Inicio ISRAEL ¿Qué se hizo mal en Israel para que vuelva el caos del coronavirus?

¿Qué se hizo mal en Israel para que vuelva el caos del coronavirus?

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- El exjefe del Ministerio de Salud, el profesor Gabi Barbash, analizó los pasos recorridos por Israel durante la pandemia, asegurando que la intensidad de la segunda ola con la reimposición de las restricciones refleja sus fracasos.

Según esboza Barbash, hay tres errores claves del gobierno que explican la intensidad de la nueva ola de COVID-19 de Israel. «Podríamos haber tenido una segunda ola más moderada si hubiéramos tratado mejor la situación», dijo Barbash al Times de Israel.

Además, advirtió que no se debe señalar a los ciudadanos por su conducta, sugiriendo que la responsabilidad es de los líderes. «El público no tiene clara su responsabilidad, pero yo me crié en el ejército con el dicho ‘no hay malos soldados, hay malos comandantes'», dijo.

Pero Barbash, profesor de epidemiología y medicina preventiva de la Universidad de Tel Aviv y ex director ejecutivo del Centro Médico Sourasky de Tel Aviv, dice que el gobierno podría haber evitado que las cosas se pusieran tan mal. Dijo que aunque el gobierno actual reunió al Likud y a su antiguo rival, Azul y Blanco, aparentemente para que pudieran hacer frente a la emergencia, «no ayudó en nada, no hizo nada bueno».

Barbash añadió: «Es un gobierno del corona que realmente no se trata del corona».

En su opinión, el gobierno no tomó medidas preventivas y fue demasiado lejos en el alivio de las restricciones a finales de abril y principios de mayo, porque no se mantuvo firme ante la presión del público. «Como resultado, han tomado medidas que no deberían haber tomado», dijo.

La intensidad de la segunda ola ha sido causada en gran parte por «cuestiones de gestión», según Barbash, quien añadió que Israel «debería haber respondido más y antes».

En su opinión, estos son los tres principales errores que explican la situación actual de Israel:

1. Permitir las reuniones

Barbash dice que el gobierno se apresuró innecesariamente a permitir la reanudación de las reuniones – en las sinagogas, en los salones de eventos y en otros lugares. «Hablo de reuniones de personas de alta densidad en ambientes cerrados», dijo. «Dondequiera que esto ocurra, es peligroso». «No deberían haber abierto estas cosas», opinó.

Dijo que no hay necesidad de prolongadas discusiones sobre qué lugares deben estar abiertos y cuáles no, ya que una simple regla debe regir todas las decisiones. «La cuestión no es el lugar; son las reuniones de más de 10 o 15 personas», argumentó.

2. Se descuidó el proceso de pruebas

Israel ha «descuidado el desarrollo de pruebas eficientes», dijo el experto. «Seguimos esperando de dos a cuatro días para obtener respuestas a las pruebas y no hay suficientes personas [que dan positivo] que se sometan a una investigación por parte de un epidemiólogo para rastrear sus contactos».

Si las personas que han encontrado no son rastreadas y puestas en cuarentena, parte del beneficio potencial de las pruebas se pierde, señaló.

Barbash reconoció que se realizan miles de pruebas al día, pero dijo que el largo tiempo de respuesta significa que se pierde un tiempo valioso para poner en cuarentena a las personas que se han encontrado con portadores. También cree que esto hace que algunas personas duden en hacerse las pruebas, dado que la espera de los resultados puede ser larga, y se espera que se auto-aíslen como medida de precaución mientras su muestra está en el laboratorio.

3. Las vuelta a las escuelas fue mal administrada

Cuando las escuelas reabrieron a principios de mayo, los niños estudiaron en pequeños grupos, más pequeños que las clases regulares, como medida para detener la propagación del virus. Pero este llamado sistema de «cápsulas» se detuvo rápidamente, y se restableció el tamaño de las clases regulares.

Según Barbash, este fue un gran error. «Las escuelas deberían haber permanecido cerradas o permitir sólo 15 niños en las clases», dijo. «Los niños mayores de nueve años deberían ser tratados como adultos, y no deberían reunirse en grupos de más de 10 a 15», concluyó el experto.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat