Inicio INTERNACIONALES Israel, Austria y Dinamarca ponen en marcha una iniciativa conjunta de vacunación contra el coronavirus

Israel, Austria y Dinamarca ponen en marcha una iniciativa conjunta de vacunación contra el coronavirus

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol.- Israel, Austria y Dinamarca planean trabajar juntos en el desarrollo y la producción de vacunas para futuras pandemias y variantes del COVID-19, según anunciaron los líderes de los países juntos en Jerusalem el jueves. «Los esfuerzos para la producción de futuras vacunas es algo que tenemos que hacer, porque probablemente necesitaremos protección para el futuro», dijo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. «Tuvimos el SARS, el Ébola y otras enfermedades, y ahora tenemos el COVID. Tenemos que asegurarnos de que podemos proteger a nuestra gente y también ayudar a otros países y a la humanidad en general», agregó el mandatario.

La inversión conjunta en instalaciones de producción de vacunas, añadió Netanyahu, «refleja el respeto que nos tenemos mutuamente, y la confianza que tenemos en trabajar juntos para proteger la salud de nuestro pueblo».

Netanyahu expresó su orgullo por los «realmente excelentes» servicios sanitarios de Israel, señalando que el Centro Médico Sheba, en Tel Hashomer, fue clasificado como uno de los 10 mejores hospitales del mundo. Contó que en el Centro Médico Sourasky (Ichilov) de Tel Aviv se está desarrollando un medicamento que se toma con un inhalador y que ha demostrado su eficacia en el tratamiento del COVID-19 en los primeros ensayos.

«Queremos tener vacunas y fármacos terapéuticos para los casos en que las vacunas no funcionen», agregó.

La iniciativa de producción local de vacunas ha «galvanizado la imaginación del mundo», dijo Netanyahu. «Acordamos que si otras naciones quieren unirse a nosotros, lo discutiremos entre nosotros y les daremos la bienvenida».

Por su parte, la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, dijo que los tres países tienen un buen punto de partida para el proyecto, porque tienen industrias biológicas muy desarrolladas. «Podemos aunar nuestros conocimientos en una especie de esfuerzo colectivo para garantizar un acceso mejor y más fiable a las vacunas», dijo.

«También nos gustaría explorar [juntos] una posible cooperación en materia de ensayos clínicos», añadió Frederiksen, quien aseguró que la reunión le proporcionó «mucha inspiración sobre cómo podemos trabajar más estrechamente cuando se trata de capacidades de investigación y producción».

Por otro lado, el canciller austriaco Sebastian Kurz elogió los esfuerzos de Netanyahu para negociar una pronta y rápida puesta en marcha de la vacuna para Israel. «En este momento, el mundo mira a Israel con admiración porque, bajo su liderazgo, Israel es el primer país del mundo en vacunar a su población», dijo a Netanyahu. «Israel es el primer país del mundo que demuestra que es posible vencer el virus».

Kurz contó que habló por teléfono con Netanyahu a principios de 2020 y que le había dicho que el virus era una gran amenaza para el mundo. «Esa es quizá la principal razón por la que reaccionamos bastante pronto en Austria cuando la primera ola nos golpeó con fuerza en la UE».

Kurz y Netanyahu mantienen una estrecha relación desde que el primero se convirtió en canciller a los 27 años en 2013, y hablan a menudo. El año pasado, el austríaco creó un foro llamado «First Movers», del que forman parte Netanyahu y Frederiksen, así como los líderes de Australia, Noruega, Grecia, República Checa, Singapur y Nueva Zelanda, para debatir las mejores prácticas en la lucha contra la pandemia del COVID-19.

«Esta pandemia sólo puede superarse mediante la cooperación mundial», dijo Kurz. «Las vacunas nos permitirán volver a la normalidad en verano, pero tenemos que prepararnos ya para las siguientes fases de la pandemia después del verano».

Antes, el jueves, Netanyahu llevó a Kurz y Frederiksen a un gimnasio de Modi’in para mostrarles cómo funciona el programa de «pasaporte verde», que permite a los israelíes que se han vacunado contra el COVID-19, o se han recuperado de él, volver a realizar ciertas actividades en interiores. Kurz y Frederiksen han roto con la Unión Europea al planear trabajar con Israel en el desarrollo y producción de vacunas, así como en la regulación.

Israel, que en la actualidad no cuenta con un organismo regulador propio e independiente, puso la vacuna de Pfizer a disposición de sus ciudadanos después de que los Centros de Control de Enfermedades de EE.UU. la aprobaran. El proceso normativo de la UE ha ralentizado la distribución de vacunas en Europa, y los países tratan de colaborar en un proceso normativo propio más ágil.

Netanyahu dijo la semana pasada que ha mantenido conversaciones con Pfizer y Moderna -los dos primeros productores de la vacuna COVID-19- para iniciar la producción local, y ha hablado con otros seis países para construir instalaciones conjuntas.

En Europa ha aumentado la frustración por la lentitud en el despliegue de las vacunas, que ha quedado muy por detrás del esfuerzo de Israel.

Kurz dijo que es correcto que la Unión Europea adquiera vacunas para sus Estados miembros, pero que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha sido demasiado lenta en aprobarlas, y el canciller arremetió contra los cuellos de botella en el suministro de las empresas farmacéuticas.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat