no decidió repentinamente que su amor por el pueblo judío requería que reconociera al Estado de Israel; fue más bien un acuerdo negociado por los EE.UU. el que lo empujó a dar el paso.

Trump anunció en un tweet seguido de una proclamación oficial que a partir de ahora Washington reconoce la soberanía marroquí sobre todo el territorio del Sahara Occidental y “reafirma su apoyo a la propuesta de autonomía seria, creíble y realista de Marruecos como única base para una solución justa y duradera de la controversia sobre el territorio”.

Los Emiratos Árabes Unidos consiguieron el compromiso israelí de detener los planes de anexión unilateral de la Cisjordania y parecen haber conseguido los aviones de combate F-35 que tanto deseaban (aunque ese acuerdo aún no se ha concretado). Sudán fue eliminado de la lista de terroristas de EE.UU. y recibió promesas de ayuda económica. Y Marruecos consiguió que un primer y vital país occidental reconociera formalmente su reivindicación sobre el territorio disputado reclamado por el grupo Polisario, respaldado por Argelia, que trata de establecer allí un Estado independiente.

Algunos países, como Francia y algunos miembros de la Liga Árabe, han apoyado desde hace mucho tiempo la reivindicación de Rabat sobre el Sahara Occidental, pero hasta ahora ningún país ha reconocido formalmente la soberanía del reino sobre toda la zona.

Evidentemente, el Rey Mohammed razonó que el nuevo presidente electo de los Estados Unidos, Joe Biden, probablemente no haría el movimiento, por lo que aprovechó los últimos 40 días de Trump en el cargo.

Netanyahu predijo el jueves una “paz muy cálida” con Marruecos, pero el tiempo dirá si los 35 millones de ciudadanos del reino – prácticamente todos árabes musulmanes – acogerán el acuerdo con la misma calidez que los emiratíes y los bahreiníes.

Según una encuesta reciente, sólo el 16% de los marroquíes tienen una opinión favorable de Israel, mientras que un enorme 70% ve a Israel de forma desfavorable. En contraste, tres cuartos de los encuestados expresaron sentimientos positivos hacia los palestinos.

La encuesta, llevada a cabo por el encuestador Mitchell Barak, con sede en Jerusalem, en nombre de la Fundación Konrad Adenauer, también encontró que sólo el 17% de los marroquíes apoyan los Acuerdos de Abraham entre Israel, los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, mientras que dos tercios se oponen a ellos. De hecho, sólo el 26% cree que Israel tiene derecho a existir, según la encuesta.

En un llamado al Presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas el jueves por la noche, el Rey Mohammed reiteró su apoyo incondicional a la solución de dos estados, subrayando que su posición era “un apoyo inquebrantable a la causa palestina”.

Se espera que el monarca participe en una llamada telefónica con Netanyahu y Trump en un futuro próximo, pero es digno de mención que sintió la necesidad de hablar primero con el líder palestino.

En la llamada con Abbas, el rey también señaló sus “distinguidas relaciones con la comunidad judía de origen marroquí, incluyendo cientos de miles de judíos marroquíes en Israel”, según una lectura proporcionada por la corte real.

Muchos de esos israelíes pueden estar ya planeando sus próximas vacaciones, con la esperanza de ver dónde vivieron sus padres y abuelos.

*El autor es corresponsal diplomático para The Times of Israel.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat