Inicio CULTURA Herzl: Los orígenes judíos e intelectuales de este famoso judío no judío

Herzl: Los orígenes judíos e intelectuales de este famoso judío no judío

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- Theodor Herzl nació el 2 de mayo de 1860 en Pest, Hungría, al otro lado del río Danubio desde Buda. Segundo hijo y único de un exitoso hombre de negocios, Jakob, fue educado para encajar en la elegante y sofisticada sociedad en la que su familia y una parte de su pueblo habían luchado tanto por entrar. Pero es demasiado fácil caricaturizar su educación como totalmente emancipada y asimilada.

Su abuelo paterno, Simon Loeb Herzl, procedía de Semlin, la actual Zemun, ahora incorporada a Belgrado. Allí, Simón entabló amistad con el rabino Judah ben Solomon Chai Alkalai. Este destacado líder sefardí fue uno de los primeros sionistas, marcado por el crudo antisemitismo del Libelo de Sangre de Damasco de 1840, inspirado por la antigua y nueva Guerra de Independencia griega de la década de 1820, y animado por las posibilidades espirituales y agrícolas de devolver a los judíos a su hábitat natural, su patria en la Tierra de Israel. Es plausible que el abuelo transmitiera algunas de esas ideas, parte de ese entusiasmo, a su nieto.

Aun así, el paso de Semlin a Budapest, de la pobreza a la riqueza, de la intensa vida judía en el gueto a la emancipación europea en la ciudad, situó a la familia Herzl en la intersección de muchas de las corrientes definitorias de su época.

El siglo XIX fue un año de cambios y de ismos. Las ideas creativas surgieron en medio de los trastornos de la industrialización, la urbanización y el capitalismo. Tres ideologías definitorias fueron el racionalismo, el liberalismo y el nacionalismo, y cada una de ellas dio forma a la siguiente. La Edad de la Razón, la Ilustración, la propia ciencia, surgió gracias al racionalismo. La vida ya no se organizaba en torno a la creencia en Dios y el servicio al rey, sino siguiendo la lógica, los hechos, la verdad objetiva. La lógica de la razón fluyó naturalmente hacia el liberalismo, una ideología política expansiva basada en el reconocimiento de los derechos inherentes a cada individuo. Por último, a medida que las políticas se volvían menos centradas en Dios y en el rey, el nacionalismo llenó el hueco del tamaño de Dios en el corazón de muchas personas. Los individuos se unieron sobre la base de su herencia común, el idioma, la etnia o el orgullo regional, y las necesidades.

Las ideas no son estáticas. En una época ideológica llena de cambios dramáticos, los diferentes ismos siguen chocando y fusionándose, como átomos que se convierten en compuestos moleculares. Algunas combinaciones resultaron más estables -y constructivas- que otras.

El liberalismo combinado con el nacionalismo creó el americanismo, el modelo democrático en el que los derechos individuales florecieron en un contexto colectivo dando lugar al Estado-nación liberal-democrático. Una rama del liberalismo que enfatizaba la igualdad más que los derechos se fusionó con el racionalismo y creó el marxismo, aunque Karl Marx admitió que sus teorías sólo podían ser promulgadas con el terror irracional. El marxismo con esa vena violenta, desprovisto de liberalismo, se convirtió en el comunismo, mientras que un hipernacionalismo, arraigado en la lealtad a la sangre y al suelo, y el tipo de racionalismo y totalitarismo marxista también desprovisto de todo liberalismo, creó el nazismo.

Un resumen impresionista similar de la experiencia judía rastrearía cómo los choques ideológicos del siglo XIX dieron forma a los principales movimientos e instituciones que aún definen al judaísmo, desde el movimiento reformista hasta el sionismo, desde la sinagoga moderna hasta el Estado de Israel. El judaísmo y el racionalismo provocaron la explosión de la erudición -la Wissenschaft-, mientras que el judaísmo mezclado con el liberalismo desencadenó la inventiva teológica de los movimientos reformista y conservador. En respuesta, surgió la ultraortodoxia, hostil al cambio, que básicamente sustrajo el liberalismo del judaísmo. La ortodoxia moderna se sintetizó, aceptando cierto liberalismo en el judaísmo y, finalmente, el nacionalismo judío sin demasiado racionalismo. Y, gracias a Herzl y otros, el compuesto de judaísmo y liberalismo y nacionalismo dio lugar al sionismo.

El proceso histórico real fue mucho más desordenado. Comenzó con la gran espada de doble filo de la emancipación europea. Primero en Occidente y luego en Oriente, algunos europeos acogieron a los judíos con igualdad de derechos y oportunidades extraordinarias, liberando a muchos para que se trasladaran a las ciudades, y a unos pocos para que tuvieran éxito a escalas legendarias. Moses Mendelssohn (1729-1786), el Herzl de la Haskala-Ilustración, fue un judío que, como filósofo, deslumbró en Berlín. Pero, a diferencia de Herzl, Mendelssohn dominaba tanto el judaísmo y el hebreo que en 1783 empezó a traducir gran parte de la Biblia al alto alemán, añadiendo también comentarios esporádicos. Mendelssohn personificaba el ideal de la Haskala de ser un judío completo, funcional y alfabetizado en la casa y un hombre completo, funcional y popular en la calle. Y, a diferencia de Herzl, Mendelssohn era feo, infame, un estereotipo andante del gueto con su espalda torcida y su nariz aguileña.

Editorial publicada por Gil Troy en Jewish News Syndicate

Nota del editor: Extraído del nuevo conjunto de tres volúmenes, «Theodor Herzl: Escritos sionistas», la publicación inaugural de The Library of the Jewish People editada por Gil Troy, que se publicará en agosto para conmemorar el 125º aniversario del Primer Congreso Sionista.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat