Inicio ISRAEL Jefes del Mossad y el Shin Bet: Acuerdo con Líbano perjudica a Hezbollah

Jefes del Mossad y el Shin Bet: Acuerdo con Líbano perjudica a Hezbollah

Por IG
0 Comentario

AJN/Itongadol.- El jefe del Mossad, Dedi Barnea, dijo durante la reunión del gabinete político y de seguridad el miércoles que cualquiera que afirme que el acuerdo sobre la frontera marítima es un logro para Hezbollah no entiende la situación en el Líbano, según Walla.

El jefe de Shin Bet, Ronen Bar, describió el acuerdo como algo que crea una brecha entre Irán y Hezbollah.

El jefe de Estado Mayor de las FDI, teniente general Aviv Kohavi estuvo de acuerdo con el jefe del Mossad y coincidió en que el acuerdo no es bueno para Hezbollah, según dos fuentes que asistieron a la reunión del gabinete.

El jefe del Mossad dijo que el acuerdo no es favorecido por Hezbollah porque constituye un reconocimiento de facto de Israel, algo a lo que Hezbollah se opone.

Barnea agregó que Hezbollah comenzó a tratar el tema del acuerdo de fronteras marítimas de manera seria recién en mayo, cuando la organización reconoció que la opinión pública en Líbano lo apoyaba.

“Hezbollah no quería un acuerdo con Israel, pero se dio cuenta de que, a la luz de la crisis política interna en el Líbano, tiene la oportunidad de ganar puntos en la opinión pública”, dijo Barnea.

El Gabinete de Seguridad pidió aprobar el acuerdo de límites marítimos mediado por Estados Unidos entre Israel y el Líbano lo antes posible el miércoles.

“Hay importancia y urgencia en llegar a un acuerdo marítimo entre Israel y el Líbano en este momento. Los miembros del Gabinete de Seguridad expresan su apoyo para promover el proceso de autorización en el gabinete”, dijo un comunicado del Gabinete de Seguridad.

A partir de ahí, el acuerdo pasó a una reunión de gabinete completo y se programó para ser presentado a la Knesset por la noche.

La votación final del gabinete sobre el acuerdo con Líbano será en dos semanas, según confirmó el gobierno en un comunicado ante el Tribunal Superior el miércoles, respondiendo a una impugnación del procedimiento.

El gobierno israelí aprobó este miércoles los principios del acuerdo con el Líbano y la propuesta del primer ministro Yair Lapid para presentarlo ante el Parlamento (Knesset).

El acuerdo y las notas explicativas se presentarán esta noche en la Knesset y se presentarán al Comité de Asuntos Exteriores y Defensa. Al cabo de 14 días, el acuerdo será llevado al Gobierno para su aprobación, la ministra Ayelet Shaked se opuso al debate y el ministro Yoaz Handel se abstuvo.

Durante la reunión del gabinete, el Jefe de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) Kojavi dijo a los ministros que “el acuerdo no se hizo debido a las amenazas de Hezbollah. Irán se opuso al mismo hasta el último momento y ejerció presión”.

Además, se les dijo a los ministros que a finales de mes el presidente libanés dejará su cargo, por lo que es un oportunidad única.

Al finalizar la sesión anunció el primer ministro reemplazante, Naftali Bennet, que apoyará el acuerdo y expresó que «no es una victoria diplomática histórica, pero tampoco es una rendición terrible». Lo dijo luego de que criticara su aprobación previo a las elecciones e incluso considerara vetarlo.

El primer ministro Yair Lapid informó a los miembros de gobierno sobre la convocatoria del líder opositor Binyamin Netanyahu a una sesión informativa sobre el acuerdo.

La televisión estatal israelí (KAN) informó que el presidente norteamericano, Joe Biden, conversó con Lapid por el acuerdo con Líbano. «Estás haciendo historia», le dijo.

Un alto funcionario de la administración estadounidense en conversación con periodistas expresó: «El acuerdo entre Israel y el Líbano es un gran avance. Hablamos de un conflicto de larga data y una mediación que comenzó hace muchos años».

«El avance se produjo en las últimas semanas y los gobiernos de Israel y Líbano acordaron por separado con Estados Unidos poner fin al conflicto», indicó.

Aunque de alcance limitado, el acuerdo supondría un importante compromiso entre los países con un historial de guerra, allanando el camino para la exploración energética en alta mar y aliviando una fuente de tensiones recientes.

La noticia generó repercusiones en la arena política y el ex primer ministro de Israel y actual líder opositor, Binyamin Netanyahu, expresó: «No es un acuerdo histórico, es una rendición histórica».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat