Inicio ISRAEL Israel. El presidente de la Agencia Judía se prepara para la batalla sobre la Ley del Retorno

Israel. El presidente de la Agencia Judía se prepara para la batalla sobre la Ley del Retorno

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- Doron Almog, ex general de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) y actual presidente de la Agencia Judía, pretende unir al pueblo judío en un momento en que cree que el gobierno entrante podría desgarrarlo alterando la Ley del Retorno, la legislación que determina quién tiene derecho a la ciudadanía israelí.

En la actualidad, esto incluye a cualquiera que tenga al menos un abuelo judío. Pero los partidos religiosos del gobierno entrante pretenden revocar la «cláusula del nieto» y limitar la inmigración sólo a las personas que son judías según las interpretaciones ortodoxas de la ley religiosa (halajá) y a sus hijos.

Almog considera que estas propuestas dividen, y que el Estado de Israel cierra sus puertas a personas que se sienten vinculadas al judaísmo aunque no sean judías según la halajá.

«El pueblo judío está polarizado hoy en día. Eso conlleva la amenaza de que una parte del pueblo no sea incluida», expresó Almog a The Times of Israel, sentado en una mesa de conferencias en su despacho de la sede de la Agencia Judía en Jerusalem.

Para Almog, parece obvio que los descendientes de judíos forman parte del pueblo judío en general, aunque no cumplan los criterios religiosos. Los judíos pasaron por muchas cosas en su historia: pogromos, discriminación, persecución. Si algunos de ellos se casan con no judíos por el camino, eso no debería significar que se los echa del grupo, argumenta, especialmente si sienten una conexión y están dispuestos a probar su suerte con el Estado judío.

Almog junto a Yaakov Hagoel, presidente de la Organización Sionista Mundial.

«Afectaría a la forma en que la gente se siente conectada. Sería como si Israel les diera la espalda. Es como si el Estado les dijera -revocando la ‘cláusula del nieto’ o cambiando la Ley del Retorno- que no forman parte de nosotros.Porque son reformistas, no forman parte de nosotros. Eso tiene un significado tremendo«, agregó Almog.

La semana pasada, Almog y otros seis altos dirigentes de organizaciones sionistas internacionales enviaron una carta al Primer Ministro Netanyahu advirtiéndole de que modificar la Ley del Retorno sembraría la división entre Israel y los judíos de la diáspora.

«La Agencia Judía es el órgano ejecutivo del pueblo judío. La Agencia Judía es la voz de los judíos del mundo. Nuestra visión del mundo es una visión expansiva que cree que hay espacio para todos. Por eso escribimos al primer ministro pidiéndole que no cambie el statu quo, que un cambio puede causar una ruptura entre Israel y la Diáspora», señaló Almog.

«Haremos todo lo posible para evitar que [la ‘cláusula del nieto’] sea revocada. Pero cualquier decisión que se tome debe hacerse en colaboración con los judíos de la diáspora. Deberíamos formar parte de ella. No debería ser una decisión unilateral. Afecta a la conexión entre el Estado de Israel y la judería mundial, por lo que [esta última] debe formar parte del debate», aseguró el presidente de la Agencia Judía.

Además, Almog dijo que la agencia «ve al gobierno como un socio. Queremos representar a todas las confesiones del judaísmo ante el gobierno de Israel. Si se forma un comité, queremos estar allí para expresar la voz de la Diáspora».

100 - IDF Ret. Major General Doron Almog: Lost His Son With Autism & Was The Force Behind Creating Aleh-Negev in Southern Israel - 21st Century Dads

Doron Almog junto a su hijo Eran.

Durante la entrevista Almog expuso sus planes para la Agencia Judía, sus preocupaciones sobre el gobierno entrante, la centralidad de la Ley del Retorno y, brevemente, las continuas luchas de la organización en Rusia, cuyo gobierno amenazó con cerrar sus operaciones en el país.

«Nuestro trabajo en Rusia continúa. Se nos exigió que adaptáramos nuestros sistemas a la legislación rusa. Lo hicimos, al 100%. Pero prefiero no hablar de ello porque es muy delicado», explicó Almog.

Almog era una especie de candidato tapado para el puesto de presidente de la Agencia Judía, ya que recibió el nombramiento después de casi un año en el que el comité de nombramientos no pudo elegir un sustituto para Isaac Herzog, el anterior presidente que dejó el cargo para convertirse en el undécimo presidente de Israel.

Aliá a Israel aumentó un 31% en este 2021

Almog es el primer presidente en al menos dos décadas que no procede del mundo de la política y uno de los pocos jefes de la organización, de 93 años de antigüedad, que no ocupó un cargo electo, aunque lleva mucho tiempo implicado en la vida pública. Su falta de afiliación política lo convirtió en una especie de candidato de compromiso, que ejemplificaba una especie de ideal platónico de »israelidad».

Nacido en Israel en 1951, hijo de sionistas de larga tradición, Almog asistió a la Hebrew Reali School de Haifa, de la que salieron numerosos generales de las IDF y notables israelíes, entre ellos la megadonante conservadora Miriam Adelson.

Su hermano, Eran, resultó gravemente herido y fue dado por muerto en la guerra del Yom Kippur de 1973, lo que inculcó en Almog la convicción de no dejar nunca atrás a un soldado. Fue la primera persona sobre el terreno en la famosa incursión de Entebbe como joven oficial de la Brigada Paracaidista en 1976 y participó en la Operación Moisés para llevar a judíos etíopes a Israel. Pasó a dirigir el Mando Sur de las IDF antes de retirarse en 2003. Almog se refiere a su carrera militar como su «primer viaje».

Doron Almog, presidente entrante de la Agencia Judía para Israel, besa a su esposa Didi, tras ser elegido en Jerusalén el 10 de julio de 2022. (Yonatan Sindel/Flash90)/.

Su «segundo viaje» fue impulsado por su hijo Eran -llamado así por el hermano de Almog-, al que diagnosticaron de bebé autismo grave y otras discapacidades mentales. Almog llama a Eran su «mejor maestro», atribuyéndole el mérito de cambiar su vida y enseñarle sobre la discriminación y la importancia de cuidar a los más débiles de la sociedad israelí. Almog habla con amargura de los muchos dirigentes israelíes que se negaron a hablar en público de sus hijos y nietos discapacitados.

Tras retirarse del ejército, y horrorizado por las condiciones de la mayoría de los centros asistenciales, Almog abrió su propio centro de rehabilitación para niños y adultos discapacitados, incluido su hijo, uno sin los «muros de la vergüenza» que, según él, rodeaban a la mayoría de los demás en Israel. Cuando Eran murió en 2007, Almog rebautizó el centro en su honor. En 2016, recibió el Premio Israel por el trabajo de toda su vida.

Almog expresó que estaba «sorprendido» cuando recibió la llamada telefónica en mayo pasado de que estaba siendo nominado para la presidencia de la Agencia Judía.

VÍDEO: ¿Qué se necesita para hacer Aliá? | Unidos con Israel

«Lo consulté con [mi esposa] Didi en casa, y estuve de acuerdo – estuvimos de acuerdo», añadió.

«Nos sorprendió embarcarnos en el tercer viaje por el bien de todo el pueblo judío. Es complicado y toca los nervios más sensibles de esta cosa llamada pueblo judío», afirmó Almog.

La gran visión global de Almog para la Agencia Judía bajo su mandato no se traduce fácilmente al inglés: Kiruv levavot, que significa literalmente «unir los corazones».

Su atención se centra en áreas de amplio consenso: enviar más emisarios israelíes a comunidades de todo el mundo, convencer a los israelíes que ya están en el extranjero por una razón u otra para que se conecten con los judíos locales, y conseguir que los gobiernos israelíes ofrezcan mayores beneficios e incentivos a los nuevos inmigrantes.

Un agente de policía se interpone entre un grupo de jóvenes ultraortodoxos y una ceremonia de bar mitzvah en la sección igualitaria del Muro de las Lamentaciones el 30 de junio de 2022. (Laura Ben-David).

Al asumir su cargo, Almog no parecía dispuesto a irritar a nadie. En sus primeros discursos, hizo hincapié en la unidad y en la historia común que une a Israel y a los judíos de la diáspora, en lugar de lanzar condenas y advertencias.

Incluso cuando la coalición entrante expuso sus claras intenciones de modificar la Ley del Retorno, Almog evitó mostrarse combativo y habló en términos positivos de la importancia de la inmigración judía a Israel.

Sólo después de que el gobierno jurara su cargo y de que sus acuerdos de coalición incluyeran el compromiso de enmendar la ley, Almog -junto con otros seis altos cargos de la Agencia Judía, la Federación Judía de Norteamérica, la Organización Sionista Mundial y Keren Hayesod- emitió una crítica explícita de la propuesta.

ENSAYO FOTOGRÁFICO: La aliá de Bnei Menashé - Shavei Israel

Pero incluso entonces, la carta se centraba únicamente en la Ley del Retorno, a pesar de que el gobierno entrante también apuntó al Muro Occidental, una zona de especial interés para la Agencia Judía. La organización, cuando estaba dirigida por Natan Sharansky en 2016, encabezó el compromiso sobre el Muro Occidental, congelado durante mucho tiempo, que habría concedido el reconocimiento oficial a las confesiones no ortodoxas en la gestión del lugar sagrado. Este verano, la Junta de Gobernadores de la Agencia Judía también aprobó una resolución exigiendo medidas después de que extremistas ortodoxos invadieran las ceremonias de bar y bat mitzvah que tenían lugar en la sección igualitaria del Muro Occidental.

«Se tomó la decisión de dejarlo fuera. ¿Existe la amenaza de cambiar [el estatus de la sección igualitaria]? Tal vez, pero no está al mismo nivel que la Ley del Retorno«, subrayó Almog.

Otra posible área de discordia para Almog y la Agencia Judía es la cuestión de las conversiones al judaísmo. Durante más de 20 años, la Agencia Judía gestionó el programa Nativ (que no debe confundirse con la oficina gubernamental del mismo nombre que aprueba los requisitos de inmigración en la antigua Unión Soviética) para facilitar la conversión, principalmente de soldados de las IDF y otros jóvenes israelíes. En el pasado, estas conversiones rápidas fueron duramente criticadas por los rabinos ultraortodoxos y todavía no son aceptadas por algunos de ellos.

El presidente de la Agencia Judía, Isaac Herzog (2º D), y la ministra de Inmigración, Pnina Tamano-Shata (C), saludan a los inmigrantes etíopes que llegan al aeropuerto Ben Gurion el 11 de marzo de 2021. (Agencia Judía).

«Creo que gran parte del reto al que nos enfrentamos hoy es llegar a un compromiso, crear un mecanismo de conversión que acepte a todo el mundo, que exprese incluso cómo crecí yo, secularmente. El laicismo es una forma de judaísmo, una forma de judaísmo que tiene valores de abnegación y servicio nacional y de poner nuestras vidas en peligro por la seguridad del Estado de Israel», destacó Almog.

Los actuales programas estatales de conversión de Israel fracasaron sistemáticamente en atraer el interés, con sólo unos pocos miles de personas que se convierten a través de ellos cada año. Esto se considera un grave problema, ya que hay casi medio millón de ciudadanos israelíes que no son judíos según la halajá.

«Necesitamos un mecanismo de conversión que acepte a todo el mundo para que podamos ser un pueblo más grande y más fuerte», afirmó.

Almog señaló que en Israel existe una preocupación constante por la demografía, dando a entender que también por ello merece la pena fomentar la conversión al judaísmo.

pe

Doron Almog, presidente de la Agencia Judía (en el centro, con camisa blanca), visita a los nuevos inmigrantes en Ulpan Etzion, un centro de inmersión en hebreo en Jerusalem en su primer día de trabajo, el 21 de agosto de 2022. (Maxim Dinstein/Agencia Judía).

«El número de judíos entre el río Jordán y el mar Mediterráneo es algo importante, ¿verdad? ¿Queremos tener medio millón más o medio millón menos?», advirtió.

La Agencia Judía opera en comunidades judías de todo el mundo. En sus primeras décadas, se centró principalmente en fomentar y facilitar la inmigración judía, o aliá. Bajo la presidencia de Ze’ev Bielski, entre 2005 y 2009, la organización centró su atención en la educación y el fortalecimiento de las comunidades de la diáspora.

Almog dijo que, en teoría, la aliá sigue siendo el ideal, pero reconoció que en algunos casos es improbable y no necesariamente lo mejor para el Estado de Israel.

«Quiero que haga aliá el mayor número posible de personas. Pero tampoco creo que tenga que ser un misionero en lugares donde es bueno para los judíos como Estados Unidos. Incluso en ese punto, se podría argumentar, hay un creciente antisemitismo y todo eso. Pero no necesito ser un misionero. Creo que la aliá tiene que surgir del sentimiento de ‘hineni'», dijo, utilizando un concepto de la Biblia que significa literalmente «aquí estoy», y que suelen utilizar las personas que sienten que tienen una vocación, que están preparadas y dispuestas a actuar.

«En el caso de Estados Unidos, tengo que animarlos a que vengan a visitarnos. Pero en lugares donde el nivel de vida es más duro, como en Europa del Este, en Sudamérica… allí tenemos que hablar más explícitamente de aliá. Diré algo más. La alianza estratégica con Estados Unidos es muy importante. Si no hay una comunidad judía fuerte allí, no sé si Estados Unidos querrá ser un aliado estratégico como lo es hoy», concluyó.

 

 

Fuente: Times of Israel.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat