Inicio INTERNACIONALES Ciudadano israelí detenido en Grecia por caso de custodia de 8 años

Ciudadano israelí detenido en Grecia por caso de custodia de 8 años

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Se ha emitido una orden de detención internacional contra una mujer estadounidense con ciudadanía israelí que se encuentra detenida en Grecia por cargos presentados contra ella en 2014, hace ocho años.

La orden de detención se emitió ante una disputa legal que llegó a la Corte Internacional de Justicia de La Haya, donde se alegó contra la mujer que secuestró a sus hijos de su padre, que era ciudadano israelí.

La disputa familiar convertida en complicado asunto legal ha dejado a la mujer, conocida sólo como L., detenida indefinidamente en la isla griega de Creta.

El asunto legal se centra en la cuestión de la custodia de los niños tras el proceso de divorcio y la separación de sus padres.

La madre, que se encuentra detenida en Creta, alegó que el padre de sus hijos había actuado con violencia hacia ella y los hijos que compartían.

«En 2014, mis hijos y yo huimos de California debido al abuso infantil, la violencia doméstica y el acoso. Todo esto ha sido documentado a través de 12 volúmenes de expedientes judiciales en el condado de San Bernardino», explicó L., describiendo la serie de eventos que la llevaron a ser detenida.

«Se recurrió a todos los recursos disponibles para ayudar, pero todos los recursos nos dijeron que no había ‘nada más’ que pudieran hacer. Después de que mis dos hijos me pidieran que me los llevara, porque iba a ser ‘él o nosotros’, y tras considerar cuidadosamente las opciones que nos quedaban, hicimos las maletas, los papeles del juzgado y corrimos para salvar nuestras vidas».

«Mis hijos me contaron que su padre había estado usando una pistola para disciplinarlos, que los amenazaba constantemente y que no podían soportarlo más. Ya habían soportado que les obligaran a comer de la basura, que les pegaran, que les dieran puñetazos, que les asfixiaran, que les ataran con cinturones, que les enrollaran en alfombras, en redes de árboles de Navidad, que les gritaran, que les insultaran, que les dijeran que no eran buenos y que les obligaran a vivir en condiciones de extrema suciedad.»

L. añadió que en un momento dado, después de que los servicios sociales determinaran que las condiciones en casa de su padre no eran adecuadas para vivir, los niños fueron retirados de la situación y puestos bajo custodia protectora.

Sin embargo, continuó, «se concedieron órdenes de alejamiento, pero no hubo consecuencias cuando él violó la orden. Siguió abusando de los niños, acechándome y amenazándome, y como resultado, terminamos viviendo en nuestra casa como prisioneros, con 8 cámaras de seguridad funcionando las 24 horas del día.»

En 2014, L. y sus hijos huyeron de Estados Unidos a Israel, donde dice que se sintieron seguros y protegidos por primera vez, hasta el punto de que recuerda que sus hijos decían que «se sentían más seguros con los cohetes volando sobre sus cabezas durante la Operación Borde Protector en junio de 2014 que en Estados Unidos.»

Sin embargo, en diciembre de 2014, el padre presentó sus propias alegaciones contra L. en La Haya, que L. acabó ganando y se dictaminó que el padre representaba un grave peligro para los niños. Apeló la sentencia ante siete tribunales diferentes y perdió en todas las ocasiones.

«Siete jueces diferentes dictaminaron que los niños iban a permanecer en Israel», dice L. «Habíamos proporcionado exactamente la misma información, documentos y pruebas que se presentaron e ignoraron en California. Todos los tribunales de Israel le dieron la oportunidad de reunirse con los niños, con sistemas de intervención y apoyo. Él se negó, diciendo que no había hecho nada malo y se negó a reconocer el abuso».

Aunque su ex marido falleció por abuso de sustancias el año pasado, siguió amenazando a L. y a sus hijos hasta el final, recuerda, y explica cómo presentó una demanda contra la Unidad de Sustracción de Menores por no extraditarla, a pesar de que las protecciones de Israel garantizan que no pueda ser extraditada.

«Puso anuncios en el periódico local, alquiló un espacio en el centro comercial y dijo a la gente que yo había secuestrado a sus hijos a Israel», añade. «Omitió la parte en la que había estado abusando de ellos y nunca asumió la responsabilidad de ninguno de sus actos».

Aunque sus hijos ya son mayores de edad y han solicitado junto a ella que la Unidad de Sustracción de Menores retire los cargos contra ella, L. fue detenida cuando voló a la isla griega a finales de octubre, donde ahora permanece, a la espera de ser extraditada.

Ahora, sus familiares intentan conseguir financiación para el asesoramiento jurídico, al tiempo que esperan que el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí intervenga, ya que ella tiene la ciudadanía israelí.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha declarado que «el caso es conocido por el Departamento de Israelíes en el Extranjero y el Cónsul de Israel en Atenas, y se ha tratado desde hace tiempo. El asunto está siendo revisado por las autoridades competentes».

«Soy una madre extremadamente orgullosa y sé que cada uno de mis hijos es resistente, valiente y maravilloso», dice L, que es libre de recorrer Creta a su antojo, pero tiene prohibido salir. «Somos una familia muy unida y hemos vivido muchas cosas a lo largo de los años, pero seguimos siendo optimistas sobre el futuro».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat