Inicio INTERNACIONALES Israel advierte que cerrar la agencia judía en Rusia dañará los lazos

Israel advierte que cerrar la agencia judía en Rusia dañará los lazos

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- El Primer Ministro, Yair Lapid, advirtió el domingo a Rusia que no cerrara las oficinas de la Agencia Judía en el país, diciendo que tales medidas serían un «acontecimiento grave» que podría afectar negativamente a los lazos diplomáticos entre Jerusalem y Moscú.

La advertencia abierta de Lapid a Moscú se produjo en respuesta a las recientes medidas adoptadas por las autoridades rusas contra la organización israelí cuasi gubernamental, encargada de facilitar y fomentar la inmigración judía a Israel. La semana pasada, el Ministerio de Justicia ruso pidió oficialmente la «disolución» de las actividades de la Agencia Judía en Rusia, alegando que la organización había violado una serie de leyes locales.

Sin embargo, Israel cree que estas medidas no se deben a cuestiones legales, sino que son una forma de represalia de Moscú contra Jerusalem por su apoyo a Ucrania.

En las últimas semanas, la Agencia Judía ha acudido al Ministerio de Asuntos Exteriores en busca de ayuda, consiguiendo que el embajador israelí en Rusia interceda en su favor.

La semana pasada, Lapid, que también es ministro de Asuntos Exteriores, anunció que su oficina enviaría una delegación a Moscú esta semana para hablar con funcionarios rusos sobre el asunto y el domingo, los miembros de la delegación se reunieron en la Oficina del Primer Ministro para una evaluación de la situación antes de partir, potencialmente el lunes.

«El Primer Ministro Lapid dijo en la reunión que los lazos con Rusia son importantes para Israel. La comunidad judía en Rusia es grande e importante y surge en cada discusión diplomática con la administración en Moscú», dijo la Oficina del Primer Ministro en un comunicado.

«El cierre de las oficinas de la Agencia Judía sería un hecho grave, que tendrá consecuencias en esos lazos», asegura el comunicado.

La PMO dijo que la delegación estaría lista para partir hacia Moscú tan pronto como «reciba la aprobación rusa para las conversaciones».

La delegación incluirá representantes de la Oficina del Primer Ministro, el Consejo de Seguridad Nacional, el Ministerio de Asuntos Exteriores, el Ministerio de Justicia y el Ministerio de Inmigración y Absorción, y será supervisada por el Director General del Ministerio de Asuntos Exteriores, Alon Ushpiz

A la reunión del domingo asistieron representantes de todas esas oficinas, incluida la ministra de Inmigración, Pnina Tamano-Shata, así como dos ministros que emigraron a Israel desde la antigua Unión Soviética, el ministro de Asuntos Exteriores nacido en Moldavia, Avigdor Liberman, y el ministro de Construcción nacido en Ucrania, Zeev Elkin.

A finales del mes pasado, las autoridades rusas informaron a la Agencia Judía, que facilita y fomenta la inmigración judía a Israel, de que tenían previsto emprender acciones legales contra la organización a menos que aceptara una serie de difíciles exigencias, a las que no tenía intención de acceder.

La semana pasada, el Ministerio de Justicia local presentó su recurso ante el tribunal de Basmanny en Moscú.

«El tribunal recibió una demanda presentada por el departamento principal del Ministerio de Justicia en Moscú en la que se solicita la disolución de la… Agencia Judía», dijo el tribunal en un comunicado que recogió el medio ruso RIA.

Ekaterina Buravtsova, portavoz del tribunal, fue citada por las agencias rusas diciendo que la solicitud se hizo después de violaciones legales, sin proporcionar más detalles, según la agencia de noticias Interfax.

Está previsto que la audiencia preliminar del recurso se celebre el jueves.

La agresiva postura del gobierno ruso se considera muy inusual, ya que se produce en aparente represalia por la postura de Israel ante la invasión de la vecina Ucrania por parte de Moscú, así como por la actual campaña de Israel contra Irán en Siria, a la que Rusia se opone en ocasiones.

Aparentemente tratando de restar importancia a las preocupaciones, la Agencia Judía dijo en un comunicado que esto era solo una «audiencia preliminar» y una «continuación del proceso legal» que ya estaba en marcha.

«Como hemos dicho anteriormente, no hacemos ningún comentario durante el curso del proceso legal», dijo la organización.

Según las fuentes de The Times of Israel, no se esperaba que las nuevas demandas rusas obligaran a la Agencia Judía a detener por completo sus operaciones en el país y que eran más una «molestia» que una amenaza legítima para sus actividades.

La Agencia Judía ha mantenido durante toda la campaña rusa contra ella que sigue operando con normalidad en Rusia por el momento.

Los ministros israelíes arremetieron contra la presentación judicial del Ministerio de Justicia ruso, y uno de ellos dijo explícitamente que estaba vinculada al apoyo de Israel a Ucrania.

«Los judíos rusos no serán rehenes de la guerra en Ucrania. El intento de castigar a la Agencia Judía por la postura de Israel en la guerra es deplorable y ofensivo», dijo el ministro de Asuntos de la Diáspora, Nachman Shai, en un comunicado.

«Los judíos de Rusia no pueden desprenderse de su conexión histórica y emocional con el Estado de Israel», dijo.

La saga ha evocado recuerdos de la difícil situación de los judíos en la Unión Soviética, a quienes se les prohibió durante muchos años emigrar a Israel y practicar abiertamente su fe.

La Agencia Judía, un brazo no oficial del gobierno israelí, se encarga de supervisar y fomentar la inmigración a Israel. Las personas que desean inmigrar a Israel deben presentar sus solicitudes a través de la Agencia Judía. La organización también lleva a cabo programas educativos y otras muchas actividades.

Para facilitar estos esfuerzos, la organización mantiene oficinas en muchos países y ciudades de todo el mundo, incluida Moscú. En los últimos años, decenas de miles de ciudadanos rusos han emigrado a Israel, y unos 10.000 han llegado solo desde que comenzó la invasión rusa de Ucrania a finales de febrero.

Unos 30.000 ciudadanos rusos han solicitado la aliá (inmigración) desde que Moscú invadió Ucrania a finales de febrero. Además, unos 5.000 rusos han sido aprobados para hacer aliá.

Sin embargo, la tasa de inmigración de Rusia a Israel es inferior a la que correspondería, ya que apenas hay vuelos entre ambos países. La mayoría de las compañías aéreas de los países occidentales han dejado de volar a Rusia debido a las sanciones internacionales impuestas tras su invasión de Ucrania.

Según fuentes de la agencia, unas 1.000 personas llegan diariamente a las diferentes oficinas de la agencia en toda Rusia con la intención de hacer aliá, pero no todas cumplen los requisitos.

La agencia respondió el jueves a las informaciones sobre la demanda de liquidación de la organización en Rusia. «La información que tienen es inexacta», dijo la portavoz Hagit Halali.

«Se ha programado una audiencia preliminar para el próximo jueves sobre el asunto, y esto es la continuación de los procedimientos legales. Como hemos dicho hasta ahora, no responderemos durante el proceso legal».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat