Inicio ISRAEL Coronavirus. Director de hospital israelí renuncia tras acusar a los ultraortodoxos de «matar a la gente» por ignorar las restricciones

Coronavirus. Director de hospital israelí renuncia tras acusar a los ultraortodoxos de «matar a la gente» por ignorar las restricciones

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- El director del Hospital Maayanei Hayeshua de la ciudad de Bnei Brak, Prof. Mordechai Ravid, ha criticado a la comunidad ultraortodoxa por su enfoque de las regulaciones de COVID-19, diciendo que su falta de adherencia a las reglas del gobierno está matando gente. Poco después de su arrebato, Ravid renunció a su puesto.

«Han sido educados para tomar todo y no dar nada durante años», alegó Ravid en una feroz entrevista con la estación de radio Kan Reshet Bet el jueves por la mañana. «No ha habido hasta hoy una comunidad entera que se comporte de esta manera y mate a la gente», continuó el profesor, en referencia a las grandes partes de la comunidad ultraortodoxa que no cumplen con el distanciamiento social o el uso de máscaras.

Captura de pantalla 2020-10-08 a las 4.26.31 p.m.

Profesor Mordechai Ravid.

La junta directiva de Maayanei Hayeshua dijo en una declaración al mediodía que estaba «entristecida» por las «palabras hirientes de Ravid contra el público ultraortodoxo en general y sus rabinos en particular», y dijo que Ravid había presentado su renuncia.

Varias grandes comunidades jasídicas en particular, como Belz y Viznitz, así como otros grupos más pequeños, se han negado a acatar estas normas, mientras que los grupos extremistas de Mea Shearim y Beit Shemesh, así como la comunidad radical de la Facción de Jerusalem, han rechazado las directrices sanitarias del Gobierno.

El liderazgo rabínico de la comunidad ultraortodoxa no jasídica ha insistido más en que la gente se atenga a las normas sanitarias del gobierno, pero se ha negado a ordenar el cierre de sinagogas, escuelas y yeshivas.

Según Kan, alrededor del 12% de las muertes de COVID-19 en Israel han sido causadas por la comunidad ultraortodoxa, lo que se corresponde aproximadamente con el tamaño de la comunidad, que es del 11 al 12% de la población general israelí. Pero como la edad media de la comunidad ultraortodoxa es extremadamente joven debido a su elevada tasa de natalidad -y el hecho de que COVID tiene efectos mucho más graves en los grupos de edad más avanzada- se esperaba que las tasas de mortalidad en el sector fueran muy inferiores.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat