Inicio Universidad Tel Aviv La Universidad de Tel Aviv desarrolla las bases para la primera prueba confiable de enfermedad hepática no invasiva del mundo

La Universidad de Tel Aviv desarrolla las bases para la primera prueba confiable de enfermedad hepática no invasiva del mundo

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol.- Las hepatitis B y C son enfermedades insidiosas que, si no se tratan, pueden conducir lentamente a una disfunción y fallo hepático. Hasta ahora, el único método claro para determinar la gravedad de la enfermedad hepática es a través de una biopsia hepática dolorosa, un procedimiento que se puede realizar solo una o dos veces en la vida de un paciente.

Un descubrimiento reciente realizado por investigadores de la Universidad de Tel Aviv (TAU) elimina las conjeturas al diagnosticar la progresión de la enfermedad hepática. Los profesores Gerardo Z. Lederkremer y Maria Kondratyev, del Departamento de Inmunología e Investigación Celular de TAU, descubrieron un biomarcador (una proteína que se puede medir en la sangre y se puede vincular a una enfermedad específica antes de que se manifiesten los síntomas) que se puede correlacionar con la fibrosis hepática.

A diferencia de un procedimiento de biopsia riesgoso y doloroso que puede provocar una infección y otros efectos indeseables, este biomarcador puede medirse a partir de un simple análisis de sangre. Puede decirle un médico con gran precisión en qué etapa ha progresado la enfermedad hepática y el daño.

Según la American Liver Foundation (ALF), unos 30 millones de estadounidenses se ven afectados por una enfermedad hepática, una complicación resultante de la infección por hepatitis B y C.

El profesor Lederkremer también apunta a la literatura que informa que el 30 por ciento de los estadounidenses están experimentando un nuevo susto de salud en forma de una condición conocida como «hígado graso», una condición poco conocida relacionada con la obesidad que puede provocar cirrosis e insuficiencia hepática.
Los investigadores creen que la nueva prueba TAU podrá ayudar a informar y educar a las personas sobre la salud de su hígado desde el primer signo de anomalía. Si una persona sabe que su hígado está afectado, y en las primeras etapas de la enfermedad hepática, pueden actuar corrigiendo su dieta o tomando los medicamentos adecuados.

«Sí, esto podría muy bien ser una revolución», dice Lederkremer. “Hay pocos marcadores en la sangre que indican la función hepática. Actualmente tenemos pruebas de enzimas que no son específicas para el hígado o pruebas específicas como la de albúmina, que muestran niveles anormales solo en enfermedades hepáticas extremadamente graves, pero no son efectivas en casos más leves.

«Una persona está enferma y sabe que está enferma, pero sus niveles de albúmina aún pueden ser normales», continúa Lederkremer. “Esta prueba no ayuda demasiado, una paciente casi puede morir antes de que obtenga una puntuación alta”.

“Pero, lo que es importante con nuestro descubrimiento son dos cosas simples: es muy específico para la función hepática y extremadamente sensible».

Esta es una buena noticia para los portadores de hepatitis B y C (en conjunto, más de 2 mil millones de personas en todo el mundo) que viven con la infección viral sin saber cómo afectará el funcionamiento del hígado en el futuro. Con el biomarcador de Lederkremer, un médico podría determinar en qué etapa se ha producido la fibrosis hepática y la cirrosis y emprender acciones terapéuticas de manera oportuna.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat