Inicio ISRAEL Coronavirus. ¿Pueden los judíos de la diáspora visitar Israel durante la pandemia?

Coronavirus. ¿Pueden los judíos de la diáspora visitar Israel durante la pandemia?

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Como muchos judíos franceses, Agnes Mimoun solía dar por sentada su capacidad para viajar libremente a Israel. Llegar al país era tan fácil como reservar un boleto online y tomar un taxi al aeropuerto Charles de Gaulle de París para tomar el vuelo de 4 horas y media a Tel Aviv.

 

Pero durante el último mes, Agnes, madre de tres hijos del suburbio parisino de Sarcelles, de gran población judía, trató  desesperadamente de convencer a la embajada de Israel en París de que la deje entrar al país para asistir a la boda de su hijo el próximo mes.

“No responden, ni por teléfono ni por correo”, se quejó Mimoun. “En su sitio web hay una opción para hacer una cita, pero solo es en octubre. Siento que estoy tratando de salir de Egipto. Es muy estresante no saber si podré estar allí «.

Lo cierto es que la experiencia de Mimoun está lejos de ser única. En marzo, con el aumento de los casos de COVID-19, Israel cerró sus puertas a los no ciudadanos, excluyendo efectivamente a la mitad de los judíos del mundo del acceder al Estado judío durante una de las peores situaciones de salud pública en décadas.

Los judíos de todo el mundo quedaron decepcionados, según destaca un informe publicado por el diario The Jerusalem Post. Una destacada personalidad de los medios judíos franceses calificó la prohibición como un «problema existencial» en una entrevista en abril con el periódico israelí Haaretz, y dijo que no tenía precedentes para los israelíes prohibir a los visitantes para protegerse de otros judíos.

En los últimos meses, el país ha trabajado para aflojar algunas restricciones y preservar otras, creando un mosaico de políticas que dejó a los judíos de todo el mundo confundidos sobre si pueden visitar Israel y qué se necesita para llegar allí.
Múltiples casos de alto perfil han llamado la atención sobre las dificultades de ir y venir en medio de las restricciones actuales. Uno de ellos fue el caso de una niña israelí de 3 años que había ido a visitar a su abuela en Ucrania y no podía regresar a casa porque su abuela no podía escoltarla según las reglas sanitarias de Israel. En otro, los ciudadanos indios que estudian y trabajan en Israel no pudieron regresar a sus empleos y escuelas  debido a la prohibición de ingresar a los no ciudadanos.
Y un número pequeño pero significativo de parejas, aquellas con un miembro que no es israelí, cuyos matrimonios interreligiosos o entre personas del mismo sexo no son reconocidos por las autoridades rabínicas de Israel también se separaron debido a las restricciones de viaje. «Es realmente un escándalo», dijo el mes pasado un abogado israelí de derechos humanos .
A medida que la respuesta de Israel al coronavirus ha evolucionado, el gobierno ha tomado algunas medidas para abordar la reunificación familiar. El 13 de julio, la Autoridad de Población e Inmigración anunció que se permitiría la entrada al país de clases limitadas de no ciudadanos, principalmente miembros de la familia, para eventos del ciclo de vida como nacimientos y bodas.
Pero navegar por la burocracia de Israel es difícil en el mejor de los casos. Ahora, con el país en crisis, muchos encuentran que navegar por las nuevas regulaciones es sumamente frustrante y difícil.
Cualquier persona que asista a un evento familiar debe completar un formulario online, proporcionar una copia de su pasaporte y boleto, y obtener un seguro médico especial que lo cubra si contrae COVID-19 en Israel. También deben demostrar una relación familiar, enviar copias de las tarjetas de identificación israelíes de las personas que van a visitar y proporcionar la dirección donde permanecerán en cuarentena durante dos semanas a su llegada.
Los abuelos que vengan a conocer nuevos nietos deben obtener una nota del médico que indique la fecha de vencimiento. Las personas que viajen para celebrar un bar o bat mitzvah deben proporcionar una invitación. Los israelíes que deseen traer a sus cónyuges del extranjero deben presentar la documentación al Ministerio del Interior y proporcionar una copia de su ketubah, o contrato de boda judío, que no todos tienen.
Una judía francesa le dijo a la Agencia Telegráfica Judía que ha pasado el último mes buscando permiso para visitar a su hija embarazada en Israel, pero que se ha topado con un obstáculo tras otro.
“Siempre me dicen que falta algo”, dijo la mujer sobre los funcionarios del consulado israelí. Pidió ser identificada solo como Joelle porque no quería poner en peligro sus esfuerzos por ingresar.
“Presenté todo el papeleo al menos cinco veces”, agregó. “Es muy frustrante. No estoy pidiendo venir de vacaciones y broncearme en la playa. Mi hija dará a luz pronto», dijo.
Israel ha permitido el ingreso de nuevos inmigrantes al país a través de un proceso que ahora incluye un período de cuarentena. (La mayoría de los nuevos inmigrantes que han llegado comenzaron el proceso antes de la pandemia, aunque un grupo que ayuda a los judíos norteamericanos a hacer la mudanza dice que las solicitudes alcanzaron niveles récord en los últimos meses. Las solicitudes de judíos franceses se han triplicado este año  según un informe de la agencia de noticias francesa AFP.
Harta de intentar conseguir un permiso para visitarla, Joelle consideró solicitar la ciudadanía israelí para poder llegar a tiempo al nacimiento de su nieto. No llegó a eso: después de semanas de lidiar con documentos y burócratas, logró navegar con éxito las nuevas reglas y ahora está en cuarentena en Israel.
El proceso pronto podría ser más fácil para los abuelos de bebés nacidos en Israel desde el 1 de marzo. Michal Cotler-Wunsh, miembro de la Knesset, publicó un mensaje de video en Facebook el martes anunciando un nuevo proceso para traer abuelos al país.
“Después de que cientos de ustedes se acercaron a mi oficina y después de semanas de arduo trabajo, estoy muy feliz de informarles que sus padres ahora podrán conocer a sus nuevos bebés y que ustedes podrán recibir el abrazo y la ayuda. ¡Te lo mereces!» dijo Cotler-Wunsh en un mensaje dirigido a quienes han inmigrado a Israel. Las solicitudes deben presentarse antes del 18 de septiembre, indicó.
Pero incluso cuando los legisladores proponen soluciones caso por caso, otra política está exacerbando las tensiones en torno a las restricciones de viaje a Israel.
En junio, el gobierno anunció que algunos estudiantes universitarios extranjeros, principalmente estudiantes de posgrado involucrados en proyectos de investigación, podrían comenzar a regresar. Después de algunos idas y venidas, el gobierno también incluyó a estudiantes que venían a estudiar a las yeshivas y seminarios del país en lo que se ha convertido en un rito de iniciación en la comunidad ortodoxa estadounidense.
Ahora, más de 17.000 estudiantes extranjeros están en proceso de ingresar al país, incluso cuando otros judíos en el extranjero no pueden ingresar. El doctor Ronni Gamzu, un médico destacado que fue designado a fines de julio para controlar el brote de coronavirus de Israel, expresó su preocupación por el plan de la yeshivá, pero dijo que la decisión había precedido a su nombramiento. Asimismo indicó que se desplegarían inspectores para asegurarse de que los estudiantes cumplan con las regulaciones de salud pública, incluido el estudio solo en grupos pequeños.
El ministro del Interior, Aryeh Deri, defendió la decisión de permitir la entrada de estudiantes de yeshivá, llamando a Israel «el hogar nacional de todos los judíos en el mundo» y comparándolo con una madre que no puede rechazar a sus hijos.
Sin embargo, a los padres de los estudiantes de la Yeshivá no se les permitirá visitar según las reglas actuales de Israel. Eso tiene incluso a los padres felices de que la pandemia no haya descarrilado el plan de sus hijos de estudiar en Israel, desconcertados por las restricciones de viaje.
“Estoy tan feliz de que se vaya”, dijo Rina Greenwald de Cedarhurst, Nueva York, cuya hija Eliana planea pasar su segundo año en un seminario israelí. «Ella crecerá como persona y en su amor por Israel», añadió.
Pero aunque estaba feliz de que su hija pudiera regresar, Greenwald también dijo que le inquietaba que los viajes a Israel, incluido el suyo, todavía estuvieran restringidos. «Da un poco de miedo», dijo. «Quieres saber que siempre tendrás a Israel ahí para ti», expresó.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat