Inicio ISRAEL El Vaticano agradece a los médicos israelíes después de salvar a una monja de Jerusalem

El Vaticano agradece a los médicos israelíes después de salvar a una monja de Jerusalem

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Las cartas de agradecimiento y aprecio no son algo raro en los departamentos de neurología y neurocirugía del Centro Médico Shaare Zedek de Jerusalem, pero no todos los días los médicos reciben una nota de agradecimiento del Vaticano.

Pues bien, eso es exactamente lo que ocurrió después de que el equipo de expertos del hospital salvara a la hermana Małgorzata Szałkowska, una monja de Jerusalem Este que tuvo que ser operada de urgencia para extirparle un tumor cerebral que casi la dejó paralizada.

Szałkowska, que se ha recuperado totalmente desde la operación, dice que hace dos años le apareció una extraña erupción en el cuerpo, pero que en ese momento no le dio importancia.

Al sarpullido le siguió un inexplicable termor en la mano derecha que no hizo más que empeorar con el paso del tiempo. Después de casi un año, la capacidad de Szałkowska para funcionar con normalidad se ha deteriorado tanto que no podía trabajar en el monasterio ni realizar acciones sencillas como vestirse por sí misma.

En busca de ayuda para su termorresistencia, Szałkowska acudió a la doctora Adele Misk, neuróloga jefe del Centro Médico Shaare Zedek. Dice que la monja llegó con un fuerte temblor en las manos, lo que suscitó la preocupación por dos posibles afecciones que requerían tratamiento urgente: un Parkinson en fase avanzada o un tumor potencialmente mortal.

El Dr. Misk solicitó un chequeo exhaustivo, incluyendo una prueba de electromiografía (EMG) y una resonancia magnética que encontró un tumor de 4 cm situado junto a la zona del cerebro que controla la función motora y que podría haber provocado una parálisis completa de las extremidades.

Szałkowska fue remitida a cirugía en el Departamento de Neurocirugía, donde conoció al director del departamento, el Dr. Nevo Margalit. Le dijo que se sentía completamente paralizada y que no podía escribir desde hacía más de un año y que su movilidad estaba muy comprometida.

«La monja llegó con un tumor meníngeo benigno. Suele ser un tumor de crecimiento lento, por lo que la intervención quirúrgica puede posponerse si es necesario», explica el Dr. Margalit.

«En este caso, sin embargo, la localización del tumor suponía un reto importante porque estaba situado justo en la corteza motora. Este tipo de cirugía conlleva un riesgo de debilidad grave o incluso de parálisis permanente. Su función motora se deterioró rápidamente y vi cómo su mano pasaba de débil a casi paralizada en cuestión de días.

El día de la operación, la paciente dio positivo en el coronavirus. Según el protocolo, los pacientes con coronavirus no pueden ser operados hasta su completa recuperación, debido al riesgo de infección en estado de enfermedad. Tras las consultas, se decidió seguir adelante con la operación inmediatamente. A las pocas semanas de la operación y junto con el tratamiento de rehabilitación, la mano volvió a funcionar plenamente. Estamos contentos de haber tomado la decisión correcta de operar a pesar del coronavirus y estamos satisfechos con los buenos resultados».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat