Inicio ISRAEL Coronavirus. En Israel alertaron que el gobierno “no puede detener la segunda ola” de la pandemia

Coronavirus. En Israel alertaron que el gobierno “no puede detener la segunda ola” de la pandemia

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Israel no tiene las capacidades requeridas para detener un nuevo pico de casos de coronavirus y podría verse obligado a retomar las medidas restrictivas si se mantiene la tasa de contagio en el país.

Así lo transmitió el profesor Eli Waxman del Instituto de Ciencia de Weizmann al encabezar un panel de expertos que asesora al Consejo de Seguridad Nacional durante la primera ola de COVID-19.

“No hay milagros aquí”, advirtió Waxman, quien agregó que “existe una posibilidad razonable de que tengamos que restablecer los cierres porque el Ministerio de Salud no está haciendo lo que debe hacer”.

Tras una jornada en la que se diagnosticaron 258 nuevos casos de coronavirus y el número de pacientes graves aumentó en cuatro, Waxman dijo en declaraciones al diario The Jerusalem Post, que el público debería tomar nota de que mientras el número de personas graves en las unidades de cuidados intensivos son bajas, “por cada 400 personas nuevas, esperamos dos o tres pacientes nuevos en la unidad de cuidados intensivos con un retraso de aproximadamente una semana, y esto es lo que vemos. Los números no son sorprendentes”.

El martes, el Ministerio de Salud informó que 14.371 personas fueron examinadas por coronavirus, lo que hace que la tasa de infección del país para el día sea de alrededor del 1.8%. La tasa del lunes fue cercana al 2%. Los expertos en salud creen que si la tasa de infección supera el 1% durante demasiado tiempo, existe la posibilidad de que el sistema de salud colapse.

“Vemos una correlación directa entre la apertura de la economía y el aumento de la morbilidad”, señaló el profesor Sigal Sadetsky ante un comité en la Knesset. “Hay un aumento significativo en el número de casos encontrados en todo el país, con énfasis en los niños”, alertó.

“Hay un aumento en la morbilidad en 57 localidades, y esto no es un hecho que pueda ignorarse. Un aumento en las pruebas asintomáticas no explica el aumento, porque el porcentaje de personas que dieron positivo está en aumento, mientras que el aumento en las pruebas debería haberlo reducido”, aclaró el profesional. La propagación geográfica del virus en Israel podría llamarse una “segunda ola”, dijo.

Según los informes, once empleados del Centro Médico Sourasky en Tel Aviv fueron diagnosticados con el virus el lunes. Al menos cinco residentes y miembros del personal en un centro para personas de la tercera edad para sobrevivientes del Holocausto en Pardesiya dieron positivo.

El director general de la Organización para el Mantenimiento de la Salud de Meuhedet entró en cuarentena después de que se descubrió que había estado en contacto con un paciente con coronavirus hace unos días.

Según el Ministerio de Salud, 690 personas del servicio médico en todo Israel están en cuarentena. Además, unos 627 estudiantes y profesores están infectados, dijo el Ministerio de Educación. Unas 168 escuelas están cerradas, y hay 21.807 estudiantes y personal aislados.

Además, un informe del Ministerio de Salud muestra que el virus se está extendiendo por todo el país, incluidas las ciudades árabes y haredi (ultraortodoxas), que tenían una de las tasas de infección per cápita más altas durante el primer pico de coronavirus.

El Ministerio de Salud recomendó aumentar el número de pruebas de coronavirus en Netivot, Ofakim y Sderot porque las tres ciudades vecinas han experimentado un aumento en los casos de coronavirus en las últimas semanas.

“Bnei Brak está de vuelta en el mapa, hay una infección masiva (entre) inmigrantes extranjeros (en el sur de Tel Aviv), el virus está en todo Israel. No estoy seguro de qué es más aterrador “, indicó el profesor Gabi Barbash, ex director general del Ministerio de Salud.

Waxman sostuvo que la única forma de detener la propagación ahora es implementar el rastreo rápido de contactos para permitir que el Ministerio de Salud corte la cadena de infección, “pero eso no está operativo”.

Israel necesita una base de datos en tiempo real para proporcionar inteligencia y datos para que los expertos puedan tomar decisiones informadas sobre lo que está sucediendo con el virus, resaltó. Además, un gerente es esencial para supervisar todos los aspectos de la batalla, desde la logística hasta la comunicación con la policía, las Fuerzas de Defensa de Israel y el público, agregó.

“El Ministerio de Salud se resiste a cualquiera de estos cambios, así que lo que nos queda es lo que tuvimos en marzo”, dijo Waxman.

Cyrille Cohen, directora del laboratorio de inmunoterapia de la Universidad Bar-Ilan, expresó sentimientos similares. “La gente no teme que les va a pasar”, dijo.

Cohen pidió al gobierno que haga un mejor trabajo para hacer cumplir las tres regulaciones principales del Ministerio de Salud: usar una máscara protectora, distanciamiento social e higiene personal. “La gente no es consciente del peligro, o tal vez están hartos de todas estas reglas y el hecho de que estábamos aislados y no podemos celebrar la Pascua o el Día de la Independencia”, expresó en diálogo con The Jerusalem Post . Pero los estudios muestran que usar máscaras puede reducir la tasa de infección hasta en un 85%, por lo que el gobierno debería obligar a las personas a hacerlo.

CORONAVIRUS

Los miembros del personal del Centro Médico Sourasky han infringido las reglas de distanciamiento social más de una vez, incluso hace unos días, cuando más de 20 personas estuvieron presentes en la misma habitación para una fiesta de despedida y no usaron máscaras durante un período de tiempo notable, según las fuentes del hospital citadas por el portal de noticias Ynet.

Poco después de la fiesta de despedida, uno de los médicos que estaba presente fue informado de que su esposa e hija habían sido infectadas con coronavirus; luego se descubrió que también tenía el virus. Los presentes en la fiesta entraron en cuarentena.

Si bien no se puede predecir el futuro, dijo Cohen, lógicamente, si solo alrededor del 2% de la población estuvo expuesta al virus hasta ahora, como lo han demostrado los resultados preliminares de las pruebas de anticuerpos, y si el clima cálido tiene poco impacto en la transmisión, hay poco razón para creer que algo ha cambiado.
“No quiero sonar demasiado dramática, pero ya vemos un aumento en pacientes críticos”, dijo.

Se espera que el gabinete de coronavirus se reúna en las próximas horas para discutir la situación. Según los informes, los funcionarios del Ministerio de Salud planean pedir detener la apertura del país, mientras que los políticos probablemente presionarán para permitir que los eventos culturales y las instituciones reanuden sus operaciones.

Los miembros del gabinete se han comprometido a no retroceder y continuar con la política del país de designar zonas rojas. Actualmente hay cuatro: el sur de Tel Aviv, Rahat, Hura y Arara. En la reunión, se espera que el gabinete decida sobre Ashdod, Baka al-Gharbiya, Bnei Brak, Elad y Netivot. Los administradores del hospital han dicho que el gobierno necesita prepararse mejor para el invierno, cuando se espera que al menos 2.000 personas requieran de respiradores artificiales por los casos de gripe estacional.

“El público debe ser vacunado contra la influenza”, sostuvo el legislador Haim Katz en la Knesset. “La combinación de influenza y coronavirus podría crear un caos económico en todo el país”, añadió el representante del Likud.

Los profesionales de la salud han dicho que podrían manejar a otros 1.000 pacientes con coronavirus intubados. Después de eso, los hospitales necesitarían más ventiladores, más médicos, más enfermeras y un mayor presupuesto.
Waxman estuvo de acuerdo en que el pico es un poco más lento esta vez, por lo que podríamos tener un poco más de tiempo. Aún así, enfatizó: “Tenemos que tomar algunas medidas y revertir esta tendencia”.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat