Inicio ISRAEL Coronavirus. Israel espera recibir la vacuna de la estadounidense Moderna a mediados de 2021

Coronavirus. Israel espera recibir la vacuna de la estadounidense Moderna a mediados de 2021

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- El director médico israelí de la empresa biotecnológica estadounidense Moderna dijo que el Estado judío recibiría su vacuna contra el COVID-19 fabricada por la compañía antes de junio de 2021. “Todavía no tenemos un calendario preciso, pero será en la primera mitad de 2021”, dijo el Dr. Tal Zacks al sitio de noticias de Ynet el jueves, añadiendo que “no puede prometer” que las vacunas se distribuyan en Israel en enero o febrero.

El primer ministro Benjamin Netanyahu anunció en junio que firmó un acuerdo con Moderna para una futura vacuna contra el coronavirus, sin especificar el número de dosis que se suministrarían ni los detalles financieros del acuerdo. En paralelo, Israel también está trabajando en su propia vacuna, y uno de los expertos involucrados adelantó que podría estar disponible en los próximos seis meses, posiblemente antes de lo esperado para la versión estadounidense.

Moderna Inc. anunció previamente que lo más pronto que podría buscar la autorización de su propia vacuna de los reguladores de Estados Unidos sería el 25 de noviembre. Tanto Moderna como la empresa Pfizer han estado llevando a cabo ensayos clínicos de fase 3 a gran escala desde julio, y ya han comenzado a producir dosis con el objetivo de que decenas de millones estén potencialmente disponibles a finales de año.

Ambas son “vacunas de ARNm”, una nueva plataforma experimental que nunca antes había sido completamente aprobada, e inyectan a las personas el material genético necesario para cultivar la “proteína de punta” del SARS-CoV-2 dentro de sus propias células, provocando así una respuesta inmunológica que el cuerpo podría presentar para protegerse del virus real.

Esto convierte efectivamente el propio cuerpo de una persona en una fábrica de vacunas, evitando los costosos y difíciles procesos que requiere la producción de vacunas más tradicionales. Sin embargo, y aunque este enfoque puede haber ayudado a poner a Pfizer y a Moderna en la primera posición en la carrera de las vacunas, un gran inconveniente es que requieren congeladores para el almacenamiento, lo que podría limitar su distribución.

Los expertos advierten que, incluso cuando las vacunas sean aprobadas, pasarán muchos meses hasta que estén ampliamente disponibles. Y a diferencia de las vacunas contra otras enfermedades como el sarampión, los expertos creen que las vacunas COVID-19, cuando lleguen, estarán muy lejos de tener una eficacia del 100 por ciento.

A principios de esta semana, el ministro de Defensa Benny Gantz dijo que el Instituto de Investigación Biológica de Israel comenzará a probar una vacuna contra el coronavirus en humanos a finales de mes. El Dr. Amos Panet, miembro de la junta asesora sobre vacunas del Instituto, dijo el jueves a Ynet que la vacuna israelí está en una etapa “muy avanzada”.

“Los ensayos clínicos llevarán algún tiempo, pero junto con el Ministerio de Salud y en cooperación con los hospitales, estimo que progresará rápidamente”, dijo. “Soy muy optimista y espero que en los próximos seis meses veamos una vacuna ‘azul y blanca’”, añadió Panet, refiriéndose a una versión de fabricación nacional invocando los colores de la bandera de Israel.

El experto dijo que la vacuna israelí, a diferencia de la de Moderna, se basa en modelos de vacunas probadas, incluso para el Ébola. La versión israelí, que no es una vacuna de ARNm, tampoco tiene las desventajas potenciales asociadas con la versión de la empresa estadounidense, según aseguró Panet. “Si tuviera que apostar mis fichas por algún tipo de vacuna, la pondría en el Instituto de Investigación Biológica y no en el de Moderna”, sostuvo.

Netanyahu, al anunciar el acuerdo con Moderna, también había depositado sus esperanzas en una vacuna israelí. “El Estado de Israel ha firmado un acuerdo con Moderna que nos permitirá comprar vacunas. La compañía está avanzando en el desarrollo y afirma que pueden lograrlo a mediados del próximo año. Esperamos que tengan éxito, pero no tenemos ninguna garantía. Sin embargo, estamos interesados en recibir estas vacunas rápidamente cuando se desarrollen. Esto nos coloca en una muy buena posición a nivel mundial. Pero, por supuesto, continuaremos con nuestros esfuerzos aquí en el Estado de Israel, en el Instituto de Investigación Biológica de Israel, y esperamos que también se logren resultados allí”, añadió Netanyahu.

Un experto israelí también ha sugerido que los ciudadanos podrían recibir ambas vacunas, aunque advirtió que no había ninguna garantía de que la oferta fuera a eliminar efectivamente el virus. “Un escenario es que obtendremos la vacuna Moderna y luego la vacuna del Instituto Biológico”, dijo Cyrille Cohen, miembro de un comité asesor del Ministerio de Salud que se ocupa de las vacunas contra el coronavirus, a The Times of Israel en julio, señalando que hay precedentes de dar dos vacunas para la misma enfermedad, como la polio.

La Organización Mundial de la Salud ha identificado 42 “vacunas candidatas” en fase de ensayos clínicos, frente a las 11 que habían a mediados de junio. Diez de ellas se encuentran en la etapa más avanzada de la “fase 3”, en la que se prueba la eficacia de una vacuna a gran escala, generalmente decenas de miles de personas en varios continentes.

Se cree que Moderna, una colaboración germano-estadounidense entre BioNTech y Pfizer, varios laboratorios estatales chinos y un proyecto europeo dirigido por la Universidad de Oxford y AstraZeneca se encuentran entre los productores de vacunas más prometedores. Rusia ya ha registrado dos vacunas contra el COVID-19, incluso antes de que se completaran los ensayos clínicos.

Las autoridades sanitarias israelíes han dicho que están estudiando la vacuna rusa y tanto Netanyahu como el presidente ruso Vladimir Putin han dado su aprobación a la cooperación en este asunto.

A principios de este mes, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) dijo que necesitaría ver dos meses de datos de seguimiento después de la vacunación antes de dar la autorización de emergencia para su uso.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat