Inicio ISRAEL Editorial: Israel votó a Netanyahu y Ben Gvir. Hay que dejarlos gobernar

Editorial: Israel votó a Netanyahu y Ben Gvir. Hay que dejarlos gobernar

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- Israel acudió a las urnas el martes y, de forma poco habitual, tomó una decisión clara: Benjamín Netanyahu. Esta vez no hubo jurado popular, ni empate, ni vacilación: El país quiere que Netanyahu vuelva a ser el jefe de un gobierno muy derechista y religioso. La nación habló y ahora es el momento de cumplir su decisión.

¿Qué significa eso? Significa dejar que Netanyahu forme una coalición de derecha y muy religiosa. Eso es lo que el pueblo quiere, eso es lo que el pueblo votó.

Y esto no significa decirle al país, como un padre podría decirle a un niño que se porta mal: «Hiciste tu cama, ahora acostate». Más bien se trata de reconocer que en una democracia debe respetarse la voluntad del pueblo, y los resultados electorales dieron a conocer inequívocamente los deseos de este país.

Cuando comience la construcción de la coalición, habrá llamamientos para incorporar a otros partidos -como la Unidad Nacional de Benny Gantz o incluso Yesh Atid de Yair Lapid- a la coalición para formar un gobierno de unidad nacional. Y aunque siempre hay algo reconfortante en los llamamientos a la unidad -y algunos dirán que es necesaria para «moderar» lo que se perfila como el gobierno más derechista de la historia del país-, eso no es lo que votó la nación.

No votó a Gantz como ministro de Defensa ni a Lapid como ministro de Asuntos Exteriores. Votó por Netanyahu, e Itamar Ben-Gvir, y Bezalel Smotrich, y Arye Deri y Yitzhak Goldknopf. Recibieron un mandato claro; hay que darles las riendas. Si, más adelante, Gantz o Lapid o algunos de sus partidos optan por unirse al gobierno, que así sea. Pero es hora de honrar la elección del pueblo y darle lo que votó.

Cuando no se le da al pueblo lo que votó, cuando se le da algo que no negoció, se está invitando a los problemas. Sólo hay que preguntar al ex primer ministro Naftali Bennett y al «gobierno del cambio» saliente.

Sea lo que sea lo que el país decidió en las urnas en las elecciones de marzo de 2021, no dijo que quería ver a Bennett, líder de un partido que sólo obtuvo siete escaños, como primer ministro. Sin embargo, eso es lo que obtuvo el país, y por eso Bennett fue perseguido durante su corto mandato por cuestiones de legitimidad.

¿Qué derecho tienes, se le preguntó repetidamente, a dirigir el país cuando tan poca gente te votó?

No es una pregunta que pueda hacerse al gobierno entrante de Netanyahu, que recibió un claro mandato para gobernar.

Sin embargo, ese mandato decisivo conlleva una responsabilidad, y parte de esa responsabilidad es la necesidad de tranquilizar rápidamente a los votantes que se despertaron el miércoles por la mañana con la sensación de que su país se les escapaba de las manos.

La primera tarea de Netanyahu, así como la de sus posibles socios, debe ser reconocer los temores y las preocupaciones de muchos ciudadanos árabes, mujeres, miembros de la comunidad LGBTQ+ y ciudadanos seculares del país, y disipar esos temores.

Los socios de la coalición -dirigida por un hombre que dirigirá el país por tercera vez, algo sin precedentes (Ben-Gurión, Shamir y Peres volvieron una vez cada uno)- deben dejar claro que los sectores preocupados no tienen nada que temer, que éste también es su país y que se respetará su forma de vida y se protegerán sus derechos.

Algunos pueden argumentar que esto se da por hecho y que no hay razón para decirlo. Es un error. Con razón o sin ella, muchos temen que el país esté a punto de dar un giro de 180 grados en todo lo que tiene que ver con los derechos democráticos y de las minorías. Netanyahu debe transmitir claramente -y lo antes posible- que esto no va a suceder.

Ya empezó a hacerlo, al decir en su discurso de victoria la madrugada del miércoles que, aunque dirigirá un gobierno de derechas, pretende ser el primer ministro de todos los israelíes: «De la derecha y de la izquierda, de los judíos y de los no judíos».

Es necesario enviar un mensaje tranquilizador similar a los amigos de Israel en todo el mundo, algunos de los cuales están preocupados por el ascenso de la extrema derecha. A esto también se refirió brevemente durante su discurso, diciendo que «no se embarcará en aventuras innecesarias».

Las palabras de Netanyahu indican que comprende los enormes desafíos internos y externos que le esperan como consecuencia directa del resultado de la votación del martes. Esperamos sinceramente que sus actos reflejen el mensaje tranquilizador de sus primeras palabras.\

Artículo publicado en The Jerusalem Post.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat