Inicio ISRAEL Israel. Por temor a una rebelión ultraortodoxa, Netanyahu propone toques de queda en lugar de cierres por coronavirus

Israel. Por temor a una rebelión ultraortodoxa, Netanyahu propone toques de queda en lugar de cierres por coronavirus

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha sugerido toques de queda nocturnos en unas 40 ciudades con un elevado número de infecciones, en lugar del cierre total previamente previsto que había provocado una amenaza de rebelión de algunos alcaldes ultraortodoxos y una importante crisis política con los partidos religiosos.

Estos toques de queda estarían en vigor todos los días entre las 19 y las 5, de acuerdo con múltiples informes de los medios de comunicación en hebreo del domingo. Los negocios no esenciales estarán cerrados durante el toque de queda, y las escuelas estarán cerradas todo el tiempo.

El gabinete debía reunirse el domingo por la noche para votar un plan formulado por el «zar del coronavirus» del gobierno, el profesor Ronni Gamzu, para imponer nuevos cierres en 10 municipios, incluyendo las ciudades árabes de Umm al-Fahm, Tira y Kfar Qassem, y las ciudades Haredi de Elad, Bnei Brak, Beitar Illit y Emmanuel. Israel este fin de semana pasó 1.000 muertes de COVID-19.

Sin embargo, debido a una reacción violenta de los líderes ultraortodoxos, Netanyahu canceló la reunión especial del gabinete sobre los cierres y se reunió con los líderes de los dos principales partidos políticos ultraortodoxos, el ministro de Vivienda Yaakov Litzman del Judaísmo Unido de la Torá y el ministro de Interior Aryeh Deri de Shas, para elaborar una nueva política hacia los llamados municipios «rojos», los que tienen las tasas de infección más altas, mientras trata de calmar la creciente ira en el sector.

El gabinete se reunió el domingo para discutir alternativas a los cierres.

El aparente cambio de opinión de Netanyahu se produjo después de que cuatro alcaldes publicaran una carta abierta acusándolo de «pisotear» sus comunidades y «convertirnos en vectores de enfermedades y enemigos del pueblo».

Una fuente política ultraortodoxa fue citada por el periódico Israel Hayom, generalmente considerado como un portavoz de Netanyahu, diciendo que la crisis con el primer ministro era aún más grave que cuando Netanyahu envió a los partidos ultraortodoxos a la oposición en 2013 y formó un gobierno con su archirrival Yair Lapid.

Sin embargo, incluso el plan revisado fue calificado por Deri y Litzman como «inaceptable» debido a la inclusión del cierre de instituciones educativas.

Netanyahu emitió un comunicado el domingo por la noche diciendo que el virus «no diferencia entre naciones y poblaciones» y que la clasificación de las ciudades «rojas» «no se hace para acosar y no es aleatoria – son resultados científicos según el número y la tasa de infecciones». «En este momento, eso es principalmente en las comunidades ultraortodoxas y árabes», dijo Netanyahu, expresando su «respeto» a los líderes de ambas comunidades que «me dijeron que impusiera restricciones».

«Debemos tomar medidas para prevenir las infecciones en eventos y bodas y en las escuelas», dijo el primer ministro. «Haremos lo que sea necesario de manera responsable. No escuchen a los populistas».

Netanyahu fue criticado, incluso por los miembros de la coalición, por aplazar el voto del gabinete y cambiar el plan de gobierno.

Un alto funcionario del Ministerio de Salud fue citado por el sitio de noticias Ynet diciendo que ni él ni Gamzu estaban «dispuestos a aceptar la preferencia de las consideraciones políticas sobre las consideraciones de salud».

Gamzu, que ha sido repetidamente atacado por los ultraortodoxos por presionar para que se produzcan cierres, dijo a un comité del Knesset (Parlamento) el domingo que se enfrentaba a «artillería organizada diseñada para desviar mi atención de las decisiones profesionales». Dijo que «ninguna persona ordinaria podría soportar eso», describiéndose a sí mismo como un amigo de la comunidad.

Los miembros de la oposición fueron más contundentes. «Todos somos rehenes», dijo el líder del partido Yisrael Beytenu, Avigdor Liberman, quien ha criticado regularmente a los líderes ultraortodoxos desde que se pelearon con el primer ministro el año pasado.

«Si hiciste planes para las fiestas, es una pena que no los hayas coordinado primero con Deri y Litzman», dijo Liberman. «Debido a la ira de los partidos ultraortodoxos, la alternativa de Netanyahu será un cierre general de Rosh Hashanah hasta el final de Sucot». «Netanyahu no teme a Dios, pero sí a los representantes de Dios en la Knesset».

La renombrada carta, en la que se acusa a Netanyahu de convertir a las comunidades ultraortodoxas en «enemigos del pueblo» y se promete desafiar las órdenes de cierre, fue firmada por el alcalde de Bnei Brak, Avraham Rubinstein, el alcalde de Beitar Illit, Meir Rubinstein, el alcalde de Elad, Israel Porush, y el alcalde de Emmanuel, Eliyahu Gafni.

«Nunca se molestaron en escuchar nuestras voces, en entender nuestra crisis, y en tratar de avanzar en los esfuerzos prácticos para aplanar la curva de las infecciones, no estaban escuchando y no estaban interesados en aprender», acusaron los alcaldes. En su lugar, Netanyahu «impuso un bloqueo tras otro en las ciudades haredim (ultraortodoxas), que nunca hizo una diferencia real – o todos los habríamos apoyado con una sola voz y los implementamos por nuestra propia cuenta.»

Acusaron a Netanyahu de «intentar trasladar la presión de los medios de comunicación a las comunidades más débiles». «Dejaremos de cooperar con las diversas autoridades», escribieron, «en cualquier cosa relacionada con el cierre. Las agencias del estado son bienvenidas a actuar por su cuenta, como lo han hecho en cualquier caso sobre nuestras cabezas. Usted mismo, personalmente, debe asumir la responsabilidad, Primer Ministro».

Y concluyeron: «Todo el público Haredi no olvidará la injusticia que se le está haciendo. No olvidaremos quién es el hombre que, una y otra vez, firmó para convertirnos en vectores de enfermedades y enemigos del pueblo mediante el castigo selectivo de decenas de miles de familias de la comunidad. Vemos en ti al único perpetrador de estos castigos».

La opinión expresada en la carta, dijeron, se había ganado el apoyo de los principales rabinos de la comunidad antes de ser enviada.

Las medidas propuestas por Gamzu incluían la prohibición de entrada y salida, mantener a los residentes a menos de 500 metros de sus casas, detener el transporte público y cerrar los negocios no esenciales y todas las escuelas, excepto las guarderías y los programas de educación especial.

Las ciudades y pueblos designados «rojos» a partir del domingo por la mañana fueron: Kafr Qassem, Lakiya, Yakir, Ein Mahil, Daliyat al-Karmel, Tira, Kfar Aza, Jaljulya, Maale Iron, Emmanuel, Assafiya, Beit Jann, Kasra-Samia, Beitar Illit, Ka’abiyye-Tabbash-Hajajajre, Tiberíades, Umm al-Fahm, Fureidis, Buqata, Jatt, Rechasim, Aabalin, Kafr Kanna, Kafr Bara, Taibe, Bnei Brak, Arara, Zemer, Abu Snan, Qalansawe, Elad, Sheikh Danun y Nazaret.

Además, se han designado como «rojos» los siguientes barrios de Jerusalén: los barrios judíos, cristianos, musulmanes y armenios de la Ciudad Vieja; Shuafat; el campamento de refugiados de Shuafat y la zona industrial de Anatot; Issawiya; A-Tur; Al Shaykh; Al Sawana; Bab a-Zahara; Wadi al-Joz; y el jeque Jarrah.

La mayoría de las localidades en las que las nuevas restricciones iban a entrar en vigor son zonas mayoritariamente árabes y ultraortodoxas.

El sábado Israel superó el sombrío hito de 1.000 muertes por el nuevo coronavirus, según el Ministerio de Salud, convirtiéndose en el 49º país del mundo en hacerlo.

En total, se registraron 14 nuevas muertes durante el Shabat, lo que eleva el número de personas en Israel que han sucumbido a COVID-19 a 1.007, un número que aumentó el domingo por la mañana a 1.010.

Incluso cuando las tasas de pruebas cayeron en picado durante el fin de semana a sólo 15.191 el sábado, hubo 1.482 nuevas infecciones confirmadas, el Ministerio de Salud dijo el domingo por la mañana. El porcentaje de pruebas positivas se mantuvo en un preocupante 9,8%.

En total ha habido 129.349 casos desde el inicio de la pandemia, 26.232 de los cuales están activos.

Israel tiene actualmente la tasa más alta de nuevas infecciones per cápita del mundo, en promedio semanal.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat