Inicio ISRAEL La turista israelí que contrajo el coronavirus en el crucero varado en Japón relata los días vividos

La turista israelí que contrajo el coronavirus en el crucero varado en Japón relata los días vividos

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Rachel Biton lloró de alegría cuando el miércoles un avión la devolvió a Israel y se reencontró con su familia después de estar en cuarentena, primero a bordo del crucero Diamond Princess en el puerto de Yokohama y luego en un hospital militar japonés.

Biton, de 73 años, es una de los cuatro israelíes que contrajo el nuevo coronavirus mientras viajaba en el crucero. Su hermano, Shimon Dahan, y dos individuos no relacionados también fueron diagnosticados con la enfermedad COVID-19. En total, 621 pasajeros y la tripulación del Diamond Princess se infectaron con el virus que dejó miles de muertos y cientos de infectados.

En una entrevista con el diario The Jerusalem Post, la mujer agradeció a los ministerios de Salud y Relaciones Exteriores, y específicamente al director general del Ministerio de Salud, el profesor Itamar Grotto y al profesor Ran Nir-Paz del Centro Médico Hadassah de Jerusalem, que la ayudaron en estadía en Japón.

Aún emocionada, Biton aclaró que se sentía bien todo el tiempo. Pero sin un análisis de su muestra de sangre, nunca habría sabido que estaba enferma.  “No tenía señal. Nada”, dijo, y señaló que cada día después de su diagnóstico esperaba despertarse y estar mortalmente enferma. «Cada día en el hospital, venían y me tomaban la temperatura y me examinaban los pulmones y sacaban sangre, pero nada», relató.

Según la mayoría de los informes, los adultos mayores tienen un mayor riesgo de desarrollar una versión letal del coronavirus debido a varios factores, como posibles comorbilidades preexistentes, como la enfermedad pulmonar de la diabetes tipo 2 y posiblemente sistemas inmunes comprometidos. Biton atribuyó su régimen de natación, caminar y mantenerse activa durante su retiro por la reacción que su cuerpo tuvo al virus.

Rodeada del afecto familiar, la mujer  describió cómo fueron los días en cuarentena. Contó que cuando los pasajeros a bordo del Diamond Princess se enteraron de la infección, todos fueron puestos en cuarentena. Ella estaba en el barco con nueve miembros de la familia, y todos fueron enviados a sus habitaciones.

El personal entregaba comida tres veces al día tocando cada puerta y dejando una bandeja. Cuando el personal se alejaba, los pasajeros recibían instrucciones de abrir sus puertas y tomar la comida. El mismo proceso se utilizó para distribuir toallas y otras comodidades.

Una vez al día, los pasajeros podían salir de sus habitaciones en turnos para respirar aire fresco. La habitación de Biton estaba en el piso cinco, y ella podía caminar hasta el piso siete, donde tenía una vista del puerto.

Después de que fue diagnosticada y hospitalizada, el personal médico le habló principalmente mediante dispositivos electrónicos. La barrera del idioma, dijo Biton, a veces era un desafío, pero «los japoneses tienen tanta paciencia».

Describió un pequeño dispositivo portátil que le dieron, al que ella hablaría en inglés y traduciría sus palabras al japonés.

«Realmente trataron de hacernos sentir como en casa», dijo sobre el personal del hospital militar.

La mujer compartió su habitación de hospital, equipada con una ducha y una mini nevera, con su hermano Dahan.

Después de una semana en el hospital, los médicos hicieron una revisión final, la declararon sana y la dieron de alta. Con la ayuda del Jabad Lubavitch de Japón, Biton tomó el primer avión de regreso a Israel. A su llegada al aeropuerto Ben-Gurion, se sometió a una prueba adicional para asegurarse de que todavía no tenía el virus. Luego, se reunió con parte de su familia.

«Cuando me reencontré con  mi familia en el aeropuerto, lloramos de alegría», expresó Biton, quien comentó que tras su llegada hubo una fiesta de acción de gracias. Ella dijo que le agradeció a Dios por su recuperación.

«Es un gran alivio para mamá volver a casa», dijo Rafi Biton, hijo de la mujer, en una entrevista publicada por el diario hebreo Israel Hayom . “Hemos tenido dos semanas muy difíciles desde que descubrimos que estaba infectada con el virus. Nos sentimos indefensos e inseguros».

La hija Ortal Malka calificó el regreso a casa de su madre como «el mejor regalo para el Día de la Madre», que fue el 25 de febrero.

El esposo de Biton, Yitzhak, y los otros siete miembros de su familia que estaban a bordo de la Princesa Diamante no pudieron reunirse con ella en el aeropuerto. Desde que los 11 pasajeros israelíes regresaron en un avión charter el 21 de febrero, han estado en cuarentena en el Centro Médico Sheba, Tel Hashomer.

Biton advirtió a todos los israelíes: «Si tienes fiebre, hazte un chequeo». «Pero incluso si no tienes nada, debes preocuparte», continuó. «Incluso sin síntomas, podrías ser portador», concluyó.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat