Inicio ISRAEL Israel. La coalición en peligro parece encaminarse al colapso

Israel. La coalición en peligro parece encaminarse al colapso

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- En otro fracaso del tambaleante gobierno, los proyectos de ley de la oposición para elevar el salario mínimo superaron las lecturas preliminares en la Knesset el miércoles, ya que algunos legisladores de la coalición rompieron filas para votar a favor de las medidas.

Los legisladores votaron a favor de elevar el salario mínimo a 40 NIS (12 dólares) por hora desde 29,12 NIS (8,70 dólares) por hora, en una causa a la que se oponen la mayoría de los partidos de la coalición.

Un legislador del partido Laborista de la coalición patrocinó uno de los tres proyectos de ley vinculados que se sometían a votación, mientras que los otros dos fueron patrocinados por MK de la oposición. La coalición optó por oponerse a los tres proyectos de ley en medio de la presión del Ministerio de Finanzas contra el aumento del salario mínimo.

Antes de la lectura se produjeron tensas luchas internas entre los partidos de la coalición sobre el modo de gestionar las votaciones, y Ra’am desafió la disciplina de la coalición y dijo que votaría a favor de la propuesta del partido de la oposición, la Lista Conjunta, de mayoría árabe.

El partido Yesh Atid de la coalición se negó a permitir que los legisladores votaran como querían y en su lugar los MK de la coalición decidieron que se abstendrían de votar. Sin embargo, el ministro de Justicia, Gideon Sa’ar, vetó esa idea e insistió en que los legisladores votaran en contra del proyecto de ley de acuerdo con la posición del gobierno, según informan los medios de comunicación hebreos. En un compromiso de última hora, los partidos de la coalición abandonaron la votación, permitiendo que los tres proyectos de ley fueran aprobados.

En contra de la coalición, Meretz MK Ghaida Rinawie Zoabi y el partido Ra’am apoyaron los proyectos de ley de salario mínimo. El líder de Ra’am, Mansour Abbas, no asistió a la votación. Es la segunda vez esta semana que Zoabi y Ra’am van en contra de la coalición en las votaciones.

El primer proyecto de ley que se sometió a votación, patrocinado por los MK de la oposición Ahmed Tibi y Osama Saadi de la Lista Conjunta, fue aprobado con una votación de 23-4. Otro proyecto de ley presentado por la diputada laborista Naama Lazimi fue aprobado por 19 votos a favor y 3 en contra, y un tercero presentado por la diputada Orly Levy-Abekasis del Likud de la oposición fue aprobado por 22 votos a favor y 4 en contra.

El primer ministro Naftali Bennett estaba en el pleno y votó en contra de los proyectos de ley, junto con el jefe de la coalición MK Boaz Toporovsky, MK Michal Shir del partido Nueva Esperanza y el vicepresidente de la Knesset, el ministro Eitan Ginzburg de Azul y Blanco, que presidía la sesión.

Lazimi, del Partido Laborista, que ha defendido durante mucho tiempo el aumento del salario mínimo, se abstuvo de la legislación que ella misma había llevado a la Knesset, diciendo entre lágrimas al pleno: «Me está matando irme cuando quiero votar a favor».

«Nos retiraremos para mantener la disciplina de la coalición y también para que se apruebe», dijo. «Este proyecto de ley se aprobará porque abandonaremos el pleno».

«Lo que más importa, al final, es que la ley pase hoy una lectura preliminar, a pesar del gran dolor que tengo por no haberla votado, pero sigo sabiendo que con este acto estoy haciendo lo correcto», dijo Lazimi.

Su partido, el Laborista, adoptó un tono más optimista: «Nos alegramos de que, junto con la administración de la coalición, hayamos llegado a un acuerdo para aprobar el proyecto de ley, por un lado, y mantener la unidad y la integridad de la coalición, por otro».

Abir Kara, de Yamina, argumentó que el aumento del salario mínimo, tal y como se establece en los proyectos de ley, perjudicaría a las empresas y «perjudicará a los más débiles de la sociedad israelí, alimentando la inflación y la subida de precios.»

«Si la gente se ve obligada a abandonar el mercado laboral, será por culpa de este proyecto de ley», advirtió Kara, viceministro del Gabinete del Primer Ministro.

La fuerza impulsora de los tres proyectos de ley fue la organización Standing Together, un grupo de activismo por la justicia social.

«Los verdaderos héroes de hoy no son los altos cargos del gobierno que cedieron a la presión pública, sino todas aquellas personas que presionaron, actuaron, se organizaron, pasaron a la acción y demostraron que donde hay una campaña, también hay esperanza», dijo el grupo en un comunicado tras la sesión de la Knesset.

El fracaso de la coalición a la hora de bloquear la legislación fue la última crisis para el gobierno en peligro, que ha luchado por mantenerse en pie desde que perdió su mayoría parlamentaria a principios de abril, y parece estar acercándose a un colapso.

El lunes, la oposición, con la ayuda de dos diputados de la coalición, rechazó en la Knesset una ley fundamental para renovar la aplicación del derecho penal israelí y de algunas leyes civiles a los israelíes en Cisjordania.

Mazen Ghanaim, de Ra’am, y Zoabi, de Meretz, votaron en contra del proyecto de ley, mientras que otros legisladores de la coalición se abstuvieron. Su decisión de romper filas provocó una mayor confusión en la coalición, y los líderes del gobierno, incluido el ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, pidieron a los rebeldes que dimitieran.

El ministro de Justicia, Gideon Sa’ar, que supervisó la legislación, dijo antes de la votación que era una prueba crucial de la viabilidad de la coalición, pero ha dicho que la someterá a otra votación la próxima semana. Al parecer, Zoabi ha dicho a sus colegas que volverá a votar en contra.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat