Inicio ISRAEL Elecciones 2019. La Nueva Derecha pide recuento de votos al quedar sin lugar en la Knesset

Elecciones 2019. La Nueva Derecha pide recuento de votos al quedar sin lugar en la Knesset

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- El partido Nueva Derecha anunció hoy que exigirá un recuento de votos, tras confirmarse que no superaron el porcentaje necesario para ingresar a la Knesset (parlamento israelí), tras darse los últimos datos del escrutinio y mientras se avanza con un proceso de revisión del conteo de los sufragios.

 

El Comité Central de Elecciones contó las 265,000 boletas electorales de soldados, diplomáticos, personal médico y pacientes en hospitales, presos y personas discapacitadas (3.940 estaciones especiales eran accesibles para votantes con discapacidades), lo que representa alrededor del seis por ciento del total de papeletas emitidas en la elección.

 

Cuando se completó el recuento, la Nueva Derecha se quedó a solo 1.380 votos de superar el umbral del 3.25% para la representación de la Knesset, dijeron esta mañana funcionarios del Comité Central de Elecciones.

 

Los representantes del partido discutieron con los funcionarios en la sede del Comité Central de Elecciones en la Knesset, y solicitaron en vano que se les permitiera ingresar a la sala donde se realizaba el conteo, informó Radio del Ejército.

 

Durante el conteo de los votos regulares, el partido de los ministros de Educación, Naftali Bennett, y de Justicia, Ayelet Shaked, obtuvieron solo el 3,14% de los votos, quedando a unos 4,300 votos por debajo del umbral electoral. Por eso habían depositado sus esperanzas en los soldados y otros votos adicionales que lo llevaban a la Knesset.

 

Pero después del recuento de los votos extra, el partido se deslizó hasta el 3,22%, aún con un 0,03% menos, o 1,380 votos, de su objetivo que lo elevaría de cero a cuatro escaños.

 

Debido a un error en el sitio web del Comité Central de Elecciones, los datos mostrados indicaron durante varias horas  que la Nueva Derecha estaba justo por encima del umbral con 3.26%, pero los funcionarios dijeron que había sido un error.

 

 

Los funcionarios dijeron que el error en el sitio significaba que no mostraba números exactos para el total de votos contados y, por lo tanto, mostraba cifras inexactas para todas las partes.

 

Pese a contar con una captura de pantalla del sitio web del Comité Central de Elecciones que muestra a la Nueva Derecha con el 3.26% de los votos el jueves en la mañana, el Comité se mantuvo y ratificó que esa información era errónea.

 

No obstante, la autoridad electoral indicó que si bien el conteo había terminado, los resultados oficiales solo se divulgarían más tarde, ya que se realizará una revisión estricta del proceso debido a los resultados cercanos.

 

En este contexto, Nueva Derecha anunció que exigirá un recuento de las papeletas. Fuentes del partido alegaron que «en el Comité Central de Elecciones suceden cosas muy extrañas, alguien está robando las elecciones del ala derecha».

También protestaron porque a los observadores del partido no se les permitió monitorear el proceso.

 

«Somos optimistas», dijo Shaked al sitio web de Ynet. “Los informes han sido buenos. Tenemos que esperar los resultados finales», añadió.

 

Bennett transmitió: «Estoy orando a Dios y luchando por cada voto».

 

Bezalel Smotrich, de la Unión de Partidos de Derecha, que Bennett y Shaked dejaron para formar la Nueva Derecha, se unió a la demanda del recuento, diciendo que «hay un mal olor aquí de un intento intencional para que los asientos de la Knesset de la derecha desaparezcan y no debemos permitir que eso suceda».

 

El recuento de la última tanda de votos parecía indicar que el partido árabe Ra’am-Balad estaba a salvo por encima del umbral, aunque pasó del 3,45% al ​​3,38%.

 

También dio lugar a un cambio de aspecto menor pero significativo en el maquillaje de la Knesset, con el partido de izquierda Meretz subiendo de cuatro a cinco asientos a expensas del Judaísmo de la Torá, un grupo ultraortodoxo, que se redujo de ocho a siete .

 

Eso significa que el bloque derechista y ultraortodoxo del primer ministro Benjamin Netanyahu, que parece estar en camino de formar la próxima coalición, ha bajado de 65 asientos en el Knesset de 120 asientos a 64. Por lo tanto, cada partido de la coalición, incluso aquellos con solo cuatro escaños, ahora tendrá la capacidad de derrocar al gobierno en cualquier momento.

 

Sin embargo, si la Nueva Derecha supera el umbral y obtiene cuatro asientos, el Partido Azul y Blanco dirigido por Benny Gantz perdería dos de sus 35 asientos actuales y bajaría a 33, Meretz regresaría a cuatro con United Torah Judaism quedando en siete y la Unión de Partidos de Derecha también perdería un asiento. En ese caso, el bloque de la derecha crecería a 67 escaños y la coalición de Netanyahu sería más segura.

 

Netanyahu logró una clara victoria electoral en las elecciones del martes, con Likud empatado con Azul y Blanco en 35 escaños en la Knesset, pero con el bloque de derecha con una ventaja práctica y Netanyahu viendo un camino claro para formar una coalición de gobierno, Gantz reconoció la derrota el miércoles por la noche.

 

Likud obtuvo el mejor resultado del partido desde las elecciones de 2003 (cuando ganó 38 escaños bajo Ariel Sharon), y su mejor performance desde que Netanyahu está en el poder.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat