Inicio ISRAEL El autor del código ético de las FDI califica de «mutaciones» a los campos nacionalistas religiosos y haredíes

El autor del código ético de las FDI califica de «mutaciones» a los campos nacionalistas religiosos y haredíes

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Un destacado filósofo israelí que ayudó a redactar el Código Ético de las Fuerzas de Defensa de Israel denunció a los ultraortodoxos del país y a los campos religiosos nacionales como «mutaciones» en un encendido post de Facebook el jueves que provocó una importante reacción de los legisladores y expertos de la derecha.

La publicación de Kasher, que ya ha sido eliminada, se produjo en respuesta a los resultados de las elecciones del martes, en las que los partidos ultraortodoxos y la facción de extrema derecha Sionismo Religioso obtuvieron importantes ganancias, lo que los posiciona para desempeñar un papel destacado en el próximo gobierno del presidente del Likud, Benjamin Netanyahu. Su bloque de partidos ultraortodoxos y de extrema derecha, liderado por el Likud, obtuvo 64 escaños en la votación nacional.

Kasher escribió que «la imagen del pueblo judío, que nos es familiar por nuestra infancia, por la educación que recibimos, por la vida que conocimos, por las historias que escuchamos, no es la imagen actual. Ante nosotros hay dos mutaciones del pueblo judío.

«La mutación ultraortodoxa es una transición del modo de vida exiliado de la minoría que ha vivido su propia vida, ha mantenido su modo de vida y no provoca a los gobernantes extranjeros, al nuevo modo de vida de la minoría que vive a expensas de los demás, un parásito económico, que esquiva el reclutamiento, que se absuelve de la responsabilidad civil y que no tiene ningún respeto real por el régimen democrático y sus principios», dijo Kasher, que es profesor emérito de la Universidad de Tel Aviv y ha recibido el Premio Israel.

«La mutación nacionalista es una transición desde el modo de vida religioso en el que hay una adhesión a los principios de justicia y equidad, honestidad y compasión; [una vida] que reverencia a Dios pero con una conducta humana, a un modo de vida revoltoso y perverso que [principalmente] santifica la tierra y controla a sus habitantes con violencia, utilizando métodos que no tienen justicia, ni compasión, ni moral y, tiene más que nada, una adoración de ídolos a la tierra, a la nación y a su liderazgo corrupto.»

Un pueblo judío con «esta cara» no es «mi pueblo judío», escribió Kasher, y «no es el pueblo judío entre el que deseo ser contado como hijo».

«Sigo siendo una persona de origen judío. Siempre lo seré. Mi origen y mi identidad son el judaísmo sano que precedió a estas mutaciones mórbidas, malignas, groseras y repulsivas», continuó.

A continuación, rechazó los llamamientos «inválidos» a la unidad con los dos bandos que considera «mutaciones».

«Las diferencias entre la gente de las mutaciones y yo no son marginales y no deben ser ignoradas en aras de un objetivo superior», argumentó. «No hay una verdadera unidad y nunca la habrá».

Varias horas después de su publicación, Facebook eliminó el post de Kasher por violar sus normas de conducta.

El filósofo escribió posteriormente que formaba parte de un esfuerzo por silenciarlo.

Presionado el viernes en la emisora pública Kan para que defendiera su dura retórica, Kasher insistió en que no utilizó «mutación» como una palabra maldita, sino como una palabra que connota un «cambio significativo que tuvo lugar en el traspaso de generación en generación».

El presidente del Sionismo Religioso, Bezalel Smotrich, respondió a los comentarios de Kasher, diciendo que le entristecían además de ser «irresponsables y locamente peligrosos».

«Personas como Asa Kasher, cuya sabiduría, integridad y moralidad quería apreciar, se revelan ahora como carentes de responsabilidad nacional, integridad personal y mínima moralidad. Sobre todo, son unos completos tontos», dijo.

Dirigiéndose a sus «hermanos de la izquierda», Smotrich dijo que su campo recibió «el mandato de promover lo que creemos que es correcto y bueno para el Estado de Israel. Definitivamente vamos a cumplir este mandato… pero también saben que su intimidación no tiene fundamento. Nadie va a destruir la democracia, convertirnos en Irán, perjudicar los derechos individuales de alguien u obligarle a cambiar su estilo de vida».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat