Inicio ANTISEMITISMO Polonia debe lidiar con su pasado y devolver la propiedad robada

Polonia debe lidiar con su pasado y devolver la propiedad robada

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol (Por Daniel Schatz*).- El 11 de mayo, miles de nacionalistas polacos marcharon a la Embajada de los Estados Unidos en Varsovia, en protesta por el Acta de Justicia para los Sobrevivientes Hoy (JUST), aprobada por unanimidad por el Senado de los Estados Unidos el año pasado. La legislación bipartidista fue promulgada en ley por el presidente Donald Trump, que exige que el Departamento de Estado de los EE. UU. Informe sobre el estado de restitución de las propiedades incautadas de manera indebida durante y después de la Segunda Guerra Mundial en decenas de países europeos, incluida Polonia.

«Esto es Polonia, no Polin», gritaban los manifestantes, incluidos los grupos de extrema derecha, en referencia al nombre hebreo para el país. Estados Unidos está poniendo «intereses judíos» sobre los intereses de Polonia, dijeron, con carteles que leen «Polonia no tiene obligaciones» y «hienas del Holocausto» para marcar su insatisfacción. Un hombre llevaba una camisa que decía: «No me disculparé por Jedwabne», una masacre de judíos llevada a cabo por sus vecinos polacos en 1941 bajo la ocupación alemana.

La protesta tuvo lugar en medio de un aumento dramático en el discurso de odio en Polonia. El sociólogo Rafał Pankowski, quien encabeza la principal organización antirracista del país, calificó la marcha como «probablemente la mayor manifestación callejera abiertamente anti-judía en Europa en los últimos años».

Se estima que hay más de 170,000 propiedades privadas en Polonia, confiscadas injustamente de víctimas judías del terror del Holocausto y nacionalizadas por el gobierno comunista polaco. Tienen un valor estimado de miles de millones de dólares, según un informe elaborado por expertos del sector empresarial y organizaciones no gubernamentales a solicitud del gobierno israelí.

A medida que nos acercamos al 75 aniversario de la liberación de Auschwitz, no se ha encontrado ninguna solución viable para resolver el problema de la restitución, a pesar del fuerte compromiso de los EE. UU., La UE, Israel y la comunidad internacional para apoyar a los sobrevivientes del Holocausto en su búsqueda de justicia. En contraste, el partido de derecho y justicia (PiS) de Varsovia, así como la oposición centrista y liberal, han restado importancia a la Ley JUST, insistiendo en que no tendrá ningún impacto en Polonia.

El primer ministro Mateusz Morawiecki dio un paso más el 19 de mayo, y le confesó a su país que nunca pagará la restitución por las propiedades robadas durante el Holocausto, y dijo que sería «la victoria póstuma de Hitler». Del mismo modo, cuando una delegación de funcionarios del gobierno israelí llegó a Varsovia Discutir sobre la restitución del Holocausto a principios de este mes, sus contrapartes locales les dijeron que dieran la vuelta, regresaran al avión y regresaran a Jerusalén.

Polonia fue una de las principales víctimas de la Alemania nazi: seis millones de sus ciudadanos, la mitad de ellos judíos, fueron asesinados por los alemanes. Mientras que la mayoría de los países de Europa Central y del Este han adoptado una legislación que estipula la restitución o compensación de las propiedades confiscadas, cada gobierno posterior a 1989 de la Polonia independiente, como concluyó el ex Ministro de Relaciones Exteriores del país, Wladysław Bartoszewski, discutió la restitución de la propiedad, pero careció de la determinación de aprobar estos esfuerzos legislativos.

Después de recuperar su independencia en 1989, al unirse a la OTAN e ingresar en la UE, Polonia se estableció como un modelo para estados libres y democráticos en Europa Central. Sin embargo, desde que asumió el poder en octubre de 2015, el gobierno actual del país ha estado involucrado en lo que los analistas han calificado de marcha forzada hacia el autoritarismo al someter al poder judicial al control político, rechazando la independencia de los medios y agitando los sentimientos nacionalistas contra los forasteros.

Estos desarrollos han estado acompañados por una batalla política sobre la memoria colectiva de Polonia, convirtiéndola en un instrumento de polarización partidista. El año pasado, el presidente Andrzej Duda firmó un proyecto de ley que declara ilegal acusar a Polonia de complicidad en el Holocausto. En declaraciones a los periodistas días después, el primer ministro Morawiecki rechazó las críticas a la ley e incitó a la censura por dar a entender que los judíos deberían ser vistos como los autores del Holocausto, lo que lleva a una crisis diplomática sin precedentes con Israel.

Actualmente, días antes de las elecciones del 26 de mayo en el Parlamento Europeo, seguidas de las elecciones parlamentarias polacas unos meses más tarde, los nacionalistas de extrema derecha están ganando popularidad, donde una alianza informal de grupos de extrema derecha y nacionalistas ha unido fuerzas con un sindicato de agricultores. Para hacer campaña contra la restitución de la propiedad.

Polonia debe honrar la memoria del pasado mediante la aprobación de una legislación integral que estipule la restitución completa de los activos robados por los nazis y los gobiernos comunistas. La avanzada edad de los sobrevivientes restantes del Holocausto hace que el asunto sea más urgente y la necesidad de actuar más apremiante.

Los estándares internacionales son claros. El principio primordial que surgió en el período inmediato de posguerra en Europa occidental que ha continuado hasta nuestros días. Es esa propiedad que fue tomada de los dueños y sus herederos deben ser devueltos a sus dueños anteriores. Se cometió un error; el mal debe ser remediado

El Convenio Europeo de Derechos Humanos (1953), que la República de Polonia ha ratificado, determina que cada persona tiene derecho al disfrute de sus posesiones, al tiempo que deja claro que «nadie será privado de sus posesiones, excepto en el interés público y sujeto a las condiciones previstas por la ley y por los principios generales del derecho internacional «.

Estos principios se reforzaron en la Declaración de Terezin de junio de 2009, ratificada por 46 países, incluida Polonia, que estableció pautas claras para la restitución de activos incautados por la fuerza durante el Holocausto. Al aprobar la Ley JUST, el Congreso de los Estados Unidos garantizó la responsabilidad de todas las naciones que respaldaron este importante compromiso.

Ya es hora de que Polonia honre la memoria de todos aquellos que fueron asesinados durante la tiranía nazi y aporta una medida de justicia a los sobrevivientes y sus herederos al rectificar las expropiaciones ilegales de propiedad de los regímenes nazi y comunista. Los fantasmas restantes del pasado solo se pueden combatir cuando las naciones reconocen su historia, en lugar de huir de ella.
* Daniel Schatz es un politólogo y escritor de asuntos internacionales. Se ha desempeñado como profesor visitante en el Centro Weatherhead de Asuntos Internacionales de la Universidad de Harvard, en el Instituto Freeman Spogli de Estudios Internacionales de la Universidad de Stanford y como profesor visitante en el Instituto Europeo de la Universidad de Columbia.
Fuente: Newsweek

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat