Inicio ISRAEL Activista van al Tribunal Superior de Justicia para que se congele la ley que limita las protestas

Activista van al Tribunal Superior de Justicia para que se congele la ley que limita las protestas

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Un grupo de activistas presentó hoy un pedido ante el Tribunal Superior de Justicia de Israel para que congele la controvertida legislación aprobada ayer por la Knesset (parlamento israelí) y que limita las manifestaciones públicas mientras dure el período de cierre del país dispuesto para contener los contagios de coronavirus.

La nueva legislación otorga al gobierno el poder de prohibir viajar a más de un kilómetro de su casa para asistir a una protesta y de limitar las reuniones al aire libre a un máximo de 20 personas, sofocando efectivamente las grandes manifestaciones semanales frente a la residencia oficial del primer ministro Benjamin Netanyahu en Jerusalem.

El pedido ante el Tribunal Superior fue presentado por el Movimiento por un Gobierno de Calidad en Israel, un grupo de vigilancia, con la esperanza de que el Tribunal Superior congele la legislación, pendiente de supervisión judicial, y finalmente la anule, según informó el Canal 12.

La Knesset aprobó esta madrugada una controvertida medida para reducir las protestas públicas debido a las regulaciones del coronavirus, luego de una sesión legislativa que duró toda la noche en la que la oposición criticó al gobierno por dañar la democracia.

El proyecto de ley fue aprobado en segunda y tercera lectura por 46 votos contra 38 justo después de las 4:30 am, luego de días de demoras. El martes, el partido Likud de Netanyahu abandonó las reservas que había presentado contra la legislación, lo que le permitió seguir adelante.

El partido gobernante había exigido anteriormente que la prohibición de las protestas masivas, en particular las protestas regulares contra Netanyahu y contra el gobierno celebradas en los últimos meses en todo el país, permanezca en vigor incluso después de que se levante el actual cierre nacional.

Los entendimientos se alcanzaron en negociaciones entre el Likud y el Partido Azul y Blanco, luego de superar varios desacuerdos entre ellos.

Según la versión final de la ley, en virtud de una «emergencia especial por coronavirus» declarada por el gobierno, el gabinete puede reducir las protestas, oraciones y ceremonias religiosas durante una semana, con la posibilidad de extender las restricciones por otras dos semanas si la emergencia continúa.

La medida también elimina una cláusula que eximía las protestas y las oraciones de las reglas que limitaban las reuniones. Con la nueva versión, el gobierno puede mantener las reuniones al aire libre para 20 personas cada una y las reuniones en interiores para 10.

Los funcionarios han dicho que, según las reglas, las protestas frente a la residencia del primer ministro se mantendrían en 2.000 en total, y la zona de protesta de la Plaza de París podría albergar 100 cápsulas de 20 personas. Solo aquellos que vivan a menos de un kilómetro podrán asistir.

El número está muy por debajo de las 10.000 a 20.000 personas que se han presentado semanalmente fuera de la residencia del primer ministro para manifestarse contra Netanyahu, que está siendo juzgado por tres casos de corrupción.

Los partidarios dicen que las protestas representan un gran peligro para la salud y que era necesario tomar medidas enérgicas debido al aumento vertiginoso de la tasa de infección en Israel.

Pero la medida se ha enfrentado a una vociferante oposición de críticos que dicen que socava el carácter democrático de Israel y sirve a los intereses políticos de Netanyahu, utilizando el virus como tapadera.

Las manifestaciones contra el primer ministro por su presunta corrupción y sus ataques al sistema de justicia se han convertido en una ocurrencia regular en los últimos meses, con mítines realizados varias veces a la semana y eventos importantes todos los sábados por la noche.

Pero las protestas se han convertido en un tema polémico a medida que aumentaron los casos de virus, y el primer ministro y otros despreciaron las reuniones masivas en medio de temores de infección.

Lo cierto es que las protestas frente a las casas de los ministros de Justicia, Benny Gantz; de Salud, Yuli Edelstein; de Relaciones Exteriores, Gabi Ashkenazi; y de Justicia Nissenkorn fueron organizadas por el movimiento Black Flags.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat